Las primeras creaciones literarias pehuajenses

Esta semana, dedicada al día del escritor y del libro, complace recordar los primeros tiempos de vida literaria en nuestra ciudad, que comenzó a manifestarse hace 126 años y tuvo sostenida continuidad.


 

Las primeras producciones literarias de Pehuajó se remontan a los años 1896 y 1908, conforme a las precisiones publicadas hace catorce años por el historiador, Viterbo Pedro Ferrer, fruto de una investigación que concluyera en su momento con la edición de “Apuntes para una historia de la literatura pehuajense”.

La primera fue el libro de Rafael José Hernández, Pehuajó, nomenclatura de las calles. “Casi tres lustros después de la fundación del pueblo de Pehuajó, (3-VII-1883), surge al mundo de las letras con un libro fundamental para una significación preponderante en el concierto de los pueblos de la tierra”, afirma Ferrer.

“Pehuajó, nomenclatura de las calles”, fue escrito en 1896 por Rafael José Hernández, un visionario prohombre de la argentinidad. “Una verdadera antología de nuestros primeros poetas del Grito de Mayo de 1810, la emancipación y la posterior organización nacional; hermoso volumen con los datos bibliográficos, de gran significación por su valioso contenido y honrosa dedicatoria a los niños de las escuelas que debían brevar así en las fuentes mismas de la nacionalidad”.

Añade Ferrer que “Este primer libro del distrito de Pehuajó, completamente agotado de muchos años, fue reeditado por la Municipalidad de Pehuajó el 25 de octubre de 1967, en una pequeña cantidad de ejemplares, siendo presentado el 10 de noviembre siguiente “Día de la tradición”, modesta edición que también se agotó.


EXPRESIONES POÉTICAS EN PERIÓDICOS Y REVISTAS

Años después, surgieron las primeras creaciones de algunos poetas en páginas de periódicos y revistas que “aparecían en las horas primigenias del devenir pehuajense”. Fue así durante varias décadas –señaló Ferrer- hasta que aparecen los primeros versos, relatos, misceláneas y otras muestras menores, de poetas y escritores que alternaban muchas veces ese quehacer con el periodismo y la docencia, muchos venidos de otras tierras y afincados aquí.

Se produjeron revistas literarias, sociales y de interés general, que “trascendían distritos vecinos y dejaron una impronta cuya recordación aun se mantiene viva en la comunidad. En mayo de 1907, don Sotero Barrientos, periodista y escritor, lanzó una pequeña revista de índole literaria, la primera surgida en Pehuajó, que llamara “Trébol”. Publicaba algunos poemas y breves relatos, pero solo salieron siete números”.

“En 1908, en su primer cuarto de siglo pueblerino, aparece la revista “PEHUAJO” fundada por don Vicente Jorge Gallo, en cuya páginas aparecían las primeras poesías de vates locales, al par que el propietario era periodista y sacaba también un periódico del mismo nombre”, reveló Ferrer en su indagación histórica, para luego añadir que en 1917, otro hombre de campo, Enrique G. Ruíz, deleitó con “MEIS”, un hermoso libro de poesías románticas.

Tres años después, 1920, el conde Orsino Melegari, por iniciativa de la Sociedad y la colectividad italiana de Pehuajó, publicó en la lengua del Dante una serie de conferencias y discursos, pronunciados en esa década. Se tituló “CONFERENZE”, fue el primero en su genero y lo editó la imprenta La Sirena.

Al recordar aquellos tiempos y las publicaciones que abrieron huellas culturales de gran significación, rendimos tributo a todos los poetas y escritores, que en 139 años de vida pehuajense aportaron al quehacer literario.

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario