“La satisfacción que te da ser bombero es inexplicable”

Compartimos esta sección con otro de los integrantes de la entidad pehuajense. Apropiado encuentro para adherir al Día del Bombero y a través de él, saludar y darle gracias a todos voluntarios del Cuerpo Activo de Pehuajó y de los Destacamentos de Francisco Madero, Juan José Paso, Mones Cazón y Guanaco, activos y pasivos, por su desinteresado aporte a la comunidad.



Veía pasar los bomberos y sentía que quería ser parte de ellos. Una clara premonición del rol de servidor voluntario deseoso de ayudar. Mariano Prado (40), fue alumno de la Escuela Sarmiento y de la Escuela Agropecuaria Valdés, en el partido de 25 de mayo. Actualmente se desempeña como transportista y forma parte del Cuerpo Activo de Bomberos Voluntarios.

Siempre tuve ese orgullo y esa emoción cuando los veía. Sentía que quería estar que quería estar junto a ellos y que quería ser parte de esa ayuda que ellos brindan”, remarca y se emociona al recordar aquellas sensaciones. “Los veía salir seguido cuando ellos iban a un servicio. Pasaban por Yrigoyen y Perón, donde mis viejos tenían un negocio, y era como que se aceleraba el corazón”.


EMOCIONES, ANSIEDAD Y SATISFACCIONES



Un día, con un compañero de trabajo, se enteran de que se abría la inscripción para realizar un curso de capacitación de aspirantes a bomberos. Era la gran oportunidad, no dudó un segundo, se anotó y una vez culminado, con resultado satisfactorio, se convirtió en bombero voluntario.

Aún persisten en sus retinas dos momentos muy especiales. El día de la incorporación al Cuerpo Activo: “Sí la verdad que mucha la emoción, y no veía la hora de empezar a salir a los servicios”. Y justamente el otro momento fue ese: “El primer servicio fue el incendio de un auto y me sentí muy feliz de haber podido salir”, afirma sonriente y gratamente complacido.

Aún no selecciona entre las vivencias como bombero, una intervención que haya quedado como una marca en el accionar, pero sí rescata el sentimiento que invade en su interior cuando se cumple con un servicio, se salvo una vida o una propiedad. “Objetivo logrado y mucha satisfacción, al ver que cumplimos con nuestro propósito”, exclama.

Y el impacto que sentía cuando veía pasar los bomberos por Yrigoyen y Perón, es similar al que experimenta cuando siente la estridente sirena convocando de urgencia. “El corazón se acelera a mil y la ansiedad de querer estar en el servicio, porque siempre uno, se imagina lo peor, y espera ayudar a quien tiene el problema”.

La familia de Mariano comparte su labor como integrante de la entidad bomberil. “Lo vive muy bien y siempre me ayuda”, sostiene y al requerirle una sugerencia con destino a quienes deseen ser bombero voluntario, afirma: “Si quiere ser bombero es porque hay algo que ya lo atrapa o lo motiva. Que no se quede con las ganas”.

Cerramos el simple, pero sin duda emotivo encuentro con Mariano Prado. Sus impresiones finales son elocuentes y sintetizan su manera de ser: “Bombero no se hace, se nace. La satisfacción que te da ser bombero es inexplicable. Hay que vivirlo en carne propia para entenderlo”.


PING PONG



- ¿Un recuerdo?: "Muchos recuerdos de la infancia".

- ¿Una ingratitud?: "No seguir estudiando una carrera en La Plata".

- ¿Un deseo?: "Que mi familia ande bien".

- ¿Una gratitud?: "El nacimiento de mi hijo".

- ¿Un amigo?: "Pocos y buenos".

- ¿Un rencor?: "Ninguno".

- ¿Un amor?: "Mi familia".

- ¿Una esperanza?: "La paz en el mundo".

- ¿Dios?: "Todo".

- ¿Un ídolo?: "Varios".

- ¿Pehuajó?: "Una gran ciudad".

- ¿Bomberos?: "Parte de mi vida".

- ¿Mariano Prado?: "Sencillo, humilde, solidario".




Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario