Blanca Centeno, la vamos a extrañar...

El pasado 27 de mayo, falleció la Sra. Blanca Zanetti de Centeno, conocida convecina que durante más de cincuenta años se dedicó a la actividad comercial, en la última etapa en el rubro de perfumería y artículos para peluquerías. Hace alrededor de 60 años, Blanca se incorporó al negocio de su esposo “Selecciones Novels”, primero mercería y luego anexo de bazar y juguetería. Más tarde se inclinaría al rubro de perfumería y artículos para peluquería, cuyo afianzamiento fue notorio a nivel zonal y se proyecta hasta la actualidad. Blanca junto al recordado “Cuco” Centeno, como afectuosamente lo llamaban, conocieron tiempos de prosperidad comercial y además épocas de crisis, como en la década del 70, cuando por efecto de las inundaciones fue necesario salir a vender a los pueblos, utilizando una furgoneta Citroen, modalidad que implicó esfuerzos y sacrificios, hasta quedar varados, por ejemplo, toda una noche en pleno invierno. En lo humano, el recuerdo de Blanca Centeno, será perdurable. Siempre optimista, sonriente, contenedora. Estimuló a vecinos para iniciarse en la actividad comercial y fue generosa con sus buenos consejos. Ayudó inclusive económicamente. Entre las particularidades de su personalidad, remarcamos la sorprendente habilidad para recordar con precisión el precio (siempre cambiante en esta Argentina) de cada uno de sus miles de productos que comercializaba, amén del color de tintura de cada una de sus clientas sobre un muestrario de no menos de cien colores. En lo comunitario, fue una de las fundadoras de la Sociedad Protectora del Animal de Pehuajó (SOPAP). Tenía devoción por los animales y especialmente por los perros. También tuvo activa participación en la vida y obra de la Iglesia Evangélica Menonita, donde colaboró en diversas áreas y aportó donaciones monetarias. Su partida acongojó a todos los que tuvieron el placer de conocerla. Su espíritu de lucha, sus sentimientos solidarios y sus ejemplos de vida, reconfortan la ausencia física de la querida Blanca. La vamos a extrañar, pero al mismo tiempo trataremos de honrarla. Dios la ampare a su lado.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario