Protectores del sencillo placer de andar en bicicleta

Bicicleterías y bicicleteros pehuajenses, íconos de la vida comercial de Pehuajó. Recuerdos y homenaje a Herrero, Esteban, Cueto y Martínez, que compartieron como empleados y luego forjaron sus propios emprendimientos.


Las bicicleterías ocupan un lugar preponderante en la vida comercial de Pehuajó. Han dado respuestas a puntuales necesidades de la población y lo siguen haciendo con firmeza y responsabilidad.

Como adhesión al día del bicicletero, hemos creído oportuno destacar aquellas que representan verdaderos íconos comerciales de la ciudad. A riesgo de cometer alguna omisión, la referencia se basa en las bicicleterías Herrero, Esteban, Martínez y Cueto, cuyo accionar ha sido de suma importancia para atender requerimientos de varias generaciones.

Los nombrados comenzaron a identificarse con el popular rodado, siendo empleados, muy jovencitos, en Casa Scotton que comercializaba para toda la región. Cada uno más tarde, iniciaron sus propios emprendimientos.


                       “ME ENCANTABA REPARAR BICICLETAS”

Roberto Cueto junto al ídolo del barrio, Fernando Belasteguin
Roberto Cueto, instaló su propia bicicletería, primero en Del Solar, entre Chassaing y Rivera Indarte; luego, en Chassaing casi Avda. Lavarden y finalmente en Chassaing y Del Solar. Durante medio siglo atendió reparaciones y ventas de bicicletas.

"Hubo épocas de mucho trabajo -recuerda- cuando se reparaban hasta los piñones, cadenas y pedales, más aún en tiempos de crisis económicas que hemos vivido varias".

"Hoy todo cambió -acota Roberto- ya nadie arregla, todo se cambia por nuevo", pero al rememorar aquellos años de reparaciones constantes, sostiene: "A mi, me encantaba hacerlas y de la mejor manera posible".

Hoy, Roberto Cueto, a los 82 años de vida, recuerda con mucho afecto el trabajo realizado y reconforta haber asistido a varias generaciones de pehuajenses que acudían a sus locales.


“PASIÓN, ESMERO Y AMOR”



Con similares sentimientos, éste 29 de mayo, se manifestó el hijo de Orlando Herrero, "el gordo", al señalar en redes sociales que la bicicletería fue su vida, durante más de 70 años con "pasión, esmero y amor". Varias generaciones pasaron por allí -acota y añade- cuántos pehuajenses habrán comprado su primer bicicleta a Don Herrero y al Rodo, su hermano, y luego sus hijos, y luego sus nietos".

"Mi viejo -remarca- empezó sin nada, huérfano de pequeño pero rodeado de amor, sueños y esperanzas y así, pudo transitar una vida sin sobresaltos, formar una familia hermosa junto a mi vieja y darnos a sus hijos lo mejor. Hoy a sus 90 años, sigue brillando. Queremos agradecer a todos aquellos que alguna vez han pasado por la Bicicletería, a todos sus clientes y amigos que durante años nos acompañaron. Gracias Herrero, gracias viejo, por esta vida de sueños y amor".

Rodolfo Herrero, el negro Santillan, Paulini y Orlando Herrero.



SIEMPRE HUBO MUCHAS BICICLETAS EN PEHUAJÓ


Y finalmente, el recuerdo y exaltación a Esteban Sanz y José Robledo, propulsores de la bicicletería Esteban en calle Alsina, emprendimiento que tuvo continuidad a través de sus hijos, Esteban Manuel “Bocha” Sanz y José Nolberto Robledo, quedando en la actualidad "Bocha" luego del fallecimiento de José.

En 2014, entrevistado por "mirá", resaltó la importancia de la actividad, José Robledo sostenía "en Pehuajó siempre hubo muchas bicicletas para trabajar, hasta en los primeros tiempos. Me acuerdo cuando la policía tenía un sólo móvil y en la comisaría había treinta agentes y todos se manejaban en bicicleta. Las citaciones, los mandados, todo lo hacían en bicicleta”.

Y Esteban "Bocha" Sanz, en aquella oportunidad, reafirmó que "Desde que se puso la bicicletería hasta hoy, nunca se cobró la inflada de las gomas. Inclusive nos dan la propina pero nosotros no se la aceptamos porque entendemos que es un servicio público. A veces vienen los chicos de la escuela y nos quedamos cinco, diez minutos más para inflarles. Es una forma de devolverles lo que nos han dado”.




“SE LA COMPRÉ AL NEGRO MARTÍNEZ”


Y en esta apretada síntesis, el recuerdo de Roberto "Negro Martínez", fallecido el 20 de agosto 2018, a los 82 años de edad. Surgió también del grupo de empleados de Scotton y durante años tuvo su bicicletería, reconocida en toda la ciudad y la región. Son innumerables los pehuajenses que adquirieron su primer rodado en bicicletería Martínez, en el transcurso de más de medio siglo de actividad. Quien escribe esta breve reseña aún tiene el inmenso placer de transitar en una Hispano France, vendida por Martínez, en el año 1978, liviana, confortable y ágil.

Es dable escuchar en todos los ambientes “Se la compré al Negro Martínez” o “La compré en bicicletería Martínez”, y en muchos casos acotando que fue en cómodas cuotas, tanto para paseo como para el trabajo.

Obviamente, otros convecinos vivieron experiencias similares con Herrero, Esteban y Cueto, como así también cuando una reparación era grande, el pago por partes era frecuente.

Nuestro homenaje también a todos los pehuajenses que ejercieron y ejercen actualmente el oficio de bicicletero y seguramente a muchos que no se han mencionado, pero que en distintas etapas de la vida pehuajense trabajaron con el popular rodado.


EL DÍA DEL BICICLETERO

Se celebra los 29 de mayo, desde 1982, instaurado por el Centro Promocional de la Bicicleta, en recordación y homenaje a Remigio Saavedra, un ciclista brillante y ejemplar, que además de ganar más de 300 carreras nacionales e internacionales, en ruta y en pista, en 1943 unió pedaleando Mendoza con Buenos Aires.

Fue un desafío personal y una apuesta a su resistencia. Estaba convencido que se podía ir de Mendoza a Buenos Aires en bicicleta sin parar. El 13 de noviembre de 1943 demostró que era posible. Tardó 17 horas 55 minutos y 3 segundos.
Usó una bicicleta con un piñón de 92 dientes. En 1981, cuando tenía 70 años, repitió la hazaña, en adhesión a una campaña contra el tabaquismo. Esta vez tardó 18 horas con 45 minutos. Un médico dijo “este deportista de 70 años hace plantearle a la ciencia: ¿es un accidente biológico o el resultado de una vida ordenada y plena de actividad física?”.
Saavedra fue un ídolo del ciclismo. Nació en 1911 y falleció en 1998, a los 86 años de edad. Su apego y dominio de la “bici” era sorprendente.
Compartir en Google Plus

1 comentarios:

  1. Mí papá Carlos Boses trabajo 30 años en bicicletería Esteban, junto a Gómez, el bocha y Robledo...ese era el staff..toda nuestra infancia la pasamos en la bicicletería con mis hermanas... inolvidable el olor..cuando pasamos por la vereda! ♥️

    ResponderEliminar