Una pasión para disfrutar en familia

Tenía apenas cuatro años cuando le dieron una bicicleta. A más de dos décadas de aquel momento, su amor por el ciclismo no cesó. Se incrementó. Jonathan Tocha (28) es uno de los máximos exponentes del deporte pehuajense. De juvenil fue campeón argentino y hoy se destaca en categoría Elite en toda la región. Además, la vida le da un hermoso regalo: sus hijas heredaron la misma pasión.



Sinceramente no sé que se le habrá dado a mi padre porque de un día a otro apareció diciéndome si quería correr en bicicleta”, relata Jonathan. Su padre se presentó con una “bicicletita de carrera” y la invitación fue clara: “¿Querés correr?”. Y aunque “no sabía ni subirme a una bicicleta”, él no lo dudo: “Probamos y resultó bien”.

Así, de imprevisto, comenzó su historia en el ciclismo. Desde aquella jornada cuando tenía sólo cuatro años, el pehuajense inició una triunfante trayectoria en el deporte. Las alegrías llegaron muy rápido. En la primera carrera se metió entre los primeros cinco, y en las próximas competencias se subió al podio: “Ya de chiquito empezaron a venir los triunfos, y bueno, nos empezamos a entusiasmar todos”.

Jonathan Tocha logró destacados triunfos a nivel local y regional. Pero alcanzó su mejor performance durante un campeonato argentino realizado en Rafaela, Santa Fe. Fue en septiembre de 2001, en la especialidad de vueltas puntuables. Los cien giros al velódromo, en una carrera a piñón fijo y sin frenos, lo coronaron como campeón nacional. “Logré sacar una vuelta de ventaja sobre el resto, lo que me permitió ganar la carrera”, recuerda el ciclista.

Tras un parate de dos años, el pehuajense retomó la actividad y, con dedicación y esfuerzo, sigue ocupando los primeros lugares de la clasificación. “Por suerte vengo ganando en la zona. Dentro de la provincia vamos a competir a todos lados, tanto yo como mis hijas. Mis dos nenas corren y andan muy bien. Estoy muy contento de que hagan el deporte que uno hace y que lo disfrutemos todo en familia”, explica.

“Esto significa un sacrificio económico y un esfuerzo constante porque hay que entrenar todos los días para poder mejorar e ir avanzando día a día en un deporte que es muy competitivo, en el cual es muy individual. Acá hay que entrenar haga frío o calor, es algo constante así que tanto grandes como chicos tenemos que entrenar todos los días”, afirma Jonathan.

Y añade: “Y después hay que calcularle el gasto de lo que cuesta mantener tres ciclistas a la vez, por el hecho de los ruedas de entrenar, las de correr, indumentaria, las bicicletas y los gastos del día de la carrera y las inscripciones para poder correr. Todo sale del bolsillo mío pero lo hago con gusto y mientras pueda las seguiré llevando”.

EL CICLISMO EN PEHUAJÓ
Según Tocha, el deporte a nivel local está viviendo una etapa de resurgimiento, gracias al esfuerzo de la comunidad y de los principales referentes del ciclismo. “Hoy por hoy ha resurgido el ciclismo en Pehuajó. Gente que había dejado en su época hoy volvió a correr, y están con muchas ganas, además hay muchos chicos. Yo tengo un negocio de bicicletería y siempre vienen a preguntarme para arrancar y ver cómo es el tema. Vienen muchos infantiles que es bueno que vayan saliendo para que el día de mañana el ciclismo no muera. Una vez al mes se están haciendo carreras así que bueno vemos que va creciendo día a día”.

A la hora de realizar un balance, Jonathan se mostró satisfecho por los objetivos cumplidos y se deleita por disfrutar del deporte en familia, junto a sus hijas: “siempre estoy conforme con lo que he logrado, siempre con sacrificio, nunca nadie me ha regalado nada y lo que he ganado lo he ganado con el sacrificio de entrenar, matandome los días de entrenamiento para llegar al domingo y poder disfrutar en la carrera”.
“He logrado ser campeón argentino, tengo muchos títulos nacionales de juveniles. Ahora de grande uno piensa de otra manera y mi objetivo es poder correr todos los domingos que pueda en la zona y no correr grandes cosas, porque uno ahora tiene familia y tiene otras responsabilidades, no es lo mismo que cuando estaba solo que me dedicaba exclusivamente a la bicicleta. Por ahí hoy tengo otros tiempos pero estoy contento con lo que vengo desarrollando domingo a domingo”, señala.

El último verano, el pehuajense se consagró en el campeonato nocturno desarrollado en la localidad de Nueve de Julio. El torneo constaba de trece fechas para la categoría Elite en las que Tocha logró separarse por 25 puntos del segundo puesto. “Quedé muy conforme, además mis hijas salieron segunda y tercera en el campeonato”, sostiene.

ELIANA Y MAYRA TOCHA
Tienen diez y siete años. Vieron correr a su papá y se entusiasmaron. Cada fin de semana viajan en familia para competir en diversos sitios de la región. En la mayoría de las competencias deben enfrentar a varones. Y a pesar de eso, logran subirse al podio. Eliana y Mayra Tocha llevan al ciclismo en la sangre. “Empezamos a correr porque veíamos a papá como corría y después nos empezó a gustar mucho”, contó la mayor de las hijas a Mirá, mientras la más pequeña, sonriente, asentía con la cabeza los dichos de su hermana.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario