“Transmitir lo nuestro y cantar desde el corazón”

Trascendió por una destacada labor deportiva, pero en su interior estaba pendiente dar rienda suelta dos pasiones contenidas desde la niñez. El momento llegó y vive un promisorio presente como cantante de folclore y conductora radial. Su niñez, su juventud, sus logros y un futuro supeditado a dejarse sorprender.


Hace casi 7 años, Daniela Pérez Balsa (44) fue protagonista en "mirá" por tu destacada labor como atleta, disciplina donde conquistó importantes halagos, hasta subcampeona nacional. Y alguna vez, pero brevemente, hicimos referencia a su incursión en el folklore. Hoy ahondamos en la vida de Daniela y en sus inquietudes. ¿Qué diferencia hay de Daniela de 2013 a la actual?: “En esencia soy la misma solo que la pasión y dedicación que dedicaba a correr hoy está volcada a la música y por sobre todo a la comunicación”.


Y antes de hablar del hermoso presente, retrocedemos en el tiempo y nos habla de su infancia: “Fue maravillosa, repleta de amor, calor de hogar, muchos juegos, lectura y diversión con mis hermanas y hermano. Y con excelentes valores inculcados por mis padres”, señala con natural nostalgia y con rostro pleno de emoción.

“Pensar en mi niñez me emociona porque fue hermosa. Completé mis estudios primarios en la escuela n° 20 “Remedios Escalada de San Martín”, recuerdo esa etapa de mucho aprendizaje. En ese entonces se respetaba mucho al docente y los alumnos teníamos la responsabilidad y el deber de cumplir con nuestras tareas. No me gustaba faltar porque la pasaba muy bien, lo que mas recuerdo es el taller de periodismo, danzas folclóricas y educación física”.



SU JUVENTUD Y EL PROFESORADO 
DE HISTORIA
Luego de la etapa de escuela secundaria en el Colegio Nacional, Daniela optó por el profesorado de historia. ¿Por qué elegiste esa carrera y que experiencia tuviste con ese titulo?:

“Afortunadamente en Pehuajó contamos con instituciones educativas muy importantes, formadores de docentes y técnicos que nos posibilitan la opción de estudiar una carrera con salida laboral a todos aquellos que por diferentes motivos no tuvimos la oportunidad de estudiar en otra ciudad. Así fue que me decidí por el profesorado de historia, además de sentir especial curiosidad por el pasado, por los orígenes y por el devenir histórico”, afirma y espontáneamente enfatiza:

“Pero sin dudas si hubiese podido elegir una carrera digo sin dudarlo, locutora. Mi paso por la docencia fue breve porque así lo elegí (de haber continuado ejerciendo este año cumpliría 20 años de antigüedad) pero fue muy enriquecedor a nivel humano”.


LA MÚSICA ENTRE LOS RECUERDOS 
MÁS LINDOS DE LA NIÑEZ
La actividad deportiva ha sido uno de los atractivos que cultivó con éxito, al tiempo que íntimamente en el corazón de Daniela latían otros deseos, otras aspiraciones, que venían desde la niñez. Y un buen día se manifiesta en forma concreta su inclinación por la música y el canto, de manera especial en el folklore.


A propósito, sostiene: “La música siempre me acompañó en la voz de mi mamá. Nos cantaba desde canciones infantiles hasta folklore, es uno de los recuerdos mas lindos de mi infancia. Creo que para un niño la música, una canción, una guitarra o cualquier instrumento musical es el mejor regalo que se le puede ofrecer”.

Cuando Daniela tuvo que alejarse de la actividad atlética, como consecuencia de una lesión crónica en una de sus rodillas, se vislumbró un nuevo mundo en su vida. “Tuve que dejar de correr y para aliviar un poco esa tristeza decidí tomar clases de guitarra y conocí a Quique Farías, una persona muy querida en el ambiente del folklore, y así comencé a cantar también”.

Sus gestos evidencian la satisfacción que le depara y que sin duda alguna dejó en el olvido el ingrato adiós a la actividad deportiva. “La música te permite transmitir diferentes estados de animo, alegría, melancolía, gratitud, en fin creo que la música sana e inspira, nunca nos resulta indiferente. Elegí el folclore porque es lo que me ha nutrido desde mi infancia escuchándolo en la dulce voz de mi mamá y recitados de milonga de mi papá. Hoy ademas cuento con el acompañamiento en guitarra del señor Roberto Hernando, uno de los excelentes músicos de la ciudad”.

La favorable incursión en el mundo del folklore, le permitió rendir tributo a su abuelo inmigrante español. Balsa formó su familia en la zona de Alagón.  “Lo uso -afirma-
con mucho orgullo en honor a mi abuelo inmigrante que llegó sin nada y trabajó en el campo, de sol a sol, para tener lo propio”.



ANIMACIÓN DE EVENTOS 
Y EL MUNDO DE LA RADIO



Y el contacto con el canto y el escenario trajo aparejado animar eventos. “Lo de presentadora -dice- se fue dando sin buscarlo, como algo que estaba destinado a suceder. Mi primer evento fue el festival de C.U.P. invitada por Emanuel Rodríguez, a quien le estoy eternamente agradecida por abrir esa posibilidad. Esa noche la disfruté muchísimo y comprendí que existía para mi otra manera de transmitir sobre el escenario”.

Y luego se produjo otra incursión en el atrapante mundo de la comunicación, hacer radio y en un horario difícil por la competencia televisiva pero con una propuesta atrayente. Surgió "La noche imaginaria" por FM Imaginaria. “Tener un programa de radio era mi asignatura pendiente desde el colegio secundario. Soy bachiller humanístico con orientación en ciencias de la comunicación y en ese entonces hacíamos pasantías en las diferentes radios locales y siempre supe que era lo que quería hacer. Después la vida me fue llevando para otros rumbos pero mágicamente sucedió”.


LA MAGIA DE LA RADIO Y LA NOCHE
El tema le apasiona, le encanta y abunda en detalles: “Como oyente de radio, desde muy chica escuchaba el programa infantil “El globo azul” (los de mi generación se acordarán) y era un mundo mágico para mi. Por eso nuestro programa y digo nuestro porque estoy acompañada en la operación técnica y co-conducción por Silvia Mariana Roldan, en su nombre encierra la mística que tiene la radio.

Daniela y Mariana en "La noche imaginaria"
Y es cierto, el horario de la noche es muy difícil por todas las propuestas televisivas y por el uso de redes, pero el oyente de radio es especial. Esta propuesta elige la música, las palabras para relajarse de la vorágine del día, y para darse un descanso visual a tanto bombardeo de imágenes de la tele y de las redes sociales, ya que la radio te brinda esa posibilidad de imaginar, nos une a través de recuerdos, de vivencias, de lugares comunes”.

“En nuestro programa -añade- se han formado amistades y eso es fabuloso porque La Noche Imaginaria consiste en conversar con nuestros oyentes, escucharnos, acompañarnos y además estamos muy agradecidas por el afecto que recibimos de toda la zona, porque la Radio de los Clásicos 105. abarca todo el partido de Pehuajó y llega a lugares lejanos, estancias, parajes rurales; a la gente que trabaja en la cosecha, en los tambos, camioneros, remiseros, muchos oyentes que trabajan de noche en diferentes oficios. Es maravilloso saber que podemos acompañarlos y mas allá de todo demostrar que la radio es servicio. Un agradecimiento especial a Leandro Adrover que confió en nosotras para brindarnos el espacio en su emisora”.

Y además, cuando procesamos esta nota, nos llega la buena nueva de Daniela. Conducir Infor-mate”, todas las mañanas, de lunes a viernes, de 8 a 9 horas, por la frecuencia de “Imaginaria”, otro motivo que ensancha su satisfacción.


SITUACIONES Y SENSACIONES
Sobre el final acotamos que quienes practican un deporte o cultivan el arte experimentan sensaciones especiales, más aún cuando se manifiestan los demás, en este caso el público. ¿Qué sensaciones te invadieron, primero como deportista y ahora como cantante y conductora?:

“Como deportista aficionada animo a toda persona que lo haga que experimenten la maravillosa sensación de correr, y si no les gusta correr hagan cualquier deporte que les guste. El deporte enseña perseverancia, paciencia, esfuerzo, disciplina, a no darse por vencido. Correr para mi era disfrutar el recorrido, comprender que los limites los pone nuestra mente y que el único rival es uno mismo, superarse cada día sin compararse con nadie. Ahora, también estoy incursionando en la arquería (arco y flecha), una hermosa disciplina muy recomendable”.


Y en cuanto a la música, Pérez Balsa afirma: “Mi mayor satisfacción es transmitir nuestro folclore, cantar desde el corazón, mas allá de no ser una cantante profesional y estar muy lejos de serlo pero haciéndolo con mucho respeto y orgullo. Y siendo muy consciente de lo que expreso, es decir uno debe conocer nuestras raíces y tradiciones para no ser un mero repetidor de frases y compases. Otra de las alegrías que me da el folclore es ver a los niños en las peñas o festivales, ya sea como protagonistas desde el escenario o como espectadores, eso significa que hay futuro, que mientras un niño cante, escuche, ejecute un instrumento, baile una zamba, malambee, el folclore jamas se morirá”.

Es evidente que el quehacer, tanto deportivo como artístico y comunicacional, está impregnado de reconfortantes situaciones, quizás deseadas pero no buscadas. Por ello, en el corazón de Daniela no anidan determinados objetivos y deja que el devenir sorprenda. “Todo se ha dado de una manera natural y gratamente sorprendente, como te decía antes todo lo que está destinado a suceder sucede y tomando vuestra frase “¡Dejaré que el devenir me sorprenda!”.

Fin del encuentro, los ojos de Daniela transmiten el sentimiento de placer que la invade. ¿Te sientes feliz o eres feliz con lo que haces?: “Si puedo afirmar que soy muy feliz en lo que hago, lo disfruto muchísimo, el hecho de compartir una peña, un fogón criollo, un festival donde se baile y se cante folclore es mi recompensa. Se forjan amistades en el camino, con compañeros y colegas y el publico que siempre acompaña”.



PING PONG


-¿Un recuerdo?: “El aroma a manzanilla”.
-¿Un deseo?: “Que las personas que amo no sufran”.
-¿Una ingratitud?: “La mentira”.
-¿Una gratitud?: “El amor incondicional de mi familia”.
-¿Un amigo?: “Quien no te juzga”.
-¿Un rencor?: “No tengo”.
-¿Un amor?: ”Quien te acepta como sos y te motiva a ser mejor”.
-¿Un capricho?: “Que el tiempo no pase tan rápido”.
-¿Una esperanza?: “Un mundo mejor”.
-¿Un reproche?: “El tiempo perdido”.
-¿Un ídolo?: “Todo aquel que lucha por sus sueños”.
-¿Un cantor/a?: “Mi mamá”.
-¿Un libro?: “Una enciclopedia”.
-¿La noche imaginaria?: “Una bella realidad”.
-¿Dios?: “Lo encuentro en la mirada de mi mamá y en la fortaleza de mi papá” .
-¿Pehuajó?: “Mi lugar en el mundo”.
-¿Daniela Pérez Balsa?: “Una mujer afortunada”.



Junto al Chango Celis cuando fue electa Reina del Centro de la Tradición

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario