Nadie da más?... Vendido..!

La vigencia de los remates de muebles y útiles. Quién van y por qué. Las subastas por fallecimiento de seres queridos. Una actividad, que pese a vaivenes temporales y el auge de ventas con créditos amplios, aún persiste. Raúl González, uno de los martilleros públicos que se dedica a los remates, expuso a “Mirà” su punto de vista sobre esta realidad, que como todas tiene sus matices propios.

Precisamente, sostiene que “Siguen vigentes los remates de muebles y útiles, pero no con la misma continuidad que en años anteriores (2009),teniendo en cuenta que se ha restablecido una nueva modalidad en los comercios del ramo en lo referente a artículos del hogar —muebles para la casa- se otorgan diversos créditos a cuantiosas cuotas (dos o tres años) y con importes que se encuentran acorde a un ingreso familiar”.

Considera que “se viene trabajando bien en lo referente a los remates de herramientas para uso doméstico y además para los trabajadores por cuenta propia, también debemos considerar las adquisiciones en remate de lo referente a aberturas, puertas, ventanas, etc.”.

En cuanto a los asistentes a los remates, González dice que “las personas que concurren son variables y de acuerdo a lo que el martillero ofrezca a través de la propaganda y además los días previos a la subasta las personas concurren al predio a observar la mercadería que saldrá a la venta, ya que 24 horas antes se exponen a la concurrencia, aunque siempre cae un descolgado que el mismo día aparece con algo para rematar”.

“Cabe destacar –acota- que existen una diez personas aproximadamente que se dedican a la compra—venta en forma particular, que concurren a los remates como así también personas de otra localidades que viajan para adquirir algún lote”.

En otro aspecto de la actividad citamos los remates generales convocados por una familia. “La mayoría –sostiene Raúl- por sucesión, por fallecimiento de los seres queridos. No se reciben consignaciones ya que los mismos son sin base y a vender, de esta manera la actividad se agiliza ya que solamente se recepcionan los lotes, se consigna el número del mismo y se procede al remate correspondiente”.

A modo de anécdota, comenta.
“Con relación a estos rematen donde fallecen los progenitores y
se decide la venta, recuerdo hace tiempo, me vienen a ver para realizar uno en forma urgente, ya que se encontraban no en buenas migas los familiares (cinco hermanos), manifestándoles cuando lo querían realizar y se comunican en forma urgente.
Les comento “el próximo fin de semana”. Aceptaron tal circunstancia, pero debía realizar cinco liquidaciones en forma separada y llevarles el dinero a cada hermano. Esto concluye cuando le pregunto ¿cuando había fallecido la persona?, y me contesta suelto de cuerpo “ayer”.


Raúl A. González, está recibido y matriculado (nº 568) en el Colegio de Martillero de Trenque Lauquen. Ejerce la actividad desde el año 1998. Lo hace en forma secundaria, pero acota que “sus ingresos ayudan para poder vivir dignamente” y además de los remates de muebles y útiles, añade que “he incorporado lo relacionado en los remates de carreras de trote, que desde hace aproximadamente cuatro años vengo realizando, compartiendo domingo por medio con un especialista en la materia”.

Sintetizado, considera que el balance “es bueno, a pesar de no dedicarme de lleno y no realizar operaciones inmobiliarias como la mayoría de mis colegas”.


Raúl González es conocido en esta actividad como en otras que realiza por el apodo de “Achalay”, que surgió –dice- “desde chico cuando jugaba al fútbol en Boca Juniors, hace ya largo tiempo. Fue el Sr. Carlitos Araya, quien me lo puso cuando éramos chicos y de esa manera se fue adaptando a mi persona y por eso me dicen Achalay”, para agregar que “a través del tiempo y consultando al historiador, Sr. José Amarillo, me manifiesta que significa en lengua guaraní “cosa buena”.

Desde estas columnas, Raúl “Achalay” González hace llegar un “saludo fraternal a todos aquellos que concurren a los remates y que son clientes habitúes de los mismos, siempre a su disposición”.

Raúl Gonzalez en su primer remate, ya con el nombre de “Achalay”
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario