“Me siento muy feliz con mi tarea y con todo lo que me ha permitido crecer”



El 21 de octubre se celebra el Día del Seguro. Para referenciar la fecha, recurrimos al convecino Pedro Daniel Pino (56), titular de una importante organización local dedicada a esa actividad. Satisfecho con los logros alcanzados, Pino considera que hay mucho por hacer en el rubro que experimenta importantes cambios y en cuanto a nuestra zona habrá que aguardar el impacto de las inundaciones. En poco tiempo, su empresa habilitará nuevas y confortables oficinas que abrirán otras posibilidades. Remarca su profundo reconocimiento a quienes lo apoyan y se autodefine como “un agradecido de la vida”.

En diálogo con Mirá, Pedro Pino remarca el comienzo de su actividad en el rubro y los motivos de su elección, al señalar que “desde fines del año 1979, cuando cerró la cerealera en que trabajaba, junto con otro compañero decidimos dedicarnos a gestoría administrativa. En ese momento alguien nos propuso la posibilidad de vender seguros. Así ingresamos. En el año 1988, mi socio decidió radicarse en otra ciudad, fue en ese momento que tomé la decisión de dejar la actividad de gestoría, para dedicarme pura y exclusivamente a la producción y asesoramiento de seguros, sentando las bases de lo que es hoy nuestra Organización”.

Se manifiesta “totalmente satisfecho” con los resultados alcanzados en su emprendimiento y nos deja su visión respecto a las diversas alternativas de aseguradoras actuantes en nuestro medio. ¿La cantidad responde a las necesidades o existe saturación? “No considero que haya saturación, es más creo que hay mucho para hacer todavía en rubros no del todo explotados”.

En referencia al quehacer específico indagamos acerca de la toma de conciencia de la gente con respecto a la importancia que tiene la protección que brinda un seguro. “Se me hace difícil hablar de la gente en general, creo que hay quienes han tomado conciencia y quienes aún no. El desafío de nuestra Organización es el de prestar el mejor servicio posible a quienes tienen conciencia y confían en nosotros, y por otro lado ayudar a la toma de conciencia a quienes aún no conocen los beneficios de estar asegurado”.

Atento a la situación que caracteriza el momento actual, sostiene que “el sector está produciendo cambios importantes, deberemos esperar como resultan. En lo que hace a nuestra zona habrá que ver cómo evolucionan las inundaciones y que impacto tienen sobre nuestra actividad, principalmente en lo que hace a los seguros agrícolas”.

Finalmente, en virtud del largo camino recorrido en esta actividad, al consultarle ¿si sentía feliz con la tarea y si tenía proyectos en mente para fortalecerla aún más?, Pino expresó su felicidad: “A Dios gracias me siento muy feliz con mi tarea y con todo lo que me ha permitido crecer. En cuanto a los proyectos, el principal está centrado en terminar la oficina que estamos construyendo y mudarnos lo antes que podamos. Tenemos una gran expectativa ya que en ese lugar dispondremos de mayores comodidades, lo que nos permitiría llevar adelante otros proyectos que tenemos en mente”.

Por último y antes del “ping pong” que siempre nos permite reflejar sentimientos más íntimos de los entrevistados, Pedro Pino remarcó “el eterno agradecimiento a quienes día a día colaboran para el engrandecimiento de nuestra Organización”.

PING PONG
-¿Un deseo? Ser cada día mejor ser humano.
-¿Una frustración? No tengo.
-¿Un rencor? No guardo, me resultan molestos llevarlos conmigo.
-¿Una esperanza? Una sociedad sin enfrentamientos.
-¿Un amor? Varios. Mi esposa, mis hijos, mi familia, mis amigos.
-¿Una ingratitud? No recuerdo.
-¿Una gratitud? A mis compañeros de trabajo.
-¿Pehuajó? Mi terruño.
-¿Pedro Pino? Un agradecido de la vida.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario