De nada sirve vivir como un "zorro matrero"

“Hagámosle cara fiera
a los males compañero,
PORQUE EL ZORRO MAS MATRERO
SUELE CAIR COMO UN CHOLITO.

Viene por un corderito
Y en la estaca deja el cuero”.

Es Cruz quien canta sus propios males. “Amigazo, pa sufrir, han nacido los varones”. Ahora, enfrentando a su compañero de desdichas, asume la actitud de no entregarse antes las dificultades, sino por el contrario, “ponerles cara fiera”.

El refrán nos recuerda también a otro universalmente conocido: “Ir por lana y volver trasquilado”.

El zorro y el matrero: El zorro se parece al matrero, vive a la esquiva, entre montes y pajonales. Así como el zorro tiene algo de matrero, éste tiene algo de zorro. Pero zorro y matrero, por más astutos que sean, suelen “caír como un chorlito”.

El chorlito es un ave zancuda, que solía verse en las lagunas y bañados, hoy prácticamente exterminada por los cazadores.

Filosofía del refrán. Es de una fuerza moral extraordinaria. En todas las épocas de la historia han existido seres humanos, cuyas conductas se asemejan a las del zorro matrero: su habilidad consiste en realizar sorpresiva y rápidamente sus fechorías y esfumarse del mismo modo.

El zorro matrero, siempre hace de las suyas, por eso se esconde. No se esconde, en cambio, el hombre de bien, que actúa en bien de los demás; solamente el pícaro, que tiene conciencia de sus maldades.

Cuando decimos de alguien que es un zorro, entendemos que se trata de una persona de cuidado, o de la cual hay que saber cuidarse. Y vaya si hay zorros matreros en este mundo.
Pero a la larga “la confianza mata al hombre” en sus propias picardías y termina por “caír como un chorlito”.

Ser prudente y perspicaz, son prendas de varones bien nacidos y mejor educados. Cruz nos advierte que de nada sirve vivir como un zorro matrero, porque a la larga se cae como un chorlito y en la estanca se deja el cuero. Es para pensar.

Del “Refranero del Martín Fierro”, Jorge Marcón.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario