La felicidad de un sueño cumplido que mamá Margarita comparte desde el cielo



Bajo los mejores auspicios y en un clima regocijante, GA Pelu-kero abrió su nuevo local en avenida Balcarce 865. Un sueño que se hizo realidad. Gustavo Alejandro Báez junto a Carlos Chinischnich comparten la alegría del objetivo cumplido y ratifican el deseo de producir arte en los cabellos.

La idea, nos dijo Gustavo, “surge de una propuesta de mi padre (Manuel Báez) que me ofrece un sector de la casa para hacer el local allí. La verdad que es una satisfacción muy grande poder cumplir este objetivo. Me siento feliz y le doy gracias a Dios, ya que era el deseo de mi madre Margarita que ya no está entre nosotros”.

La nueva casa de “GA” es sencilla pero atrapante. Diseñada y decorada con muy buen gusto, genera un agradable clima, luminoso y pleno de color. La repercusión ha sido muy favorable. “Más de la que esperaba. Con tan sólo ver y escuchar a cada cliente que te diga ‘¡qué lindo quedó!’ o ‘¡qué buen gusto!’, es una enorme satisfacción. Además lo que hemos logrado junto a ellos ya que sin mis clientes no hubiésemos podido hacerlo”, afirma con inocultable felicidad.

GA sigue atendiendo con la misma modalidad que en su local anterior. Los días lunes, de 18 a 21 horas, y de martes a sábados de 9.30 a 12.30 y de 16 a 21 horas. Y para quienes trabajan en comercios se conceden turnos en horario especial llamando al teléfono 02396 - 420580.

Compartimos la tarde de apertura y nos sumamos a sentir de los hacedores del lugar. “Estoy muy orgulloso de lo que logramos junto a Carlos en este último año. Hemos crecido mucho tanto en lo profesional como en lo personal. Y esto se debe a mucha gente, a saber escuchar a nuestra clientela que siempre nos acompaña. Si le tengo que agradecer a alguien es a mis clientes, gracias a ellos se ha cumplido el objetivo”.

Embargado por la emoción, Gustavo concluye: “este nuevo salón para producir arte a través de los cabellos, se lo dedico en memoria de mi madre, a la que amo con todo mi corazón y sé que desde el cielo está tan feliz como yo. Te amo mucho, mamá”.

“Y a muchos jóvenes que no saben qué hacer con sus vidas, quiero decirles que todo en la vida se puede cuando uno quiere. Teniendo objetivos claros, vale la pena esforzarse por los sueños”, remarca Gustavo Alejandro Báez.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario