La esperanza, la fe y algo más

"Vida Pehuajense" fue una exitosa revista semanal editada entre 1927 y 1945. De una edición, de 89 años de antigüedad, rescatamos un particular aporte que induce a la reflexión.


José María Amarillo, recordado periodista e investigador histórico, durante su calificada trayectoria escribió numerosos trabajos referidos a Pehuajó en su mayoría, pero al mismo tiempo incursionó en temas de interés general y expuso aspectos de su amplia formación cultural e intelectual.

A propósito de esos aspectos ajenos a Pehuajó, el 10 de septiembre de 1930, publicó en "Vida Pehuajense" impresiones sobre filosofía. Su reproducción, en este primer día del año 2020, nos permite dar inicio a una serie de aportes de José María Amarillo:


MI FILOSOFIA

- La esperanza está aliada con la fe y no puede existir en ninguna manera. sin ésta última.

-Hay en la vida solamente dos, al cual más grandioso y vivificante: el amor de Dios y el amor de la madre.

-Los que aman un ideal noble, siempre son los primeros en defenderlo.

-Si muchas veces los humanos caen en pecado, es porque no consienten en resistir la tentación.

-La envidia mata los mejores sentimientos y las ideas más brilantes.

-La comunión con Dios, es el firme cimiento sobre el que descansa la sabiduría espiritual.

-La limosna que verdaderamente vale. es la que se dá sin ostentación. Cómo dijo, Jesús: "Cuando puedes hacer limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti'.

-La ociosidad: he ahí la madre de los placeres vanos.

-Sin Dios no tendremos éxito en ninguna empresa, por más pequeña que ésta sea.

-El ambicioso vive infeliz y con su alma siempre en zozobra.

-En los puestos públicos la protección es una desgracia, porque crando ésta termina, lo único que el individuo conquista es la experiencia del fracaso.

-Seamos sabios desechando cada día un defecto de los que poseemos y en esta forma llegaremos a la perfección moral y espiritual.

-Seguir a Jesús, no es otra cosa que perseguir el más grande y más glorioso.

-No confesar nuestros pensamientos, cuando éstos son puros, es propio de cobardes.

-EI pernicioso afán del lujo, lleva a las mujeres a la perdición moral.

-El peor enemigo que podemos tener en nuestra propia persona y que labrará nuestra ruina, es "yo" personal.

-No importa que el mundo pierda la confianza en la persona. Lo esencial es que no llegues a perder la confianza que tienes que tienes en ti mismo, que es el mejor escudo que puedes emplear para salir victorioso en las luchas de la vida.


José Maria Amarillo
Pehuajó, Setiembre de 1930
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario