Por siempre peluquera. Sus clientas son sus amigas, sus hermanas

Al adherir a la celebración que rinde tributo a la peluquería, este 25 de agosto, compartimos experiencias y sentimientos de una pehuajense que cultiva la profesión desde hace 63 años, con la misma pasión del primer día.



Una pausa en sus tareas, para recordar tiempos idos, hablar del presente laboral y rescatar sus pensamientos acerca del arte del embellecer cabelleras que abrazó desde la adolescencia y nunca se desprendió. Marta Staroni (78) nació y creció en Pehuajó. Cursó sus estudios primarios en la Escuela Sarmiento y en una Academia de la ciudad de Chivilcoy obtuvo su título profesional.

Al evocar los años de la infancia y la niñez, afirma “Mi infancia y adolescencia fueron muy felices” y al indagar cuando y por qué nace tu afecto por la peluquería, nos dice: “Tenía 15 años y una amiga estudiaba peluquería. Me llevó como modelo y ahí me dí cuenta que esa era mi profesión”.

Simple, espontánea y con las palabras necesarias para transmitir sus sentimientos, ha vivido durante su extensa trayectoria momentos hermosos y de los otros. Al elegir un grato recuerdo, sin titubear, afirma: “Cuando me dieron el título en una Academia de Chivilcoy, me sentí realizada y feliz. Es que cada cabello es un desafío, saber cómo y con qué tratarlo”.


“JAMÁS DEJARÍA ESTA PROFESIÓN”



Los años pasan, pero la vocación de la experimentada peluquera pehuajense sigue intacta. ¿En ningún momento, pensaste en dejar la profesión?:

- “No, jamás dejaría esta profesión. Las clientas son amigas, hermanas, que tengo desde hace 63 años. Compartimos tristezas y alegrías. Asistí a sus 15 años, después a los casamientos. Y ahora continúo peinando a sus hijas y nietas”.

Al comparar el tiempo de sus inicios en la actividad con la actualidad del mundo de la peluquería, surgen claramente las diferencias: “Hoy existen gran variedad de productos. Antes lo preparábamos los peluqueros. Hoy es todo muy comercial”.

Finalmente, el diálogo aborda el aspecto familiar, en cuanto a la participación y apoyo de su quehacer. Y aquí, Staroni también es contundente: “Si, siempre mi familia me ayudó. Mi primer peluquería fue en la casa de mis padres, hoy mi casa”.


“RESPETAR A LAS CLIENTAS”

Al requerirle un consejo o alguna sugerencia para quienes deseen incursionar en la profesión, simplemente expresa: “Respetar a las clientas y anteponer la salud del cabello, a ganar un poco más.

Las clientas por no saber piden trabajos dañinos para el cabello y ese es el momento de decir “no lo hago”.

Habría mucho para rememorar sobre distintos aspectos de la actividad desarrollada, si bien en síntesis las apreciaciones de Marta, evidencian un largo camino de realizaciones compartidas y placenteras. Al concluir la entrevista, con inocultable satisfacción, exclama:

“Doy gracias a Dios por poner en mi camino esta hermosa profesión y que tengo ya como sucesora a mi nieta mayor”.


PING PONG


 -¿Un deseo?: “Salud”.
-¿Un recuerdo?: “Fiestas”.
-¿Una gratitud?: ”Mis clientas”.
-¿Una ingratitud?: “Ninguna”.
-¿Un amor?: “Mi pelu”.
-¿Una frustración?: “Ninguna”,
-¿Una esperanza?: “Seguir”.
-¿Un reproche?: “Ninguno”.
-¿Un ídolo?: “Coty de Moreno”
-?Un libro?: “Muchas vidas, muchos maestros”.
-¿Un amigo?: “Muchos amigos”.
-¿Dios?: “Me bendice mi familia”
-¿La peluquería?: “Mi pasión”
-¿Pehuajó?: “Mi lugar”
-¿Marta Staroni?: “Marta”


 UN RECUERDO


    El día que recibió el título. A la izquierda, Ernesto Díez, destacado peluquero pehuajense.


 UNA LUCHADORA


“Mi mamá es una persona sumamente positiva, luchadora y con los ojos puestos en el futuro sin perderse de disfrutar el presente. Es atenta y confiable. Sabe escuchar. Siempre tiene una palabra amable que sale naturalmente desde su empatía”.

El sentimiento de su hija Maví, coincidente con todos los componentes de la familia.


 OTRA PASIÓN


Omitir este rol de Marta, sería una imprudencia. El tango danza abrazó con la misma pasión, junto al recordado y siempre presente Julio Núbile. "Marta y Julio" recorrieron innumerables escenarios y conquistaron merecidos aplausos.


 POR QUÉ EL DÍA DEL PELUQUERO Y PELUQUERA

Cada 25 de agosto se celebra el Día del Peluquero en la Argentina y en todo el mundo. Se conmemora la santificación de Luis IX de Francia (en el año 1270), quien tuvo bastante que ver en la celebración.

La referencia a Luis IX no es casual, ya que fue este rey quien había designado a su peluquero como "hombre libre". Al hacerlo, elevó su jerarquía social, que por esas épocas se separaba en rangos muy marcados, dejando de lado su estatus de hasta entonces plebeyo como el resto de los peluqueros.

Antiguamente, el oficio de peluquero era ejercido sólo para la nobleza que en el siglo XIII utilizaba en Europa, sobre todo en Francia, grandes pelucas. En esa época el peluquero era varón y se encargaba de mantener las pelucas, no el cabello natural.

En Argentina se celebró por primera vez el Día del Peluquero en 1877, cuando en el teatro Coliseo, ante una concurrida asistencia, se creó la "Sociedad de Barberos y Peluqueros".

Varios años más tarde, en 1940, durante el Congreso Nacional de Peluqueros,realizado en la ciudad de Pergamino, se designó oficialmente al 25 de Agosto como el Día del Peluquero.  



Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario