A falta de pan, buenas son las tortas

El refrán, como tantos otros, tiene origen español pero está muy arraigado en los ámbitos rurales y urbanos de nuestro país.

Es cierto que las tortas caseras en más de una ocasión reemplazan la falta de pan. A veces por olvido, otro por no poder comprarlo.

Las tortas, que con tanto afecto y dedicación, elaboran particularmente las abuelas, además de ser más baratas duran mucho más tiempo que el pan.

Suelen ser no tan sabrosas, pero cuando en la panadería no se encuentra el pan recién hecho, hay que conformarse con llevar tortas. He aquí el origen del refrán.

Veamos su mensaje. Bien es cierto que muchas veces en la vida nos tenemos que conformar con algo de menor valor cuando es imposible alcanzar lo deseado. Por ello, es importante tenerlo en cuenta y hasta inculcarlo, especialmente a los más pequeños, no como una actitud compulsiva sino reflexiva. Lo importante es sentirnos felices con lo que tenemos y no con que deseamos tener.

Es decir “a falta de pan, buenas son las tortas”.

Y como la mayoría de los refranes tiene otros con similitud o contradicción, no faltará quien diga “pan para hoy y hambre para mañana”….

Ahora si nos proponemos conformarnos con el pan o las tortas se hoy, quizás no nos atemorice el hambre de mañana.

Hasta la próxima.

Chico Feo
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario