Hacer el bien sin mirar a quién

Un bombero voluntario, en pleno centro de la ciudad, asistió a una persona caída sobre la vereda. Aplicó sus conocimientos de reanimación cardíaca. Impresiones de una emotiva actitud y una significativa experiencia.


Pablo Pérez (40), es bombero voluntario de la vecina ciudad de Carlos Casares y empleado de la empresa Cablevisión/Telecom, motivo por el cual viene con frecuencia a Pehuajó dado que integra las localidades de cobertura asignada para trabajos específicos.

Pero, el rol de bombero voluntario late en forma permanente, dentro y fuera de los horarios laborales. Este viernes 6, poco después de la hora 8 cuando comenzaba el movimiento en la zona céntrica, afrontó una situación muy especial al ver una persona caída, rodeada de numerosos transeúntes, sobre la esquina de la sucursal local del Banco Provincia.

El bombero casarense, al reseñar la situación, dijo a “mirá”: “Hacia ya un rato que estábamos en la localidad, cuando nos dirigimos a nuestro lugar de trabajo, nos cruzamos con esta situación. Tumulto de gente y una persona caída. Me acerco y compruebo que la persona no tenía signos vitales. Inmediatamente comienzo con las maniobras de masaje cardíaco. Intercambio al rato con un oficial de policía, después me subo a la ambulancia y continuo con las tareas de reanimación, en conjunto con la doctora que vino en la emergencia”.

Arribó al hospital Arámburu y el vecino quedó internado en terapia intensiva. Allí concluyó la solidaria intervención del bombero voluntario. Satisfecho y reconfortado por haber concretado un servicio inesperado y por cumplir con la noble misión que abrazan estos servidores públicos, siempre dando todo en favor de sus semejantes.

Pérez retornó a su lugar de trabajo y continuó su labor. “Voy seguido a Pehuajó porque trabajo en Cablevisión/Telecom y es una de las localidades asignadas, también esta mí ahijada Margarita, mí hermano Renso y mí cuñada Flor”, acotó al consultarle por qué se encontraba en nuestra ciudad.

El servidor público casarense vivió una experiencia enriquecedora como hemos comentado en otras ocasiones sobre bomberos pehuajenses. “He tenido intervenciones similares –manifestó- y me he encontrado con fracturas, contusiones, desmayos, productos de accidentes. Pero infartos fue el primero”.

¿Y qué sentiste Pablo en ese momento? La respuesta es espontánea y contundente: “Por la función de ser bombero es algo que te sale sin pensar, como un impulso. Pero las muestras de afecto son reconfortantes y agradezco a todos”.

Lamentablemente, la persona asistida no pudo resistir la fuerte afección y falleció este sábado. Si bien queda un sabor amargo ante el indeseado desenlace, la actitud voluntaria del bombero ha merecido en las últimas horas el reconocimiento de distintos sectores comunitarios, tanto de Carlos Casares como de Pehuajó.

Pablo Pérez, como tantos otros bomberos que han protagonizado experiencias similares, exteriorizan una actitud humilde y desinteresada. No sabía el nombre de la persona que asistió en esa instancia callejera. “Sólo deseaba que tuviera una pronta recuperación, que lamentablemente no pudo ser”, comentó consternado al notificarle el deceso cuando concluíamos la entrevista e hizo extensivas sus condolencias a la familia del vecino pehuajense.

Su gesto de humildad y su proceder, además de corroborar una faceta natural de los bomberos voluntarios, permiten corroborar una vez más aquella sabia enseñanza de “hacer el bien sin mirar a quien”.

Pablo Pérez, junto a su familia. Su esposa y sus hijos, Juan Agustín (16), Lautaro (13) y Donato (9)

FELICITACIONES
A través de un comunicado publicado en su sitio web, la entidad bomberil casarense destacó el gesto, captado luego en redes sociales y medios de comunicación de la zona.


“La Asociación de Bomberos Voluntarios de Carlos Casares desea felicitar al Cabo Bombero Pablo Pérez, quien en la mañana de hoy, frente al Banco Provincia de la ciudad de Pehuajó, realizó maniobras de RCP a una persona que se encontraba caída y prácticamente sin signos vitales. Después de varios minutos de masajes cardíacos, logró reanimarlo y cesó con los mismos, sólo cuando el hombre ingresó al Hospital ya en la ambulancia.

Gestos como éstos nos hacen valorar una vez más, la capacitación constante y el compromiso de servicio que tienen nuestros Bomberos para actuar en la emergencia, máxime, como en este caso, cuando se trata de salvar una vida. Admiración. Reconocimiento. Felicitaciones!!
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario