En el centenario de la radiodifusión, el recuerdo de la inolvidable LT22

A cien años de la primera transmisión radial, nuestra adhesión a la fecha y el ineludible homenaje a LT22 Radio Nueva Era de Pehuajó, que marcó una época de suma trascendencia y se convirtió en escuelas de hacedores y cultores de la radiodifusión en nuestra ciudad.
La celebración del Día de la Radiofonía, instituido en recordación de la primera transmisión realizada el 27 de agosto de 1920, por iniciativa de Enrique Telémaco Susini junto a sus amigos César Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica, es propicia para recordar y exaltar la querida LT22 Radio Nueva Era de Pehuajó y al Ingeniero Raúl Negreira. Al mismo tiempo rendir tributo a todos los convecinos que abrazaron y abrazan el mágico y atrapante mundo de la radiodifusión. 

 Volviendo al origen de la conmemoración, aquel 27 de agosto, desde la terraza del Teatro Coliseo, a las 21:06 horas, se concretó la primera transmisión de radio en la Argentina y según especialistas en la materia, la primera en el mundo. Enrique Telémaco Susini, era médico otorrinolaringólogo. Sobre el final de la Primera Guerra Mundial viajó a Francia para estudiar el efecto de los gases asfixiantes y paralizantes sobre las vías respiratorias. Allí encontró equipos de radio con transmisores casi abandonados. 

El hallazgo lo motivó y al regresar al país, junto con los mencionados amigos y otros entusiastas radioaficionados concretaron la primera transmisión radial. Hace 100 años, los denominados "locos de la azotea" iniciaron la histórica transmisión. Susini, que tenía 29 años de edad, dijo: "Señoras y señores: la Sociedad Radio Argentina les presenta hoy el festival sacro de Richard Wagner, Parsifal, con la actuación del tenor Maestri, el barítono Aldo Rossi Morelli y la soprano argentina Sara César, todos con la orquesta del teatro Costanzi de Roma, dirigida por el maestro Félix von Weingarten".  

LA INOLVIDABLE LT22 
En Pehuajó hubo y hay numerosos cultores de la radiodifusión. Entre ellos, nuestro recuerdo y homenaje al Ingeniero Raúl R. Negreira, quien el 6 de junio de 1971, concretó la salida al aire de LT22 Radio Nueva Era de Pehuajó, acontecimiento muy significativo para nuestra ciudad y la zona, que forma parte de su rica historia en los medios de comunicación. 

 La llegada de LT22 fue trascendente y tuvo connotaciones y proyecciones cuyas secuelas aún se manifiestan en la comunidad pehuajense. Significó el punto de partida para la formación de numerosos jóvenes que se sintieron atraídos por el mágico encanto de la radiodifusión. Se generaron técnicos, operadores, relatores, locutores, conductores, publicistas, movileros, etc. 

El surgimiento de LT22 tuvo un impulsor “con mayúsculas”, el ingeniero Raúl René Negreira, ilustre ciudadano pehuajense que con ingenio, inteligencia, esfuerzos y sacrificios, hizo realidad sus sueños y logró instalar en su amado Pehuajó una emisora radial de amplitud modulada, un medio de comunicación que marcó muy fuerte la vida de los pehuajenses, una herramienta que fue -sin duda- verdadera escuela para la formación de hombres y mujeres de radio. 

A cien años de la primera transmisión radial y a casi cincuenta años del surgimiento de LT22, nos complacemos en recordar y valorar el accionar de Raúl Negreira, un referente en la materia como así también por su tarea como educador y vecino identificado con las inquietudes de la comunidad. LT22 “la radio de Pehuajó y su zona” fue una escuela para muchos, cuyo aprendizaje se extendió en distintos ámbitos. Algunos trascendieron al ámbito nacional, otros descubrieron un oficio o una profesión el amplio espectro de la comunicación. 

Y si miramos la actualidad en radiodifusión, con los matices y modalidades de nuestro tiempo, hoy en Pehuajó suenan más de 20 frecuencias radiales. Y seguramente, la mayoría, por añadidura o porque germinó la semilla sembrada por la inolvidable LT22. 

 Los tiempos y las metodologías han cambiado, pero en la esencia es la misma aunque para los nostálgicos la radio no tenga el encanto de aquellos tiempos, cuando la publicidad se emitía en vivo, y había que leer el “tandero” varias veces, cuando los noticieros locales se hacían oír cada 60 minutos y todos estábamos pendientes del receptor para escuchar, en principio, las necrológicas y saber que pasaba en el pueblo; cuando no había televisión o era muy pocos los que tenían y nos íbamos a dormir con los acordes de serenata china para luego despertar con “Lluvia de estrellas” del genial Osmar Maderna; cuando comunicábamos afectos por “lo preferido del oyente” y cruzábamos la ciudad llevando los mensajes escritos en trozos hojas de cuaderno, hoy reemplazado por el teléfono celular; cuando la gente de campo estaba pendiente de LT22 las 24 horas del día y ni hablar en los tiempos de inundaciones, donde la radio era el único medio de comunicación con las escuelas de campo y zonas aisladas por el agua. 

 Por todo eso y por mucho más, en el centenario de la radiodifusión nuestro homenaje y al siempre presente Raúl Negreira, a quien el Buen Dios le ha conferido un lugar especial entre los humildes y grandes de corazón. 

 Y nuestro saludo y reconocimiento a todos los pehuajenses que a través de emisoras de frecuencia modulada, mantienen vigente la comunicación radial y brindar servicios a la comunidad de imponderable valor, ahora con la inmediatez que implica el uso de las modernas tecnologías.




Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario