El “doctor Terra” pintoresco personaje del Pehuajó de antaño

Se desconocía por qué se radicó en Pehuajó. Suplía la carencia de médicos hace 130 años. Había actuado como tal en la guerra del Paraguay. Eludía hablar de su pasado, vivió en calle Landa y lucía elegante vestimenta, conforme investigó el periodista José María Amarillo.


Como sucede en todos los pueblos, siempre hubo personajes que se destacaron por sus acciones y/o características. Indagando el pasado, aparecen algunos muy especiales que tuvieron notorio protagonismo comunitario.

Hace 130 años transitaba por las calles de Pehuajó y zonas rurales aledañas, el llamado “Doctor Terra”, cuya condición de médico se dudaba pero durante mucho tiempo cumplió esa función dado que no había profesionales de la medicina en el novel Pehuajó.

El periodista e historiador José María Amarillo, en una de sus investigaciones, se ocupó del particular ”médico”. Decía: “El Dr. Terra era un personaje novelesco en los tiempos liminares de Pehuajó y cuando no había ningún facultativo. Se los denominaba así, especialmente en la campaña, a prácticos de la medicina. Inclusive por las autoridades de aquellos tiempos”.



Amarillo afirmaba haber visto antiguos documentos donde la policía solicitaba su dictamen sobre muertos y heridos a fin de instruir los sumarios pertinentes. No hay precisiones concretas sobre su llegada a Pehuajó.

Conforme al testimonio de muy antiguos vecinos este llamativo personaje, sostenía Amarillo, “habría sido médico en la guerra del Paraguay durante los 5 años que duró la contienda. Al parecer sufrió ciertas perturbaciones en el último año de la guerra por agotadoras jornadas curando heridos y operando todos los días sin descanso.

Eludía declaraciones respecto a su pasado, siendo reticente o encerrándose en el más serio mutismo, aunque en una oportunidad dejó traslucir lo que antecede, muy vagamente, estando enfermo”, afirmó el periodista en una publicación del mes de mayo de1989.

Además, acotaba que “el Dr. Terra se domiciliaba en una casa precaria ubicada sobre la calle Dr. Claudio Mamerto Cuenca. El solar se lo había concedido el senador e intendente Antonio Azcona por atender a gente sin recursos.

La casa se hallaba en el medio del terreno donde ahora funcionan dependencias de Vialidad provincial. Un letrero de madera, de buen tamaño indicaba "MÉDICO". Vivía rodeado de perros como el viejo Vizcacha. Disponía de varios, de todas las razas, que eran sus leales compañeros y le servían de protección y custodios del lugar en caso de ausencia”.

VESTIR ELEGANTE
El relato de Amarillo aporta otro dato muy llamativo: “Fue un Dandy del Pehuajó de antaño. Vestía de rigurosa levita y con un toque de elegancia, lucía un sombrero requintado igual al del Dr. Alfredo Palacios o el poeta Almafuerte, aunque a veces usaba un sombrero cilíndrico como el que llevaba don Antonio Arrechavaleta cuando desfiló en una exposición rural con un Mail Coach tirado por varios y estupendos caballos”.

Y añade: “También lucía una cadena y un reloj de oro en el bolsillo del chaleco, utilizando asimismo un bastón con empuñadura de plata, todo lo cual le daba un aspecto de Dandy (persona muy refinada en el vestir). El "doctor Terra" asistía al club Social o club de los conservadores, en tiempos de acentuadas divisiones políticas”.

UN CUESTIONAMIENTO
Al parecer no todo era positivo para el doctor Terra. En diciembre de 1890 fue cuestionado por las autoridades de la Sociedad Española que brindaba asistencia a sus asociados. Al decir de Amarillo, por acta de la entidad, fechada el 5 de diciembre de 1890:

“La Junta Directiva de la Sociedad Española de Socorros Mutuos acordó no abonar la cuenta presentada por el señor Terra, por visitas y medicamentos administrados a nuestros consorcios y se recomendó que se abstengan de llamar a prácticos en carácter médico".
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario