“Servir al prójimo es muy lindo”

Bombero voluntario, peluquero y deportista.Vivencias y recuerdos sobre las tres actividades que cultiva con evidente pasión. El placer de servir y la importancia del deporte.

Ángel González (55) hace 38 años que se desempeña como peluquero en nuestra ciudad y hace tres décadas que pertenece a Bomberos Voluntarios de Pehuajó. Y fue en su peluquería donde surgió el vínculo con la benemérita institución.

“Fue muy particular -recuerda- yo trabajando en mi peluquería llega a cortarse el cabello Pablo Landa, en ese tiempo Jefe del Cuerpo, y me propuso si quería ser el peluquero de Bomberos. Le dije que si. Esto fue en el año 1989”.

“Y trabajé como peluquero durante 15 años, luego me incorporé como bombero. Vale decir que hace 30 años que estoy en esa querida institución donde pasaron muchos bomberos que ya no están y así como gente de comisión directiva, a quienes recuerdo y rindo homenaje”.

MOMENTOS DESAGRADABLES
El “Gallego” luego de recordar que su primera intervención como bombero voluntario fue un incendio de malezas en cercanías de la Policía caminera, revive momentos muy especiales. “La verdad tengo muchos recuerdos mas desagradables que lindos, algunos muy feos”.

A propósito de ello, relata: “Me toco ir a un incendio en una casa, donde estaban dos personas. Se las sacó con vida, pero lamentablemente por el grado de quemaduras a los pocos días una fallece. Fue la primera vez que me pasó. Es muy doloroso para nosotros, muy traumático”.

AYUDA QUE RECONFORTA
Muchas veces el bombero voluntario actúa sin ser convocado por la sirena. “Voy a contar un episodio lindo. Fue en la esquina de mi peluquería, donde se produjo un choque y fui a ver que que había pasado. Veo señor de apellido Esternari, de Nueva Plata, le pregunto cómo se sentía. Me contestó que bien pero no podía salir, porque la puerta se había trabado con el tremendo golpe.

De inmediato observo que este señor se agarraba el pecho y estaba como desmayado. Lo bajo por el lado del acompañante y le comienzo a hacer RCP, que nos habían enseñado los Dres. Osvaldo Ruíz y Roberto Centeno, que en aquella época eran médicos de Bomberos.

Todo un desafío para mi hasta que se llamó a una ambulancia. Lo lindo de este episodio es que al mes, en un supermercado, encuentro al señor con su esposa, le pregunté cómo estaba. Me pregunta ¿Quién sos vos?. Le dije que lo había auxiliado ese día en la calle, y a mi me contó que había tenido un pre infarto. Nunca lo conté a ese episodio. El señor y su señora estaban muy agradecidos”.

El rol de la familia en la vida de un bombero voluntario es fundamental. Al respecto, dice Ángel: “Mi familia es mas bombero que yo. Te digo que cuando me pongo a estudiar cosas de bomberos, están todos escuchando. Y siempre hay que estudiar porque la actividad del bombero ha evolucionado muchísimo comparando con aquella época de los años 89”.

Finalmente, González, coincidente con todos los integrantes del cuerpo bomberil, sostiene que escuchar el llamado de la sirena implica “una sensación de mucha adrenalina” y al solicitarle qué le diría a un joven que tenga interés en ser bombero, no duda en afirmar: “Le diría que servir al prójimo es muy lindo”.

Termina el encuentro. Qué coincidencia, suena la sirena. El “gallego”, que había venido de correr, se va rumbo al Cuartel. Un incendio de malezas convocaba. Después regresaría para continuar con sus tijeras, pero siempre pendiente del llamado bomberil.


EL DEPORTE CON HERENCIA
El gallego González además de bombero, es deportista de intensa y variada actividad. “Deportista toda mi vida- Empecé con el fútbol, en las inferiores de Boca hasta llegar a primera y luego pasé por muchos clubes, Estudiantes, Defensores, San Martín, Maderense, “Los Once” de Colonia Seré, “La Gloria” de 30 de Agosto y Juventud Unida de Henderson.


Además hice y hago pedestrismo, natación, ciclismo, duatlón y triatlón. En 2004 gané en Tandil una competencia llamada “El hombre de piedra”, que consiste 50 kilómetros de ciclismo y 15 kilómetros de pedestrismo, entre otras competencias ganadas en mi categoría.

Por supuesto que todo lo que he hecho en lo deportivo, se lo trasmití a mis hijos. Matías, Ivana y Franco, de mi primer matrimonio; y Jonatan, Nanuel y Jeremías, del segundo matrimonio. Se me caen las babas porque son deportistas y por sobre todo buenas personas, Se han destacado en pedestrismo, boxeo y ajedrez, habiendo logrado títulos provinciales y nacionales en distintas disciplinas.

UNA VIDA CON LA TIJERA
-“Tengo 38 años de peluquero. Tengo los mejores recuerdos de Bocha Ayelo, mi primer patrón, con apenas 13 años toda una vida dedicada a la tijera”.
-“Tuve mucha gente que me ayudó en los comienzos de peluquero, como el “colorado” Ángel Algossino y Pedro Pascual”

AQUELLOS BAILES
-”Allá por 1989 se hacían los bailes en la calle, frente al Cuartel. Eran muy lindos. Época que me trae muchas nostalgias y me parece oportuno recordarla”, acota González al evocar aquellos tiempos de la actividad social de Bomberos Voluntarios..
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario