Es nuestro y necesita la ayuda de todos

Intenso trabajo, mediante esfuerzos compartidos, con el firme propósito de restaurar integralmente el Teatro Español de Pehuajó y abrirlo a toda la comunidad. Hace más de cien años se pudo construir. Ahora el desafío es restaurarlo, adecuar la estructura a las exigencias modernas pero sin alterar sus características originales. El desafío está en marcha. Los primeros logros están a la vista.

“Yo pienso que si en 1889 un grupo de inmigrantes y descendientes españoles se reunieron para formar la Sociedad Española de Socorros Mutuos y en 1910 inauguraron este coloso de la cultura. ¿Y nosotros no podemos rehabilitarlo? ¿Qué recursos había en aquella época y qué recursos hay ahora? Mi gran dilema, mi gran pregunta”, afirma la Prof. Patricia Rossi, a modo de reflexión y luego se señalar el desafío asumido, junto a un grupo de convecinos, para recuperar el monumento histórico, orgullo de los pehuajenses.

El emprendimiento que conduce, como titular de la entidad junto a numerosos vecinos identificados con el centro cultural, la sorprendió inicialmente. “En el año 2012, me llama la comisión presidida por el Sr. Larrea, a una reunión. Yo pensaba que me iba a decir hacer un espectáculo a beneficio del teatro como lo hacía siempre, o alguna ayuda de otro tipo, pues no, fue muy literal porque me dieron la llave del teatro y me dijeron nosotros llegamos hasta acá, consideramos que vos sos la persona indicada. Te puedo asegurar que me pegué un susto bárbaro, pero al otro día comencé a buscar gente, parte de la comisión quedó y parte se hizo nueva”.

Son varios años de lucha, con altibajos y estímulos, pero jamás bajando los brazos. Y el desafío adquiere mayor relevancia cuando se hace a puro pulmón y con verdadera pasión y amor. “A fines de 2012, principios del 2013 –rememora- se firma un acuerdo con la Municipalidad para la restauración total por parte del municipio, sabiendo que íbamos a usar durante 10 años ese edificio luego de restaurado, ambas partes, la comisión de la Sociedad Española y la Municipalidad. Se tardó dos años en llamar a licitación, no se presentó nadie porque con el valor asignado y la inflación que había en ese momento no se podía llevar a cabo. Nosotros nunca recibimos ese dinero que supuestamente iba a venir para la restauración, el municipio dice que tampoco lo recibió”.

«NO NOS QUEDAMOS CON LOS BRAZOS CRUZADOS»
Una gran posibilidad se truncó, pero la idea siguió latente. “Pasaron dos años y se volvió a renovar la comisión. No quedó nadie de la anterior, y buscamos uno a uno personas para que nos acompañaran. No nos quedamos con los brazos cruzados, seguimos trabajando. Hubo que poner los papeles en condiciones, trámites, balances, etc. Tenemos ahora todo al día, porque se había caído hasta la personería jurídica, cuando tomamos el teatro”.

Como se pudo y con el aporte de voluntades solidarias, se encararon las tareas prioritarias. Al respecto puntualiza Rossi: “Lo primero que hicimos, en el año 2013, fue la vereda nueva, porque estaba tan deteriorada que nadie pasaba. Luego se cambiaron vidrios, puertas. Ya tenemos el sistema eléctrico en perfectas condiciones, y ahora gran desafío ahora es hacer toda la parte de agua, de cañerías, porque está desde el año 1910, es de hierro y está pinchada. Si abrimos canillas entra agua en las paredes. Es una inversión muy grande y estamos juntado dinero para eso”.

Al aportar más detalles, entre otros aspectos y luego de remarcar “no le tenemos miedo al trabajo y tampoco a la restauración”, señala: “Tomamos butaca por butaca, estudiamos de qué manera podíamos restaurar la madera y los asientos de cuero. Nos lleva mucho tiempo, pero lo estamos dejando como corresponde. Al teatro lo habían invadido las palomas, cambiando vidrios y reparando puertas fuimos solucionando. No está todo superado pero las palomas ya no son un problema”.

TOCAR TODOS LOS TIMBRES
A medida que se avanzaba se multiplicaban los problemas y necesidades. Todo estaba maltratado y envejecido. Se repusieron las banderas de ceremonias, se reconstituyó el libro de asociados, se compraron computadoras y se armó la parte informática digitalizada. Mensualmente se limpian canaletas, patios internos y desagües. Se hicieron las bajadas nuevas de desagües y se recurrió a un techista de primera categoría, ahora los techos están impecables. A las puertas que dan a patio interno se renovaron con salida antipánico y se han consultado a restauradores para precisar qué tipo de material hay que usar para reparar las paredes.

El relato de Patricia evidencia la tarea asumida. “No nos quedamos lamentando, empezamos a hacer y gracias a Dios lo pudimos a hacer”. Y seguirán adelante en pos del gran objetivo. “Planificamos tocar todas las puertas habidas y por haber, sea gobierno municipal, provincial o nacional, y sectores privados también, Hubo una gran campaña de socios porque en el año 2012 nos habíamos quedado solamente con 17 socios y en la actualidad llevamos casi 600 pero el teatro todavía sigue inhabilitado”.

Los allegados, los identificados con el proyecto, siguen poniendo el hombro. “Se hicieron bastantes mejoras, pero lo que necesitamos es una ayuda de gobierno para hacer frente a gastos muy abultados que son para la restauración total”, afirma Rossi y agrega: “No obstante, el gobierno de la Provincia de Buenos Aires, hace un tiempo, mandó un organismo llamado LEMIT, que hizo en análisis de ingeniería para ver cómo estaba el teatro y con ese análisis podemos ir haciendo de a poco algunas restauraciones”.
“Todo lo hecho ha sido con recursos propios. Ningún gobierno nacional, provincial o municipal, nos ha mandado dinero, a no ser dos subsidios que entregó un senador, de 10 y 20 mil pesos en 4 años que estoy”, acota Rossi y en sus expresiones y sus gestos se afianza el propósito sustentado.

TENEMOS LAS MANOS PARA TRABAJAR
“Sembrar conciencia en la comunidad nos está dando bastantes buenos frutos, por más que cuesta muchísimo. El teatro estaba invisibilizado. A través de campañas de socios y de publicar nuestro trabajo, la gente está tomando conciencia de que Pehuajó tiene un teatro declarado patrimonio histórico municipal y patrimonio histórico municipal. Estaba como que nadie lo veía”.

Desde el primer momento este puñado de voluntades se aferró al lema: “No tenemos todas las soluciones al alcance de la mano, pero si las manos para trabajar». Rossi califica a la comisión “sumamente responsable de gente honesta y trabajadora”. Celebra que se sigue sumando gente al sueño, al desafío, que pretende “Tener un teatro vivo. Que toda la comunidad lo pueda usar. Que se pueda disfrutar un buen ballet, un buen coro, una orquesta sinfónica, una obra de teatro, realizar talleres. Queremos que el teatro viva, que todas sus dependencias estén ocupadas”, enfatiza la presidente con la misma vehemencia del primer día, cuando le entregaron las llaves del histórico lugar para poner en marcha la renovación
.
La restauración está en marcha. Falta mucho, pero el ímpetu y la fuerza de sus impulsores está intacta. Los pehuajenses van tomando conciencia de la importancia del teatro Español, el mismo que habitó en tres ocasiones Carlos Gardel, quien lo definió como el “petit Colón”; el mismo que recibió, entre otras celebridades, a la Camerata Bariloche y uno de los maestros, al verificar la acústica, hizo sonar los dedos en el medio de la sala y exclamó: “Ustedes no saben lo que tienen...”.

Felizmente, quizás sin el apremio que la ansiedad reclama, la comunidad que sabe lo que representa este monumento histórico, este centro de cultura testigo del rico y talentoso patrimonio artístico, le está poniendo el hombro para recuperar todo su esplendor y proyectarlo hacia el destino que soñaron sus fundadores en el siglo anterior y que ahora, con renovadas esperanzas pero con el mismo amor, impulsan directivos y vecinos.

Bienvenidas todas las voluntades, Y quiera Dios que todos los timbres que se toquen encuentren el eco necesario para hacer realidad la restauración total en el menor tiempo posible. Así las actuales y futuras generaciones tendrán un ámbito abierto y participativo para desarrollar todas las expresiones del arte.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario