Esa atrapante pasión por saber quiénes somos

Viterbo Pedro Ferrer (76), autor de una tarea de investigación histórica de imponderable valor. Desde la adolescencia cultiva su vocación literaria que descubrió cuando leía el Martín Fierro. Ha documentado más de medio siglo de la vida pehuajense. Hombre de firmes convicciones y coherente en sus procederes. Indagó la vida y obra de Rafael Hernández, en forma minuciosa y profunda. Hubiese querido publicar más, tiene varios trabajos terminados, entre ellos “vida y obra de Osmar Maderna” que verá la luz en fecha próxima. Un hacedor de la cultura pehuajense a quien rendimos homenaje con motivo del Día del Escritor (13 de junio). Características del trabajo de investigación histórica e impresiones de un hombre identificado con su terruño y su gente.


LA INVESTIGACIÓN, DIFÍCIL Y ESFORZADA TAREA
Viterbo Ferrer nació en la zona rural de Pehuajó, hace 76 años. Concurrió a la escuela rural n° 6 del paraje Fuentes y realizó sus estudios secundarios en el Comercial del Colegio Nacional de Pehuajó y posteriormente cursó los profesorados de Letras y de Ciencias Jurídicas y Contables en la Escuela Normal.

Al referirse a su vocación por la literatura, recuerda que se manifestó a los 14 años, en el campo: “Vivíamos a lado de la escuela, me inicié leyendo el Martin Fierro mientras desgranábamos maíz con mi hermano. Nos alternábamos para leer, mientras mi madre preparaba la comida”.

La trayectoria literaria de Ferrer se destaca de manera muy especial por la investigación lugareña. Afirma que la priorizó “porque primero debemos saber quiénes somos. Por ello, a partir de este objetivo, me dedique a investigar todo lo local”.

Sin duda una tarea difícil y que implica esfuerzos y actitud perseverante. “Requiere muchas consultas bibliográficas –acota- que muchas veces no está en el lugar y es necesario viajar. Por ejemplo al Archivo Histórico de la Provincia, en La Plata, donde he formalizado muy buena relación y tengo el apoyo amplio. Muchas veces hay que llamar por teléfono, realizar consultas, hacer pedidos por correo, a Buenos Aires, La Plata, Dolores, Mar del Plata u otras ciudades, siendo necesario aguardar las respuestas para seguir escribiendo”.

LOS HERNÁNDEZ Y EL MARTÍN FIERRO
Otras de las particularidades de la obra de Ferrer es la constante exaltación de la obra hernandiana, que tanto tiene que ver con Pehuajó. En tal sentido, considera que esa permanente difusión la ha realizado “por ser figuras señeras y no conocidas, o poco conocidas. Son verdaderamente hombres progresistas de la generación del 80. Rafael Hernández en particular y José como defensor ardoroso del desheredado gaucho de las pampas, el auténtico. Ese que defendió Hernández. El Martín Fierro es genial”.

“ME HUBIERA GUSTADO PUBLICAR MÁS COSAS”
Al observar los trabajos realizados y contemplar la frondosa biblioteca donde conserva sus trabajos y se atesoran colecciones que forman parte de sus riquísimos conocimientos, surge una pregunta ineludible: ¿Se siente satisfecho con la tarea realizada?. Y Ferrer, responde sin tapujos:

“No. Porque me hubiera gustado, a esta altura de mi vida, haber publicado más cosas. Tengo material reunido, pero no elaborado. Por ejemplo, uno relacionado con Maderna que está terminado. En el centenario de Pehuajó, hubiera querido publicar todo lo referido a cantores y orquestas de Pehuajó, o la historia de los cien años de teatro pehuajense, pero no fue posible”.

Y de inmediato añade: “otro que quedó inconcluso fue el relacionado con periódicos y revistas locales. Tengo reunido material sobre vida y obra de Sotero Barrientos, uno de los pioneros del periodismo pehuajense; y sobre Aníbal Vicente Ortega, pintor y educador. En cuanto al de Maderna, se publicaría en forma inminente, vida y obra de Osmar Héctor Maderna”.

¿SE VALORA Y RECONOCE EL TRABAJO DEL ESCRITOR?
Afirma que “necesitaría días más largos y unos cuantos años más de vida” y al preguntarle si considera que la comunidad valora y reconoce el trabajo del escritor, responde: “Muy relativo. Más bien no. Me pregunto: ¿Cuántos han leído la obra de Recarte, la obra de Benencia?... ¿Cuántos leyeron mis trabajos sobre Rafael Hernández, por mencionar algunos, los de Horacio Roger, de Arón Esevich, o de Osvaldo Guglielmino, que no era pehuajense, porque nació en French, partido de Nueve de Julio, pero luego vivió en Pehuajó?...

Y de la gente de ahora, que ha publicado poemas, cuentos, etc. ¿Cuántos han leído los poemas de Marta Bonora, de Daniel Cabretón o Lucinda de Piona, o un cuento de Fauret?...”

LA NOMENCLATURA ORIGINAL DE PEHUAJÓ
Desde hace años y como una constante entre sus convicciones, ha reclamado sobre la importancia de retornar a la nomenclatura original de Pehuajó, aquella que definió Rafael Hernández, a fines del siglo IXX. Sobre ese reclamo, manifiesta: “Por ser distintivo a nivel universal. No hay lugar en el mundo donde las calles y plaza tengan nombres de poetas. Rafael Hernández fue un visionario porque puso los poetas de la Revolución de Mayo y otros de la organización nacional, Fray Cayetano Rodríguez, López y Planes, autor del himno, uno de los mejores del mundo, una obra de antología, uno de los más bellos, es un canto a la libertad en el fragor de la lucha, tres años después del grito de mayo”.

UNA CLAVE: “LEER Y PERSEVERAR”
Teniendo en cuenta el largo camino recorrido, le pedimos un mensaje para los jóvenes con inclinaciones literarias. Y nos dijo: “que perseveren. Que lean sobre todo mucha poesía y cuento, que hay buenos” y agregó: “tenemos un ejemplo excelente, en el joven Ignacio Irulegui, de la localidad de Guanaco. Un exponente de la juventud a considerar”.

Así piensa de la juventud el experimentado escritor. Ese que en otros tiempos, sin los recursos actuales, pero con el mismo ímpetu y vocación, mientras desgranaba maíz con sus seres queridos, en el seno familiar, leía entusiasta y feliz los versos del Martín Fierro. La huella abierta en sus años adolescentes aún sigue abierta, sembrando conocimientos para saber quiénes somos, nunca para mal de ninguno sino para bien de todos.

Tata Dios, seguramente, le concederá el tiempo necesario para que crezca ese patrimonio cultural cuyos herederos son su tierra y su gente.

PING PONG
-¿Un deseo?: “conocer toda la Argentina”.
-¿Un rencor?: “no tengo con nadie. No abriga mi espíritu rencores”.
-¿Una esperanza? : “publicar más obras”.
¿Un amor? : “mis hijos y mi nieto”
-¿Pehuajó? : “necesita mucho más para ser, lo que ya debería ser”.
-¿Museo Rafael Hernández? : “necesitaría dotarlo local propio y amplio”. Fiscalizarlo celosamente”.
-¿Dardo Rocha?: “nominar una población con derrota, lamentablemente.”
-¿Martín Fierro? : “lo mejor de nuestras letras del género gauchesco”.
-¿Viterbo Pedro Ferrer? : “el mismo”

“Ese es papá”
“Investigador, periodista. Su pasión las letras. Su sueño, trascender. Que lo recuerden por su afán de investigar y dar a conocer la historia de su tierra, su gente, su querida ciudad, Pehuajó. Ese es papá”.
De esta manera se expresaron Patricia y Sergio Ferrer, los hijos de Viterbo, a quienes invitamos a sumarse al homenaje. Nos atrevemos a decir que el sentido de trascendencia ya es una realidad, porque el laborioso periodista, escritor e investigador, además de los aportes publicados, quizás sin el reconocimiento que merecen, forma parte del patrimonio cultural de Pehuajó. Su tierra y su gente sabrán valorar tantos años de paciente y responsable labor.

Obras publicadas
* ”Al genio hernandiano que nos dio el “Martín Fierro”. Plaqueta ilustrada. 1972.
* ”Pehuajó. Visión fundacional”. 1883-3 de julio-1983. Plaqueta, 1983.
* ”Juan José Dardo Rocha”. Cronología de su vida y de su obra en el centenario fundacional pehuajense. 1983.
* ”Piedras blancas”. Poema. 1986.
* ”José Rafael Hernández y Pueyrredon”. 1834-1886. Cronología de su vida y de obra. Pehuajó. 1986.
* ”Museo Histórico Regional de Pehuajó Rafael José Hernández”. Reflexiones tangenciales. 1999.
* ”José Francisco de San Martín y Matorras”, en el sesquicentenario de su fallecimiento. 1778-1850. Pehuajó. 2000.
* ”La energía eléctrica. La ex usina y Cooperativa de Pehuajó”. 2001.
* “Gardel en Pehuajó”. 2002.
* “José Rafael Hernández y Pueyrredon”. 1840-1903. Apuntes de historia de su vida y de su obra. 2003.
* “Pehuajó. 125 años de literatura e investigación. Reseña bibliográfica”. 2008.
* “Rafael José Hernández y la guerra del Paraguay”. Apuntes de una guerra fratricida. 2009.
* “Rafael José Hernández. Su actividad en las colonias y pueblos de Pehuajó y Nueva Plata”. 2009.
* Entre otras publicaciones, cabe mencionar:
- Folleto sobre Jorge Omar González, su actividad pictórica.
-Folleto sobre el Teatro Dante de la Sociedad Italiana “Fratelli Unite” de Pehuajó.
-Folleto sobre la historia de la Farmacia Del Águila.
-Participación especial en el Álbum del 2000, producido por Nelo Alberto Massola, y en su revista El Mensual.
-Participación en la revista Pecoep y en boletín “Incaguá”, editado por el Instituto de Capacitación Rural “Santa María” de Guanaco.
-Participación en boletín estudiantil del Colegio Nacional y Comercial, editado de 1955 a 1961.
-Folleto sobre el centenario del Hospital “Dr. Juan Carlos Aramburu”, compartido con Horario Roger.
-Participación especial, desde hace 3 años, en revista “Sentir”, editada por Héctor L. Pascual.
Compartir en Google Plus

2 comentarios:

  1. Bien por este homenaje. Felicitaciones Mirá. Ferrer es un gran exponente de la cultura pehuajense que merece ser reconocido y valorado, por tantos años de trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien por las investigaciones hechas.Quisiera saber el nombre de un periodico que circulo por dicha ciudad en los años 20 a cargo de Allamprese Elias. GRACIAS.

    ResponderEliminar