"Los desastres nos enseñan humildad. Dios es mi defensa. Nunca falla"

A 132 años de la creación de la capellanía, por iniciativa de Rafael Hernández, en la localidad de Nueva Plata, bajo la advocación de San Anselmo. Y 130 años de su traslado a Pehuajó y a 104 años de la inauguración del actual templo en el centro de nuestra ciudad, es oportuno remarcar con especial énfasis afirmaciones del Santo Patrono de Pehuajó.

 

El talentoso teólogo, nacido en Aosta (Italia), cumplió su misión terrenal entre 1033 y 1109, siendo nombrado Doctor de la Iglesia por el Papa Clemente XI, concibió aportes muy trascendentes, siempre vigentes y motivadores para una adecuada reflexión, bienvenidas para el momento actual que vive la humanidad.

La fe sustentaba su pensamiento: "No busco entender para creer, sino que creo para entender. Pues creo esto, porque si no creyere, no entendería". Incitaba a la reflexión: "Aunque no quisiera creer en ti, no puedo dejar de comprender que existes" y marcaba un cauce para ser uno mismo: "¡Vamos, pequeño hombre! Huye por un tiempo de tus tareas, escóndete por un pequeño espacio de la agitación de tus pensamientos".

Según San Anselmo de Canterbury, la reflexión mística cura todos los males: "Por un momento, dedique su tiempo a Dios y descanse un momento en Él. Entra en la cámara interior de tu mente, cierra todas las cosas, excepto Dios y todo lo que pueda ayudarte a buscar a Dios; y habiendo bloqueado la puerta de tu cámara, búscalo".

Ahondando en tal sentido, afirmó: "Déjame buscarte en anhelo, déjame anhelarte en buscarte; déjame encontrarte en amor y amarte en encontrar". "Enséñame a buscarte y revelarte a Ti cuando te busque, porque no puedo buscarte excepto que tú me enseñes, ni te encuentre, a menos que te reveles a ti mismo". Es evidente, que cuando estamos solos podemos entrar en contacto con Dios y encontrar el camino depende solo de uno mismo.

Acerca de la pureza de Jesucristo y de la bondad de Dios que carece de límites, sostenía: "Dios fue concebido como una Virgen muy pura... era apropiado que la virgen fuera radiante con una pureza tan grande que no se puede concebir una mayor pureza". "Dios a menudo trabaja más por la vida de los analfabetos que buscan las cosas que son de Dios, que por la habilidad de los eruditos que buscan las cosas que son suya".

Muchas veces los sentimientos no condicen con la razón. San Anselmo señalaba: "Haz, te lo ruego, Señor, que yo sienta con el corazón lo que toco con la inteligencia". "No dejes que la prosperidad mundana te desvíe, ni ninguna adversidad mundana te impida su alabanza". "Dios nos ha creado a su imagen: busquemos entonces esta imagen y veremos a Dios".

De esta manera, adherimos a la celebración patronal 2021, al recordar a San Anselmo y en lo posible poner en práctica sus enseñanzas, más aún en este tiempo de pandemia e incertidumbres. Como él lo dijo: "Los desastres nos enseñan humildad. Tender significa creer. La fe nos hace alcanzar a Dios en su realidad, en su esencia real: sabemos que es el único que realmente es. "Dios es mi defensa. Nunca falla".

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario