Una vida, un sueño, un libro

Es vecino de Curarú pero siempre ha estado vinculado con Pehuajó. Escribió la historia de amado pueblo. Vivió una experiencia que sorprendió y superó todas las expectativas.Legado para las nuevas generaciones.



Don Carlos Penna (89) laborioso productor agropecuario e inquieto ciudadano de Curarú, vecina localidad del partido de Carlos Tejedor, que el próximo 10 de marzo cumplirá 110 años de vida, escribió la historia de su pueblo con muchos esfuerzos, la adhesión de vecinos del lugar y un especial sentimiento a amor a su tierra, sellando un viejo sueño como “piedra de fuego” honrando el fuerte significado de la fusión de dos voces araucanas “Curarú” (Curra: piedra; Aru: ascua), es decir “Piedra de ascua o piedra de fuego”.

La idea nació quince años atrás. Recopiló datos y fue escribiendo borradores que sintetizaban los orígenes del pueblo, la formación de sus instituciones y aspectos salientes referidos a la comunidad. Hace tres años hubo intercambio de borradores para conformar las correcciones necesarias.

Dos de las páginas del libro

El deseo de publicar el libro prevalecía y siempre estuvo latente. Como suele suceder, por diversos motivos y circunstancias se fue postergando. El año pasado, su hijo, Diego Penna, y su esposa, Laura Itatí Suarez, deciden unificar borradores, organizarlos cronológicamente, realizar el tipiado y seleccionar fotos, muchas de ellas aportadas por vecinos, quienes además se sentían identificados con la iniciativa. Entre otros se destacó la colaboración de Miriam Carnevalli, Martita Castilla, Alejandra y Héctor Elola. El postergado sueño de Don Carlos comenzaba a gestarse con firmeza y decisión.


EL SUEÑO SE HIZO REALIDAD
En principio, Laura y Diego, priorizan generar un ejemplar tapa dura y regalárselo para su cumpleaños. Laura diseña la tapa, la comparte en la red social Facebook y los sorprende el inmediato interés de vecinos de Curarú y de distintos puntos del país. La repercusión alienta y compromete aún más. Se decide una tirada de ejemplares mayor para atender la demanda.

Y el sueño se hizo realidad. El regalo de cumpleaños fue el mejor en la vida de Don Carlos. Fueron superadas todas las expectativas. Increíble por momentos pero muy gratificante. “Hasta del mismo Carlos –acota Laura- cada vez que va al pueblo le consultan sobre el libro” y exclama dichoso y feliz “A esta edad me estoy haciendo famoso… ya planté el árbol, ¡tuve hijos y finalmente publiqué el libro!”.


“No olvidaremos nunca la felicidad y emoción que tenía cuando le dimos el primer ejemplar”, afirman Diego y Laura, muy felices de haber puesto un pequeño granito de arena para que cumpliera su sueño. “Era el mejor regalo que había recibido”. El mismo beneplácito lo embargó cuando lo entregó a sus hermanos y amigos.

Seguramente, ver plasmado ese sueño, revivió pasajes de su vida. Su paso por la vieja escuela nº 5, donde cursó la primaria, por la Academia Pitman donde se recibió de Tenedor de Libros y su incansable labor como productor agropecuario.
Asimismo su vocación de servicio y su profundo amor por el suelo curarense, donde trabajó en forma constante por la conformación y crecimiento de entidades.

Fue impulsor del proyecto para proveer electrificación rural a su pueblo. Presidió en varios períodos la Cooperativa Eléctrica de Curarú. Condujo con pasión los destinos del Club Unión de Curarú. Donó el terreno para la sede del Centro de Jubilados y fue ideólogo y fundador del Museo Regional de Curarú, al cual donó mucho material para que a través del tiempo perdure la historia, los usos y las costumbres del pueblo.


SORPRENDIDO, CONTENTO Y FELIZ
Carlos, que este año cumplirá 90 años de edad, aún sorprendido por la repercusión de su libro, manifestó a “mira” que se encuentra “muy contento, de verlo hecho y que otros curarenses puedan revivir la historia del pueblo y que futuras generaciones puedan conocerla”.

La tapa diseñada por Laura Itatí Suarez

Como señalamos anteriormente la idea venía desde lejos pero como siempre hay un momento en que se hace efectiva. “Aproximadamente en 2004 comencé a escribirlo y cada tanto consultaba de qué manera podía hacer la impresión, algunas personas colaboraron en la corrección, pero no lograba por un motivo u otro concretarlo. Luego de un tiempo quedo como un sueño a realizar en algún momento, hasta que me dieron la sorpresa para mi cumpleaños y me trajeron los ejemplares”, afirma Penna con evidente emoción y satisfacción.

“Muchos curarenses sabían que estaba escribiendo desde hace un tiempo” y cada tanto consultaban cuando estaría listo”, comenta al referirse a la repercusión que alcanzó su trabajo y agrega que una vez concretada la edición “superó las expectativas, al punto que ya nos quedan muy pocos ejemplares. Hay muchas personas que vivieron temporalmente en Curarú y se enteraron del libro y han pedido que les enviemos sus ejemplares”.

Quiera Dios que en cada pueblo de ésta prodigiosa pampa húmeda, haya convecinos como Carlos Penna que honren su suelo natal y conciban para la posteridad aportes como este “Curarú, historia de mi pueblo”.

Sin duda, una valioso legado para las futuras generaciones.

Don Carlos y su familia que acompañó la iniciativa y comparte la felicidad del autor

Compartir en Google Plus

1 comentarios:

  1. Grande CARLOS!!! FELICITACIONES
    Sueño Cumplido !!!
    MB idea Diego y Laura
    Abrazo

    ResponderEliminar