¡Chau Eminente!



Era el saludo espontáneo al pasar por Ascasubi 10. Eminente Délfor Pérez, sentado en la vereda de su casa saluda a todos, amigos, conocidos y no conocidos.

Como un ritual de sana cortesía y buena educación, siempre retribuía con un gesto, una exclamación o levantando la mano.

Y muchos convecinos hacían un alto en la caminata cotidiana o bicicleteada por la ciudad, para charlar un rato sobre los tiempos idos y temas de actualidad, haciendo foco fundamentalmente en el deporte.

Ya no será lo mismo. Eminente nos dejó un domingo de junio. Tenía 90 años. Lo vamos a extrañar. Pero es justo reconocer y valorar las experiencias compartidas y los recuerdos que vertía con sencillez y claridad.

Eminente se transformó en apreciado personaje de Pehuajó y especialmente de ese sector de la ciudad, cercano a la Plaza Italia que lo vio nacer y al club de sus amores, Estudiantes Unidos.

Fue calificado soldador eléctrico y autógeno. Amó el deporte. Fue futbolista, pelotaris, boxeador y colombófilo. En todo se destacó. "Una eminencia el Eminente", dijo alguien alguna vez.

Ya no lo veremos en la vereda de su casa. Pasar por calle Ascasubi no será lo mismo. Vamos a extrañar el saludo afectuoso de Eminente, pero sus vivencias y sus charlar siempre vamos a recordar.

Fuerte abrazo a Margarita, su esposa, con quien compartió más de seis décadas. A sus hijos, nietos y bisnietos. A sus amigos.

¡Chau Eminente!. Gracias por todo.
Descansa en paz.


-Una reseña de su trayectoria compartimos con los lectores de "mirá" y puede revivirse ingresando a http://www.mirapehuajo.com.ar/2015/05/trabajo-y-deporte-claves-de-una-buena.html
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario