En la pista somos todos iguales


Cursó la primaria en la escuela 9 y la secundaria en el Nacional. Ahora cursa dos carreras terciarias. Desde niña se identificó con el deporte motor. Siente pasión por el karting. Considera que en la pista son todos iguales, hombres y mujeres. Tiene coraje, condiciones y objetivos claros. Alienta como objetivos aprender y crecer.

Es jueves, se celebra el día del periodista, pero coincidentemente nuestra entrevistada cumple 19 años. La chica de tapa del número anterior de mirá comienza cada día en el taller de su padre, donde asimiló su profunda pasión por el deporte motor. Luego sigue en las aulas donde cursa Administración de Pymes y Agropecuaria y concluye la jornada en el seno de su hogar, donde todos admiran y estimula el quehacer de la inquieta, activa y atrayente Magui.
“Me crié en el taller de mi familia, entre todos los fierros, mi papa hacía muchos escapes de autos de carrera y a mi me encantaba. Quería correr pero por una razón u otra siempre lo postergamos, hasta que cuando tenia 16 me ofrecieron uno para probar, después de eso lo compramos y de ahí no me baje mas”, responde al preguntarle ¿cuándo y por qué decidiste correr en karting?.
Hace tres años que participa en las competencias del Prokart Salliqueló y pese a su incipiente trayectoria ya cultiva halagos. “También pude estar en dos fechas en el campeonato de damas de la Morena Kart, en Concepción del Uruguay. Mi primer año fue algo complicado pero lo usamos para tomar mucha experiencia, ese año pude terminar octava dentro del campeonato y el año pasado tercera”.

EL PRIMER PODIO
La primera carrera, el primer podio, lo disfrutó en Trenque Lauquen cuando transcurría su segundo año dentro de la categoría. Y cruzar la bandera a cuadros depara sensaciones muy particulares. “Cada carrera que termino es una experiencia nueva, después que me bajo siempre trato de sacar lo bueno y lo malo, con intenciones de seguir aprendiendo”.
Su línea de conducta es evidente y la vocación por este deporte se transmite en sus gestos y expresiones. Acaso por haber asimilado con seriedad y responsabilidad los consejos de quienes la rodean. “Mi familia -sostiene- es mi pilar más importante, son los que me acompañan y apoyan en esto que amo hacer. Mis amigas y amigos también tienen su rol importante ya que en todo momento están pendientes, preguntándome como me fue, cuándo corro, etc.”.
Para satisfacer nuestra curiosidad nos comenta que “son pocas” las mujeres que intervienen en esta disciplina deportiva, “pero de a poquito se van sumando. Este año se sumó otra chica al Prokart Salliqueló, pero los anteriores años fui la única”. Sin duda, la pehuajense marcó un comienzo para desvirtuar la supuesta exclusividad masculina del deporte motor. A propósito a modo de mensaje para quienes deseen incursionar en este deporte y de pronto no se animan, Magui es contundente: “Que se animen, que prueben un karting que es la base del automovilismo. Que las mujeres no se dejen convencer de que es un deporte para hombres, dentro de la pista somos todos iguales”.


EL FUTURO: APRENDER Y CRECER
Y hablar de los objetivos alentados para el futuro, señala: “Siempre digo que me encantaría seguir creciendo dentro de este deporte. Probé un Fiat 600 que me gustó muchísimo, veremos que pasa con eso…”
Todo hace suponer que esa prueba en el “fitito” es todo un vaticinio. Los ojos de Magui se iluminan.
Es decidida y los fierros la atrapan. No teme y desea seguir creciendo. “No nunca le tuve miedo, creo que si algún día lo sintiera dejaría de correr”, acota.
La tarea en el taller se termina, íntimamente piensa en la próxima carrera, pero por hoy le espera la cursada de otra carrera que no se define en la pista, sino en las aulas del Instituto de Formación Docente nº 13 donde aspira a las tecnicaturas en administración de pequeñas y medianas empresas y administración agropecuaria.
La rutina se repite todos los días de semana y los “finde” un compromiso que por un lado desestresa y por otro alimenta la adrenalina: “Tratamos de ir a probar, de estar en contacto con el karting, eso te ayuda muchísimo a encontrar el chasis y seguir aprendiendo”.
Y periodísticamente aprendimos algo más, nuestro campo de acción es infinito. Todos los días se asimila algo nuevo. Y en este encuentro, un valor agregado muy especial, todas las ganas, las buenas ondas y la pasión de una exponente de la juventud pehuajense que enaltece el podio de la vida.
Ah! ¡Feliz cumple, Magui!.


PING PONG
 -¿Un deseo?: “Ser feliz siempre”.
-¿Un recuerdo?: “La primer carrera que gane”.
-¿Un rencor?: “No tengo”
-¿Un amigo?: “Mi papa”.
-¿Un enemigo?: “Yo misma”.
-¿Una gratitud?: “La gente que me apoya en lo que hago”.
-¿Una ingratitud?: “La envidia”.
-¿Una esperanza?: “Los sueños”.
-¿Un amor?: “Mi familia”.
-¿Un libro?: “La razón de estar contigo”
-¿Un ídolo?: “El “flaco” Traverso”.
-¿El karting?: “Mi pasión”.
-¿Pehuajó?: “Mi lugar”.
-¿Magui Vitale?: “Una loca”.



Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario