La Virgen, ayer en carreta, hoy en bicicleta

Son muchos los caminos existentes para profesar la fe y compartir sus siempre bienvenidas connotaciones. Hay innumerables maneras y todas validas y significativas. Dios no mira sorprendido, más bien, nos mira complacido.

En la semana santa 2014, los pehuajenses se sorprendieron con la actitud de cuatro amantes del ciclismo que fueron y trajeron desde Luján, una imagen de la Virgen para colocar en la nueva pista del Centro Ciclista local.

Concibieron un camino de fe muy especial, impregnado de esfuerzos pero coronado con mucha satisfacción y regocijo.Gustavo Aguirre, en nombre del grupo, acerca del origen de la iniciativa, contó a Mirá que “durante una de las pedaleadas recreativas que estamos haciendo, charlando con Diego Biafora respecto de hacer una pedaleada un poco más larga para gente que estuviese ya algo entrenada, propuso ir hasta Luján a buscar una imagen de la virgen y colocarla para que proteja a todos los ciclistas en la pista, que estamos construyendo con mucho esfuerzo con la comisión, un grupo de amigos y la invalorable ayuda del municipio”.

Gustavo explicó que “con Diego invitamos a varios compañeros y en un principio se sumó Pablo Sisini, y faltando una semana para el viaje, se sumó Miguel A. Lamanna (“Lela”) que además ofreció su camioneta para que hiciera de vehículo de apoyo y en ella llevar equipaje y repuestos. Y así se hizo, María Pizarro fue la conductora de la camioneta y le agradecemos su disposición para acompañarnos”.

En cuanto al viaje, Aguirre comentó a Mirá Pehuajó que “se hizo duro pero nos dábamos ánimo entre todos y fuimos parando cada 120 km a descansar un rato y comer algo para recuperar energía”.

Para llegar a la Basílica de Luján pedalearon 11 horas y 15 minutos. Adquirida una imagen de la Santísima Virgen, al día siguiente, emprendieron el regreso, haciendo una parada en Nueve de Julio.

La llegada a Pehuajó, el domingo 20 de abril, fue inesperada e inolvidable. El objetivo estaba cumplido. “Tuvimos una hermosa y emotiva recepción de familiares y amigos, compañeros de pedaleadas y gente que se enteró de esta hermosa locura”, manifestó Gustavo Aguirre.

Desde la ruta 5 se dirigieron hasta el templo “San Anselmo”, donde en su interior, el cura párroco Adolfo Petti, en un clima de alegría e emotividad, bendijo la imagen de la Virgen y las bicicletas. Desde el templo parroquial, se dirigieron a la pista del Centro Ciclista. Allí aguardaban allegados y vecinos de la zona, quienes compartieron la colocación de la imagen en el lugar donde será entronizada previa construcción de una ermita.

La propuesta de Diego Biafora que se hizo sueño compartido con Gustavo Aguirre, Miguel Lamanna y Pablo Sisini, se había hecho realidad.

Así como un día el recordado Juan Morini trajo una imagen de la Virgen de Luján en la histórica carreta centenaria “La Pehuajó”, ésta vez, en plena Semana Santa, cuatro ciclistas dando muestras de su fortaleza física y espiritual, trajeron a la ciudad otra imagen de María, para protección y amparo de quienes vuelven a dar vida al Centro Ciclista de Pehuajó.

Alguna vez sostuvimos que Dios y la Virgen nos llevan en ancas. Una vez fue en “la carreta”, y ahora, también, pero “en bicicleta”. Una muestra más de permanente protección e infinito amor.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario