San Anselmo, Santo Patrono de Pehuajó

Coincidentemente, este 21 de abril, se conmemora la Pascua de Resurrección y la festividad de San Anselmo. Al adherir al día del Santo Patrono de Pehuajó, es oportuno recordar cuándo y por qué se optó por la advocación de San Anselmo y revivir algunas impresiones del santo italiano, filósofo, teólogo y genio metafísico.

Cuando Rafael Hernández fundó Nueva Plata,surgió la iniciativa. Tenía el rango de Capellanía y el el 11 de marzo de 1889, el Arzobispo Aneiros la elevó a la categoría de Parroquia,, bajo la advocación de San Anselmo “en memoria de la joven y piadosa esposa del fundador” decisión compartida por el entonces gobernador Máximo Paz, con jurisdicción en los distritos de Pehuajó y Trenque Lauquen, afirma el escritor Viterbo P. Ferrer.

En el año 1891 se trasladó a Pehuajó y por iniciativa del capellán a cargo, el padre Eugenio Durand y la feligresía católica se construyó la capilla en el Colegio Asilo San José, hoy Colegio San José. Mientras se construía “los servicios se efectuaban provisoria y precariamente, en un viejo edificio de escasas dimensiones, ubicado en la esquina de las calles Encina y Rojas, hoy Alem y Del Valle.

Ferrer,en su libro “Rafael José Hernández y Pueyrredon, 1840-1903, Apuntes de historia de su vida y de su obra”, agrega: “Al haber sido puesta la Iglesia, bajo la advocación de San Anselmo, en memoria de la extinta esposa de Hernández, en 1896 don Rafael y su hija Sara Jacinta, apadrinaron la ceremonia de entronización de la imagen del Santo Patrono que llegara entonces a nuestro templo parroquial. La nueva Iglesia, que se estaba levantando en un terreno frente a la Plaza Central por don Julio Scandroglio, se inaugura la nueva sede el martes 17 de abril de 1917, dejando por lo tanto de celebrarse los oficios de tantos años, en el Asilo San José”.

El 11 de marzo próximo pasado se cumplieron 123 años de la creación de la parroquia “San Anselmo” y el reciente 17 de abril, 102 años de la inauguración del templo frente a la plaza principal,


¿QUIÉN FUE SAN ANSELMO?

San Anselmo nació en Aosta (Italia) en 1033 de noble familia. Desde muy niño se sintió inclinado hacia la vida contemplativa. Pero su padre, Gandulfo, se opuso: no podía ver a su primogénito hecho un monje; anhelaba que siguiera sus huellas. A causa de esto, Anselmo sufrió tanto que se enfermó gravemente, pero el padre no se conmovió. Al recuperar la salud, el joven pareció consentir al deseo paterno. Se adaptó a la vida mundana, y hasta pareció bien dispuesto a las fáciles ocasiones de placeres que le proporcionaba su rango; pero en su corazón seguía intacta la antigua llamada de Dios.

En efecto, pronto abandonó la casa paterna, pasó a Francia y luego a Bec, en Normandía, en cuya famosa abadía enseñaba el célebre maestro de teología, el monje Lanfranco.

Anselmo se dedicó de lleno al estudio, siguiendo fielmente las huellas del maestro, de quien fue sucesor como abad, siendo aún muy joven. Se convirtió entonces en un eminente profesor, elocuente predicador y gran reformador de la vida monástica. Sobre todo llegó a ser un gran teólogo.

Su austeridad ascética le suscitó fuertes oposiciones, pero su amabilidad terminaba ganándose el amor y la estima hasta de los menos entusiastas. Era un genio metafísico que, con corazón e inteligencia, se acercó a los más profundos misterios cristianos: “Haz, te lo ruego, Señor -escribía-, que yo sienta con el corazón lo que toco con la inteligencia”.

Sus dos obras más conocidas son el Monologio, o modo de meditar sobre las razones de la fe, y el Proslogio, o la fe que busca la inteligencia. Es necesario, decía él, impregnar cada vez más nuestra fe de inteligencia, en espera de la visión beatífica. Sus obras filosóficas, como sus meditaciones sobre la Redención, provienen del vivo impulso del corazón y de la inteligencia. En esto, el padre de la Escolástica se asemejaba mucho a San Agustín.

Fue elevado a la dignidad de arzobispo primado de Inglaterra, con sede en Canterbury, y allí el humilde monje de Bec tuvo que luchar contra la hostilidad de Guillermo el Rojo y Enrique I. Los contrastes, al principio velados, se convirtieron en abierta lucha más tarde, a tal punto que sufrió dos destierros.

Fue a Roma no sólo para pedir que se reconocieran sus derechos, sino también para pedir que se mitigaran las sanciones decretadas contra sus adversarios, alejando así el peligro de un cisma. Esta muestra de virtud suya terminó desarmando a sus opositores. Murió en Canterbury el 21 de abril de 1109. En 1720 el Papa Clemente XI lo declaró doctor de la Iglesia.

Fuente: Santopedia.


PENSAMIENTOS DEL SANTO PATRONO

-"No busco, en efecto, entender para creer, sino que creo para entender. Pues creo esto, porque si no creyere, no entendería".

-"Al reexaminar el trabajo a menudo, no he podido encontrar nada de lo que he dicho en él, que no concuerde con los escritos de los Padres Católicos y especialmente con los del bendito Agustín".

-"Aunque no quisiera creer en ti, no puedo dejar de comprender que existes".

-"¡Vamos, pequeño hombre! Huye por un tiempo de tus tareas, escóndete por un pequeño espacio de la agitación de tus pensamientos".

-"Ven, deja a un lado tus penosos cuidados y deja de lado tus trabajos".

-"Por un momento, dedique su tiempo a Dios y descanse un momento en Él".

-"Entra en la cámara interior de tu mente, cierra todas las cosas, excepto Dios y todo lo que pueda ayudarte a buscar a Dios; y habiendo bloqueado la puerta de tu cámara, búscalo.

-"Habla ahora, oh mi corazón, oh mi corazón entero, habla ahora y di a tu Dios: Mi rostro te buscó: Tu rostro, oh Señor, buscaré".

-"Enséñame a buscarte y revelarte a Ti cuando te busque, porque no puedo buscarte excepto que tú me enseñes, ni te encuentre, a menos que te reveles a ti mismo.

-"Déjame buscarte en anhelo, déjame anhelarte en buscarte; déjame encontrarte en amor y amarte en encontrar".

-"Señor, te agradezco y te agradezco porque me has creado en esta tu imagen, para que pueda ser consciente de ti, concebirte y amarte".

-"Pero esa imagen ha sido consumida por los vicios, y oscurecida por el humo del mal que no puede lograr aquello para lo que fue creada, excepto que Tú la renuevas y la creas de nuevo.

-"No me esfuerzo, Señor, por penetrar Tus alturas, porque de ninguna manera comparo mi entendimiento con Tuyo; pero anhelo entender en cierto grado Tu verdad que mi corazón cree y ama".

-"Anhelo, oh Dios, conocerte, amarte, para que pueda regocijarte en Ti".

-"Y si no puedo alcanzar el gozo total en esta vida, al menos puedo avanzar de día en día hasta que ese gozo llegue a mí por completo".

-"Allí donde están los verdaderos goces celestiales, allí deben estar siempre los deseos de nuestro corazón".

-"Haz, te lo ruego, Señor, que yo sienta con el corazón lo que toco con la inteligencia".

-"Dios fue concebido como una Virgen muy pura... era apropiado que la virgen fuera radiante con una pureza tan grande que no se puede concebir una mayor pureza".

-"Dios a menudo trabaja más por la vida de los analfabetos que buscan las cosas que son de Dios, que por la habilidad de los eruditos que buscan las cosas que son suyas.

-"Quita la gracia, y no tienes nada por lo cual ser salvo. Elimina el libre albedrío y no tienes nada que pueda salvarse".

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario