Sacrificio, constancia y amor por el deporte

Marcelo Correa nació en agosto de 1986. Comenzó a incursionar en el pedestrismo cuando tenía trece años, y durante sus primeras temporadas en la actividad, consiguió destacados triunfos en distintos puntos de la provincia. Viajó a dedo y durmió en plazas para poder competir. “Ser atleta es un poco de locura sana”, afirma.



La historia de Marcelo en el atletismo comenzó en el 2000 cuando un profesor lo tentó a sumarse a los entrenamientos. El joven pehuajense tenía trece años y al principio, la idea no lo convenció. Pero hubo algo que le hizo cambiar su parecer. Según relata, aquel año “se cruzó en mi camino el profesor Pablo Esper y me invitó a entrenar. Hasta ese momento no me interesó, hasta que vi una chica que me llamó la atención y arranqué, como la gran mayoría de los adolescentes arrancan algo, por una chica, pero nunca pensé que el atletismo iba ser gran parte de mi vida”.

En un primer momento, la adaptación al pedestrismo y al grupo de entrenamiento “fue dura y me costó generar amigos” pero con el correr de los días la situación cambió, y con la comodidad para entrenar, llegaron los mejores resultados. “Cuando empecé me decían trigencio, ya que las tres participaciones que tuve logre un tercer puesto, que pensándolo hoy digo que son buenos resultados. Ya en 2001 entrené más duro, me gustó el deporte y los resultados se fueron dando”, recuerda Marcelo.

Y agrega: “Gracias a Dios y al trabajo de mi entrenador pude lograr ganar las competencias más lindas de la provincia: Maratón de Reyes (Trenque Lauquen), la competencia Dino Tinelli Sub 23 (Bolívar), el A Pampa Traviesa Sub 23 (Santa Rosa), Torneos Juveniles Bonaerenses, entre otras muchas más competencias que tuve la suerte de ganar”.

A lo largo de su carrera, el pehuajense participó, entre otras, en pruebas atléticas de 1.500, 3.000 y 5.000 metros. Esta última especialidad, fue en la que Marcelo logró sus mejores performances. Pero, según explica el atleta, “en la distancia que me siento cómodo y más me gusta es en los 21 km”.

Entre sus logros más destacados, se pueden señalar el segundo puesto en el Campeonato Argentino Sub 23 de 21km (Santa Rosa, 2004), la ubicación entre los diez mejores puestos del Campeonato Argentino de Duatlón Sub 23 (General Pinto, 2005), los podios en los Torneos Juveniles Bonaerenses (oro, en 1.500 metros, en 2002 ; bronce en 3.000 metros, en 2001; y bronce en 1.500 metros, en 2003/04) y el título obtenido en el Campeonato Argentino de Triatlón por equipo junto a Macarena Hernández y Martín Canelo, entre otros.

“Un poco de locura sana”
Marcelo es un apasionado por su actividad. Durante los meses de mayor exigencia llegó a entrenar cuatro horas diarias. Mañana, tarde y noche. “Eran entrenamientos muy duros, entrenaba para ser campeón no para participa. Muchas veces terminaba descompuesto o con dolores, pero feliz porque sabía que en competencia todo eso iba a tener frutos”, afirma.

“Ser atleta para mí significa disciplina, sacrificio, voluntad y un poco de locura sana”, sentencia el pehuajense, que hoy se recupera de lesiones deportivas y que sueña con volver a competir. Hoy, no para ganar, sino para “competir y divertirme”.

“El Maratón de Reyes es mi prueba”
Cada triunfo tiene una historia particular, y por diversas razones, cada una de ellos quedará guardado para siempre en los sentimientos del atleta. Pero siempre hay competencias que destacan por sobre el resto. “Tengo dos en mi corazón que son difícil de elegir. Uno es cuando gané los Bonaerenses en Mar del Plata. Eso abrió puertas”.

“Pero creo que el Maratón de Reyes es mi prueba. El día que la gané se transformó mi cabeza. Cruzar la línea primero, que tanta gente venga a saludarme, y después de eso a donde iba era favorito. Me hice conocido, creo que es la prueba que todo atleta de la región quisiera ganar y soy uno de los pocos afortunados que pudo ganarla, al igual que Juan Pablo López. Somos pocos pehuajenses en la historia que han logrado ganarla. Por eso si me dan a elegir diré Maratón de Reyes”. En 2001, fue subcampeón, y en 2002, se quedó con el primer puesto de la competencia.

“Viajaba a dedo a competir”
Amor y pasión por el atletismo. Eso fue lo que impulsaba a Marcelo a competir en varios escenarios de la zona. Siempre solventando los viajes con su dinero y haciendo hasta lo imposible para poder viajar. Hasta llegó a dormir en plazas de ciudades para esperar las competencias. “No nunca tuve apoyo de ninguna empresa o municipio, viajaba a dedo o algún amigo me llevaba. Hoy viajo gracias a mi compañera de aventuras María Julia Martínez, que siempre está llevando al grupo. Y los gastos, salen de mi bolsillo”, expresa a Mirá.

Al momento de evaluar la actualidad del atletismo y la incorporación de nuevos chicos, Marcelo sostiene que “la gran mayoría de los chicos no conocen el deporte y que por eso no hay renovación, desde que (Ángel) Pedicino, el Bocha (Ornat) y (Pablo) Esper dejaron de dar atletismo se perdió un poco, solo lo trabajan profes en los colegios, pero, desgraciadamente no se puede hacer masivamente, y creo que debe haber muchos chicos con talento para cualquier actividad y no lo saben”.

Pero para aquellos que ya arrancaron en la actividad, el atleta les deja un mensaje: “Es una camino largo, por momentos duros, pero te llena de amigos, buenos hábitos y te forma como persona. Soy lo que soy gracias al deporte. Quiero agradecer a las personas que siempre estuvieron ahí cuando los necesitè, y necesito. A toda la familia Esper. A María Julia Martínez y su familia. A mi tía Carina Ortiz. A mi abuelo que gracias a él hoy soy lo que soy. Y a todas las personas que confían en mí, en especial a mi compañera Maca, y alumnos”.

Velociraptors Pehuajó
En la actualidad, Marcelo Correa junto a Macarena Hernández llevan adelante un proyecto de atletismo en el Club Atlético Estudiantes Unidos. “Les enseñamos a los nenes y gente grande lo que es el atletismo y sus distintas pruebas. Nuestro objetivo es acercar a la gente al deporte, que se den cuenta que el deporte es salud, que genera buenas costumbres amistades y es muy divertido. Que es una forma de vida”.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario