Una foto a la vida y al corazón de “Coco” Vázquez

Testigo de la vida pehuajense de los últimos 60 años, como fotógrafo y camarógrafo. Vivió y experimentó todos los cambios y avances tecnológicos. Ama lo que hace. Recuerdos que emocionan. Homenaje de su familia.


Anochecer del 12 de agosto. Se celebra el Día del Trabajador de la Televisión, que comprende tanto a los que trabajan delante o detrás de las cámaras. La conmemoración coincide con la festividad de Santa Clara de Asís, declarada patrona de la televisión y de las telecomunicaciones, por el papa Pío XII, el 17 de febrero de 1958, producto del milagro por el cual la santa pudo observar la misa de Navidad celebrada en la Porciúncula (Pequeña iglesia italiana) desde su lecho en San Damián.

Para adherir a la fecha, optamos por elegir al conocido fotógrafo y camarógrafo Domingo "Coco" Vázquez, de amplia trayectoria en la comunidad pehuajense. Contacto virtual y proliferan los recuerdos, abundan las emociones y se realimenta la nostalgia, luego de varias décadas de intensa y placentera actividad.

Nacido en Tres Lomas, desde niño se radicó con su familia en Pehuajó. Apenas adolescente fue atraído por el arte de la fotografía. "Empecé en el mundo de la fotografía a los 16 anos. Comencé a trabajar en foto Bizzio y a partir de ahí me enamoré del oficio", recuerda Coco con gesto de asombro porque han transcurrido tan solo 68 años.


DESDE LA CÁMARA DE CAJÓN A LA CÁMARA DIGITAL

Fue protagonista y hacedor en las épocas de esplendor de la foto en blanco y negro, cuando el ingenio y la habilidad del fotógrafo era elemental. Y Vázquez con pocas palabras y de manera contundente corrobora ese concepto: "Recuerdo que comencé a tomar fotografías en la escuela Sarmiento, con cámara de cajón y con rollos de 8 fotos".

Años después, vendría su incorporación al recordado diario "La Voz del Oeste". "Fui empleado de la Voz del Oeste. Mi trabajo era como fotógrafo y fotograbador", rememora y renacen en sus retinas aquellas jornadas en el cuarto oscuro, de revelado, fijación y grabado del clisé que permitía imprimir imágenes en el diario.

Marta Rodríguez, su compañera de toda la vida, da fe de aquellos días. Ella se desempeñaba como secretaria administrativa de "La Voz del Oeste". Allí se conocieron y nació el amor. Su fiel compañera acota: “Nos conocimos en el diario, nos casamos hace 49 años, y tuvimos 2 hijos varones, Alejandro y Carlos”. Al pedirle un recuerdo especial, que haya quedado marcado en tantos años de reportero gráfico, "Coco" no duda en contestar:

"Entre los recuerdos más importantes de mi carrera, junto al director del diario, Santiago Vicario, fue el día que fuimos a la localidad de Timote, a cubrir la nota en la estancia "La Celma", donde encontraron el cadáver del general Aramburu". Sin duda, un momento imborrable. Logró fotos inéditas que fueron publicadas después por diarios de circulación nacional.


EL ROL DE CAMARÓGRAFO TAMBIÉN LO DESLUMBRÓ

Si bien nunca se alejó de la fotografía, un buen día lo convoca Pehuajó TV Color y aparece en su vida la tarea de camarógrafo. Con la misma responsabilidad también se enamoró del oficio y fueron años de mucho trabajo y dedicación. Al preguntarle ¿Cómo surgió y cómo viviste esa tarea?, expresa:

"Me convocaron como camarógrafo cuando se inauguró el canal de televisión en Pehuajó. Allí trabajé 20 años. La viví con mucho placer, ya que me encantaba hacerlo". Y si el mundo de la fotografía deparó esfuerzos y sacrificios, la tarea en televisión fue más intensa aún, no pudiendo afirmar cuál de las dos tareas lo atrapó más. "Me encantaban las dos cosas, no podría decidirme por una, ya que me apasionaban las dos y aún me siguen apasionando".

Y es lógico y natural, jamás se esfuma el amor por lo que uno hace. Al contrario, con el correr de los años, se acrecienta y forma parte fundamental en el balance de la vida. "Me siento satisfecho con lo realizado. Por supuesto que si, ya que como camarógrafo o fotógrafo conocí distintos ambientes". Clarito como una foto bien iluminada o una filmación de absoluta nitidez. Es que Domingo Vázquez, además de su labor en medios periodísticos, durante 18 años filmó las carreras de trote en el hipódromo de nuestra ciudad y en la zona. Horas y horas de grabación que enriquecieron conocimientos y experiencias.


RECUERDOS Y ANÉCDOTAS INOLVIDABLES

Junto a Roberto De Vicenzo y con Juan Carlos Altavista.

El diálogo se matiza en forma ininterrumpida con múltiples recuerdos y anécdotas. Muchos de ellos imposibles de olvidar, como el tiempo de fenómenos climáticos que afectaron a la región. En tal sentido, afirma: "En las épocas de las inundaciones junto a mis compañeros Manolo Arive y Jorge Más, nos tocó filmar en avión, a caballo, en el camión de bomberos y en lancha, ya que era imposible trasladarse en otro vehículo".

Había que informar y no era para nada fácil y más aún para quien debía recoger las imágenes. "En otra oportunidad -rememora- tuvimos que viajar al cementerio del lago Epecuén, donde el buzo Néstor Castro tuvo que sacar debajo del agua un ángel grande de mármol, que ahora se encuentra en el frente del edificio de bomberos voluntarios de Carhué".

Otro de los momentos imborrables, fue el día que desde Pehuajó lo mandaron a Buenos Aires para filmar en ATC. "Allí nos encontramos con muchos artistas, como Minguito y Carlitos Balá, éste último recorriendo el canal en bicicleta". Y entre otros encuentro significativos, destaca: "Aquí en Pehuajó recuerdo que conocí a Jorge Luis Borges, con quien pude charlar y sacarme una fotografía".

Muy joven caminando al lado de Jorge Farabollini. Luego junto a Oscar Galvez

Y hay evocaciones a granel. Para llenar varias páginas del diario "La Voz del Oeste" o recubrir los archivos fílmicos pehuajenses. Lo expuesto permite reflejar la tarea de este convecino durante siete de décadas, que lo colman de placer y satisfacción. "Me gustaría agregar muchos más, aunque a los 84 años, ya los recuerdos me van abandonando…" sostiene con una sonrisa a flor de labios y con la mirada humedecida de emoción.

Bien se dice que las imágenes fotográficas o fílmicas abren puertas al pasado, revitalizan sentimientos y al mismo tiempo, a través de sus mensajes, permiten una mirada al futuro.

Un momento de relax y dialogando con Jorge Luis Borges

Fin del encuentro virtual. Ni el entrevistador ni el entrevistado, que se conocieron hace 46 años, imaginaron alguna vez un reportaje virtual. En definitiva, nuevas experiencias de la mano de las modernas tecnologías. Todo sirve, todo ayuda, todo suma. Aprender es una constante, aunque alguna lagrimita moje las mejillas al rememorar momentos compartidos en el fascinante mundo de la comunicación, cuando se hacía lo que se podía, con escasos recursos pero con verdadera pasión.

A través de Domingo “Coco” Vázquez nuestro homenaje a todos los trabajadores de la televisión que ejercieron y ejercen la atrapante tarea que no sabe de horarios ni de feriados y hasta tienta en tiempos de descanso.

Félix Peyrelongue



PING PONG


¿Un deseo?: “Salud”
-¿Un recuerdo?: “Compañeros”
-¿Una gratitud?: “A la vida”.
-¿Una ingratitud?: “Las pérdidas”.
-¿Un rencor?: “Nada”.
-¿Un amor?: “Mi esposa”.
-¿Una esperanza?: “Los hijos”.
-¿Un reproche?: “Nada”.
-¿Un ídolo?: “Roberto Mouras”.
-¿Un amigo?: "Mi hermano del alma, Rubén Gallia"
-¿Dios?: “Si”
-¿La fotografía?: “Es mi vida”
-¿La Voz del Oeste?: “Conocí a mi esposa”.
-¿Canal 4?: “Hermoso trabajo”
-¿Pehuajó?: “Mi mundo”.
-¿"Coco" Vázquez?: “Persona decente”.


LA FAMILIA POR SOBRE TODAS LAS COSAS
Izquierda: junto a su esposa Marta y sus hijos Carlos y Alejandro cuando celebró los 80 años. Derecha: junto a Carlos y los 4 nietos Luciana,  Agustín, Felipe y Delfina, apagando las velita del cumpleaños número 84.

Alejandro Vázquez, uno de los hijos de “Coco” y Marta, se asoció a la presente nota homenaje, en nombre de la familia, con estas palabras:

Si tuviera que definir a mi viejo sería algo sencillo, apasionado de su profesión, un tipo simple del cual aprendí el valor por la familia y por la cosas sencillas, un orgullo que al día de hoy lo llamen para realizar este pequeño homenaje.

¡Ha pasado el tiempo y su esencia sigue intacta! En su escala de valores, por sobre todas las cosas, siguen estando su esposa, sus hijos, sus nueras y sus nietos, y la realidad es que para él y para mi, al final de cuentas, lo único que importa es la familia”.


Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario