Estornino pinto, vistoso pero peligroso

Apareció en la zona rural y causó distintas impresiones. El especialista Luciano Echeto nos aportó detalles y precisiones que nos permiten saber quién es el ave negra que habita en Argentina desde hace más de tres décadas.


Días pasados, el productor agropecuario Santiago Ranciari, hizo referencia en las redes sociales a la presencia de un particular visitante. Con varias fotos, publicó: "Amigos : alguien sabe qué pájaro es este, lo encontramos anidando hoy en el campo. Hace nido en huecos de árboles. Muchas gracias".

Las fotos publicadas por Santiago Ranciari
Las respuestas fueron inmediatas. Entre otras, Marcelo Castro, dijo "Es un estornino". Pablo Rodríguez, respondió "Es un estornino pinto". Pancho Ferriol, señaló: "Estornino vulgaris ó estornino pinto".

Silvana Dupin, manifestó: "Es un estornino. Yo vivo en el campo y me suelen despertar tempranito picoteando en la ventana de la cosina, toc toc toc, algunas veces dan ganas de tirarle con la almohada".

Enzo Sanchez, acotó: "Esos pájaros se alimentan de huevos de gorriones. Escuche que vinieron en bodegas chinas. Real o no ni idea. Solo escuche ese rumor".


Y Maria Ines Druille, indicó: "Amigo Santi, criada en el campo, nunca vi un "Estornino". Te comparto el vuelo de los estorninos, es como qué danzan en el aire, una belleza!” ((https://www.youtube.com/watch?v=L4rja_aY6xw).

La inquietud de Ranciari motivó consulta a nuestro colaborador, Luciano Echeto, Ambientalista Especialista en gestión de la naturaleza, que periódicamente enriquece nuestra sección de "Curiosidades". Y el informe de Echeto, confirma datos y al mismo tiempo abre interrogantes. Lo compartimos:


Estornino pinto, vistoso pero peligroso

“El estornino pinto, cuyo nombre científico es Sturnus vulgaris, es un ave negra de pico amarillento, 22 centímetros de largo, plumaje iridiscente con reflejos violáceos o verdosos. Es característico que se agrupe en bandadas caminando por el pasto en parques y plazas. Su voz, áspera y variada, incluye chirridos, gorjeos y a veces imita a otros pájaros. Por ende, en los atardeceres presenta un extraordinario espectáculo.

No obstante a ello, es una especie ya considerada plaga en Argentina, sobre todo en Buenos Aires. Llegó a nuestro país en la década de 1980, procedente de Europa y Asia, a través de vendedores que al no poder ubicarlos en el mercado, los liberaron.

Actualmente se encuentran por toda la llanura pampeana y parcialmente en otras regiones; esto gracias a su capacidad reproductiva, la ausencia de depredadores naturales, adaptación a todo tipo de alimentos (insectos, arañas, lombrices, gusanos, alimento balanceado, frutas, basura, granos, etc) lo cual permite competir y ganar el espacio a los animales autóctonos.

En Estados Unidos, donde fueron introducidos a fines del siglo XIX, se optó por dejar de perseguirlos y, simplemente, se aplican medidas paliativas para reducir las pérdidas en el sector agropecuario, que se cuentan en millones de dólares.

Impacto ambiental que genera el estornino:

. Invasión de sembrados graníferos, de hortalizas y frutas.
. Competencia con aves nativas por el espacio, alimentos, sitios de anidación y dormideros.
. Bandadas en las ciudades ensucian con los excrementos los edificios, monumentos y vehículos. También aturden con sus continuos, fuertes y roncos chillidos.
. Ave agresiva y pendenciera que muestra un notable éxito en su competición, atacando y ahuyentando a los demás pájaros.
. Transmiten enfermedades al ser humano por sus deyecciones, en particular histoplasmosis.
. Problemas en los aeropuertos, ya que las inmensas bandadas pueden entorpecer el movimiento de los aviones (introduciéndose en las turbinas).

Especialista Luciano Echeto
Foto: Lily Homs
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario