Preparados para servir y ayudar

Es bombero desde hace dieciocho años, y actualmente se desempeña como Jefe del Cuartel de Bomberos de Francisco Madero. Para Marcelo Mattioli “todo pasa por la vocación de servir”. Está feliz por su presente y por el crecimiento de la institución.



Empezó el curso de aspirante con apenas diecisiete años. De muy pequeño comenzó a interesarse por la actividad y cuando se enteró de la convocatoria no lo dudo un instante. Marcelo Mattioli, titular del cuartel de Bomberos de Francisco Madero, explica que “las ganas de ser bombero las tuve siempre desde chico. Entré, como creo que les pasa a todos los bomberos, con ganas de ayudar al prójimo o al pueblo que vivamos o en el lugar que estemos”.

Durante su rica trayectoria dentro del mundo bomberil, el maderense se desempeñó durante un año como encargado del destacamento, hasta lograr la independización hace cuatro años. Desde aquel momento, se transformó en Jefe del Cuartel, posición que ocupa hasta la actualidad.

Mattioli asegura que pocos pueden comprender qué es ser bombero. Para sentirlo hay que vivirlo. “Todo pasa por la vocación de servir. Siempre lo digo: realmente sabemos lo que es ser bombero, los que somos o los que fueron bombero. Porque parece que lo explicamos y se hace difícil que lo entiendan, son cosas que nos ocurren a nosotros nada más y las podemos explicar como vocación de bombero pero lo que nos pasa por la cabeza a nosotros es medio raro. Nos dicen ‘por qué van ustedes cuando toda la gente dispara, que huye del problema’, pero bueno eso es lo que es Bomberos”.

“Hay veces que hacemos todo sin cambio y ni siquiera unas gracias porque hay gente que vemos lamentablemente en las rutas y no pedimos ni las gracias a cambio y nos arriesgamos a veces porque gente que ni conocemos, más allá de que trabajamos para nuestro pueblo, a veces servimos a la gente que pasa por al Ruta 5 o donde estemos. Estamos al servicio de la gente, ya no sería al servicio de nuestra comunidad”, señala.

El bombero de Francisco Madero resalta que “por lo general” los servicios “más feos” en los que se ven afectados “son los accidentes”. Al respecto, señala que para afrontar ese tipo de siniestros deben estar preparados y contar con apoyo psicológico: “siempre hablamos con los chicos nuevos y les decimos, también por charlas con los psicólogos, que cuanto menos accidentes tengamos es mejor, porque a nadie le gusta estar en accidente graves”.

“Pero nos preparamos lo más que podemos, no vamos a decir que no nos toca de cerca porque hay veces que no andamos bien anímicamente y esos accidentes se nos vienen a la cabeza porque somos personas como cualquiera pero estamos preparados para eso”, destaca.

EL CUARTEL DE BOMBEROS EN FRANCISCO MADERO



En sus palabras se nota la alegría. En cada frase queda expuesta la satisfacción por el logro obtenido. Porque por el esfuerzo de todos, desde hace cuatro años, la comunidad maderense cuenta con cuartel propio. La independización, y dejar atrás la posición de destacamento, fue “un paso muy grande”, indica Mattioli, y agrega que en los últimos meses “pudimos renovar unidades que era lo que necesitábamos y lo que es materiales de trabajo también”. Además, todos los bomberos del lugar fueron instruidos y pudieron participar en diversas capacitación en la región.

“Estamos bien pero nunca terminamos de tener, como ningún cuartel, las cosas que queremos, porque siempre está faltando algo. Hay veces que queremos comprar algo y cuando lo tuvimos por ahí no lo usamos pero no podemos estar pendiente porque no sabemos cuándo lo vamos a usar, pero tenemos que tratar de tenerlo”, señala el titular de Bomberos Francisco Madero.

Al referirse al acompañamiento de la comunidad, Mattioli destaca que “el apoyo de la gente es muy bueno, es incondicional. Siempre estamos apoyados por ellos y muchas de las cosas que tenemos en nuestro cuartel es gracias a la gente”.

Y para finalizar, envía un mensaje a todos los jóvenes que tengan intención de ser bomberos: “Al que quiera ser bombero que se arrime al cuartel, que se anoten cuando hay alguna inscripción y que descubran lo que es vestir la ropa de bombero. Hay muchas cosas por aprender y es muy interesante. Y no sólo a los jóvenes, a los grandes también decirles que se arrimen porque somos una familia grande y hay muchas cosas que a veces se juzga a un bombero y no se sabe cómo se trabaja, y una vez que estás adentro todo cambia y hay muchísimas cosas muy importantes que salen de bomberos”.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario