97 años de emociones, de luz y sueños compartidos

 La niñez (edad dorada), la adolescencia (edad de ensueños). La tarea docente y las funciones públicas en distintos ámbitos. Incansable luchadora con un corazón siempre joven. Homenaje a su trayectoria cuando se predispone apagar 97 “velitas”.



Blanca Raquel Rojas, maestra egresada de la Escuela Normal "Dr. Rómulo Naón", capacitada en “minoridad y familia, discapacidad en violencia familiar, ejerciendo funciones en el Consejo del Menor y el Ministerio de Bienestar Social bonaerense, además de cumplir intensa labor en entidades pehuajenses.

En vísperas de cumpleaños número 97, la sorprendimos en su Departamento de la ciudad de La Plata, donde se radicó hace unos años, si bien su corazón y sus sentimientos calan hondo en nuestro Pehuajó. Los almanaques transitados no aminoran en absoluto su voluntad y deseos de seguir siempre activa.

Recorrer, sintéticamente, distintas etapas de su vida, realimentan nostalgias y momentos que jamás se olvidan, al tiempo que fortalecen su espíritu siempre jovial y cordial. Al recordar su infancia, su ojos se iluminan: “Edad dorada, todo alegría y felicidad, junto a mis queridos padres y a mis dos hermanos, Nelly y Nito. No nos faltaba nada, pero tampoco nos sobraba”.

Mi Madre, la ingeniosa y hábil economista. Recuerdo nuestros cumpleaños con "cascarilla" cacao con leche y torta hecha por ella, sumando galletones del campo. Los reyes magos, pelota y muñecas de trapo, juguetes de madera y camioncitos fabricados por mi papá.

Ah y los juegos. La escondida, la rayuela, el balero, la payana, trueque de figuritas. Horas compartidas con otros chicos, casi siempre. "Los Rodríguez" (así decía mi madre), Eduardo, Julio, Cacho y Nenocho Rodríguez.

Los carnavales de aquellos tiempos, adentro en el patio de mi casa. Los Rodríguez y los Daglio "nos mojábamos a baldazos". Y después venia la merienda, arroz con lecha con cascara de naranjas. Todo alegrías y risas. Un día de fiesta maravilloso”.

Y que felicidad ir a la escuela! Íbamos los tres juntitos, tomados de la mano, a la escuela Sarmiento y regresábamos los tres juntitos a nuestra casa a las 5 de la tarde. ¡Cuanta alegría, amor y compañerismo, hermanos queridos!”


ADOLESCENCIA, EDAD DE ENSUEÑOS

Y los recuerdos y vivencias afloran de los labios rojos de Blanca. Era la edad de los ensueños. “En 1940, ingreso a primer año en la Escuela Normal. Nuevos compañeros, amigos, otras conversaciones, otras alegrías, sueños y emociones… Los directivos J.M.Liotta y Dr. Gauna, tenían la consigna a cumplir: “Puntualidad, prolijidad, respeto, urbanidad, orden”. Recuerdo algunos compañeros que me marcaron emocionalmente: Dora, L.Pagano, Nidia Rey, Hnas: Selva, Corrubia, Corbelia, Millian Morganti, perdón si me olvide de algunos”.

Fue “una época dorada” afirma Blanca, y agrega impregnada de placentera nostalgia: “Anhelos, sueños, ilusiones y emociones. Mi alma vibra y el corazón se acelera, llega el AMOR y la emoción del primer beso. Él, 17 años (Colegio Nacional). Yo, 15 años (2do. año Normal). Amor adolescente, sueño inmenso, que perduraría casi 7 años. La distancia, el compromiso laboral, él en Buenos Aires, yo maestra en Henderson. El soberano tiempo que marca momentos, y el destino, disolvieron el gran sueño que quedó en un querido recuerdo, que marco mi adolescencia…”

Pero la vida siempre concede nuevas oportunidades, más aún cuando prevale un renovado espíritu de lucha y superación. El elegido, Odalis Ruben Sánchez, con quien contrae enlace matrimonial el 3 de marzo de 1960, en el Registro Civil de Pehuajó ante el escribano Ernesto F. Acciaresi, y el 5 de marzo ante Dios, en la Iglesia San Anselmo.



“El 16 de abril 1961 llega la cigüeña”, exclama sonriente y feliz. Un hermoso varoncito, que se llamará como pide el papá, igual que él. Odalito, el primogénito colma de alegría y satisfacción a los padres y familiares”.


DOCENCIA, FUNCIONES PÚBLICAS Y PROBLEMÁTICAS QUE DUELEN

La docencia y la función pública implicaron esfuerzos y preocupaciones, en distintas etapas de la vida de Blanca. Con suma dedicación y evidente pasión ejerció las tareas en diversos ámbitos. Abriga en su corazón múltiples vivencias, que se sintetizan en párrafo aparte.

A propósito son muchos los momentos y situaciones especiales vividas en su extensa trayectoria. “En el camino recorrido, -afirma- me duele la minoridad en Institutos de Menores; Los preegresos problemáticos y que el Estado debe solucionar; la inserción en la sociedad de los jóvenes que al cumplir la mayoría de edad deben egresar y la sociedad no se hace cargo ni los acepta. Entonces, desesperados, quieren volver a la institución,y merodean para entrar de nuevo. Como no pueden volver, comienzan con pillerías, raterios y mas tarde robos agravados; jóvenes abandonados, "rotos espiritualmente", y sin esperanza de un futuro. Todo una problemática de política de Estado”.

Habría mucho para hablar y reflexionar. Pero todo encuentro periodístico tiene un tiempo y un espacio. Al despedirnos de la casi centenaria convecina, a modo de sugerencia o consejo para las nuevas generaciones, señala: “Que sueñen y que pongan entusiasmo organizado y mucha perseverancia en lo que proyectan”.

Ahí queda Blanca en su departamento, cercano a la catedral de La Plata, donde se radicó en el año 2013, cuando fallece su esposo Odalis Sánchez, a los 86 años, y decide dejar Pehuajó y vivir con su hijo en la capital provincial. Sigue su rutina cotidiana: “Me levanto a las 8 de la mañana, tomo el celular y contesto todos los saludos de mis amigos. Preparo el mate amargo con unas galletitas y comienzo con el orden de los quehaceres domésticos; tipo 12 cocino para el almuerzo; de merienda tomo algún jugo con galletita dulce y a las 21 presento la cena que comparto con mi hijo. Antes de acostarme apunto en un cuaderno todas las tareas que realizare al próximo día”.

Y el largo tiempo de pandemia implicó variantes. “Cumplí estrictamente, con todos los protocolos y trate de ocupar mi tiempo con mas cosas, leer y hace postres, dulces. El tiempo que vendrá espero que sea mas favorable para el bien de todos. La incertidumbre duele y preocupa…”, concluye.

Gracias Blanca por el encuentro o reencuentro. Gracias por las experiencias, vivencias y conocimientos. Gracias por demostrar que la juventud vive siempre dentro de nosotros.

¡Felices 97!, un año más, de emociones, de luz, de sueños, de felicidad junto tus seres queridos.



PING PONG

 


- ¿Un deseo?: “La paz mundial”.
- ¿Un recuerdo?: “Mis padres”.
- ¿Una gratitud?: “La vida”.
- ¿Una ingratitud?: “La muerte”.
- ¿Un rencor”: “No tengo”.
- ¿Un amor?: “Mi esposo”.
- ¿Una frustración?: “No recuerdo”.
- ¿Una esperanza?: “Que se termine la violencia en todos los aspectos”.
- ¿Un reproche?: “No haberle dedicado mas horas a mi hogar, por cumplir ocupaciones en la Función Publica”.
- ¿Una ilusión?: “Que mi hijo se case”.
- ¿Un ídolo?: “Dr Raúl Ricardo Alfonsin”.
- ¿Un libro?: "El Super Cerebro", Deepak Chopra. (Fomentar la felicidad y el Bienestar por medio de la conexión entre mente y cuerpo). Y poesías completas de Almafuerte”.
- ¿Un amigo?: “Mi hijo”.
- ¿Dios?: “Ser Supremo de la Creación”.
- ¿La Plata?: “¡Hermosa, "una niña bien".
- ¿Pehuajó?: “Mi querido e inolvidable pueblo natal”.
- ¿Blanca Rojas?: “Humana, sensible, espiritual, incansable luchadora que a los 97 años realiza todas las tareas cotidianas con normalidad… y dice ”Soñar para tener un corazón joven!”


 




TAREAS DOCENTES Y FUNCIONES PÚBLICAS

* 1944: Me recibo de maestra y espero la designación en una escuela. En tanto, el Intendente de aquel entonces, Don Pablo Espeleta, me ofrece dictar clases de Dibujo Infantil en la escuela que pertenecía a la municipalidad, donde también se dictaba mecanografía, taquigrafía, costura, labores, etc.

* 1948: Sale mi nombramiento de maestra escuela nº 33 de Henderson, cuya dirección ejercía un maestro de ley, Don Osvaldo Martín Arpigiani. Ejerzo en esa escuela casi 8 años. Los alumnos pertenecían a quintas y campos cercanos al lugar, edades diversas ,de 9 hasta 14 años. 


 * 1955: Consigo traslado a la escuela rural nº 30 Conde Cazon. Mi deseo era acercarme a mi familia y ya pensaba con madures formar una familia. El elegido, un compañero para la vida. Joven apuesto, laborioso, sencillo y honesto; amigo de mi hermano Nito y también de mis padres. El primer encuentro: fiesta de casamiento de mi hermana Nelly con Luis Corral. Bailamos el vals “Ilusión de mi vida”. Y sobraron las palabras...

* 1956: fui trasladada a escuela nº 20, planta urbana de la ciudad de Pehuajó. Ejercí hasta 1977, que ceso para jubilarme y hacerme cargo de una nueva designación: cubrir la vacante de Dirección de la Casa del niño "Remedios Escalada de San Martín".

* "Escuela Nro 20": mi grato recuerdo de los directivos Maria N. Brun de Pedalino, Ernesto F. Acciaresi, Alicia G. Cardus, Sonia Casas. A ellos gracias por las directivas y afecto dispensado. Y a los docentes y compañeros del alma: Amelia Gonzalez, Alberto Constantino, Dora Barrueco, Ilda Maris Gorri, Elida Rodriguez, Pilar Rodriguez, Ester Borgoglio, Maria E. Recarte, Elvira Tettamanti y también Gracia Maricucha!. Muchos brillan en una estrella, otros transitan la vida. Mi recuerdo emocionado...

Inolvidable la maravillosa comunión de alumno y maestro. Diaz de templanza y afectos, de directivos, compañeros maestros y alumnos. Inolvidable recreos: patio de ladrillo, simples y bulliciosos,juegos y alegrías...Una campana grande de bronce y un señor, Pedrito Pascual, que hacia tañir con constante entusiasmo…

* 1977: ceso mi docencia en escuela nro 20., por designación para cubrir la vacante de la Casa del Niño "Remedios E. de San Martín".

* 1980: por razones particulares solicito traslado a La Plata. Me hago cargo del Instituto "Santa Maria" (pre-egreso ubicado en calle 55 y 11. Luego paso al Instituto "Lorenzo Galeano", ubicado en 121 y 33, menores de 6 a 12 años con discapacidades diferentes. Y por último al Instituto "Agustín Gambier" (Abasto). el mas grande de los institutos de menores, cuatro villas, con un matrimonio encargado de las mismas y de capacidad 40 menores de 15 a 22 años por cada villa.

* 1988: solicito licencia por designación al cargo Secretaria de Bienestar Social de la Municipalidad de Pehuajó. Designación que abracé con el entusiasmo de mis 63 años y la esperanza de cumplir la tarea con eficacia. Me acompañaron en la función, Maria Elena Coria, Secretaria. Rosa Herrera, Laura Lavin, ambas asistentes sociales. Todas atentas, cumplidoras y trabajadoras, que cumplían horarios y la función correctamente. Gracias por su fidelidad y compromiso.

 

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario