El primer biógrafo de Pehuajó

Antiguamente se denominaba Biógrafo (Cine y bar). Era el entretenimiento favorito. Los espectadores se movilizaban en sulkys y charretes. Tuvo un final muy triste, fue consumido por un incendio.


El primer biógrafo de Pehuajó


Cuando los pehuajenses asisten gratamente sorprendidos a la apertura del Museo del Cine, al revisar trabajos del periodista e investigador histórico José María Amarillo, rescatamos datos vinculados al primer biógrafo que funcionó en nuestra ciudad, si bien no se revelan fechas.

De acuerdo a la información obtenida en su momento a través de antiguos pobladores, estaba ubicado en la esquina conformada por las calles Dr. Adolfo Alsina y José Hernández, donde actualmente funcionan oficinas y comercios.

Matías Escaris era su propietario y trabajaba de mozo, siendo muy joven, Emilio Marty y Muntaner, el traductor del Martín Fierro al idioma catalán, al decir de José Amarillo "se destacaba por su educación y finos modales con la clientela, que lo distinguía con su aprecio".

Al aportar precisiones, Amarillo sostiene: "El biógrafo -lo denomino así de acuerdo a las costumbres de la época- estaba compuesto de cine y bar, expendiéndose artículos de confitería y el clásico café de la amistad. Los concurrentes disfrutaban de las películas mudas con acompañamiento de orquesta o actuación de un solista. Los espectadores del campo, los de más cerca al menos se trasladaban en sulkys y charretes. Los automóviles no habían revolucionado aún el ambiente".

El recordado periodista acota que "el biógrafo constituía el entretenimiento favorito de los pehuajenses. En ese tiempo había pocas fiestas, salvo las romerías de la Sociedad Española que se aguardaban con interés y tenían resonancia en Pehuajó y la zona".

Finalmente, señala que el biógrafo tuvo un destino aciago. “Terminó consumido por un incendio que en vano procuraron apagar sus vecinos con baldes de agua y otros elementos, igual que en otros siniestros hasta que se fundó el abnegado cuerpo de bomberos voluntarios que cuenta con las simpatías y la adhesión del pueblo", concluye José María Amarillo.



 

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario