El sueño cumple una década

Hacer una sala de cine y espectáculos no es tarea fácil. Y mucho menos con esfuerzos personales. Concretarla depara indescriptible placer y profunda satisfacción. El Auditorio de Arte, un claro ejemplo.


Coincidentemente con el nacimiento de "mirá", hace diez años, el convecino Carlos Méndez vislumbraba cumplir un sueño muy especial, hacer realidad el Auditorio del Arte, un emprendimiento personal que permitió el retorno del cine en Pehuajó, después de muchos años de ausencia.

Como siempre, Carlos incansable luchador y hacedor, entusiasta, apasionado, soñador, en junio de 2011 tenìa concretado su proyecto en un ochenta por ciento. Faltaba poco para ponerlo a disposición de la comunidad y honrar a su padre, Felipe Méndez, quien en en el año 1916, junton con Don Avelino Zurro, generó la presencia del cine en el suelo pehuajense.

Todo lo hizo con sus manos. Ningùn detalle quedó librado al azar. Su talento e inteligencia se percibía en todos los detalles, como lo hizo en su momento con la elaboración de instrumental médico de alta complejidad que trascendió las fronteras del país.

Aquel día, luego de detallar minuciosamente la iniciativa, sube al esenario, activa el sonido, toma un micrófono y con una banda orquestal de fondo, canta “Sus ojos se cerraron”, un rol que tenía deseos de hacerlo y que habia descubierto al cumplir 70 años.

Fue un inmenso placer escucharlo en ese ambito tan caro a sus sentimientos. Lo disfrutamos, lo gozamos. Quedó demostrado que muy poco se puede ser feliz. 

El Auditorio de Arte "Felipe Mèndez" ya tiene una decada de trayectoria. Además de revivir el cine con consagradas películas y muchos estrenos, por la sala pasaron cantantes, músicos y se concretaron diversos eventos.

Y los proyectos siguen. "Todo esto me fortalece el espíritu" afirmó aquel día y en la actualidad lo sostiene y acrecienta. Adherimos a la celebración y rendimos tributo al apreciado Carlos Méndez, un hacedor talentoso, un sembrador de sueños.

El escenario y la pantalla del Auditorio de Arte están relucientes. El sueño continùa, el telón subió hace diez años y no se bajó nunca.




Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario