Alinear casas y eliminar ranchos

Al indagar sobre el inicio de la organización de la administración pública en Pehuajó, en el año 1900, diecisiete años después de la fundación, aparecen datos que en la actualidad suscitan curiosidad pero que en el aquellos tiempos eran la respuesta a necesidades puntuales e impostergables de los pehuajenses.

Una de las primeras medidas del ejecutivo municipal, luego de la elección de Antonio Azcona como jefe de la comuna, fue el “alineamiento de las casas en las veredas”. Se determinó que “las casas se eleven a cinco metros de altura por lo menos” y además se exigía su construcción utilizando “ladrillos en lugar de hacerlas en adobe”, como evidentemente hasta ese momento se construían.

La ordenanza que estableció lo expuesto fue sancionada el 28 de enero de 1900, pero además de precisar condiciones sobre el alineamiento y construcción de las casas, prohibía la formación de “parvas de pasto en el radio urbano” y al mismo tiempo “la construcción de ranchos en dicho radio”, lo cual corrobora que hasta ese momento todas las edificaciones de la ciudad estaban hechas con adobe.

Ese mismo año, en otro ámbito del quehacer municipal, el Concejo Deliberante con fecha 7 de abril, aprueba una partida de 200 pesos, destinada a pagar una “persona idónea” a fin de vacunar a los niños radicados en los cuarteles rurales del distrito. Una de las primeras decisiones vinculadas con la prevención de la salud.

Así comenzaba la organización del distrito, con recursos muy limitados y con determinaciones acordes a las circunstancias y necesidades detectadas.

Fuente: “Historia de Pehuajó”, Raúl A. Hansen
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario