"Si cultivás huerta no habrá necesidad de psicólogo"

Luego de varios años de experiencia, la afirmación es contundente en los labios de Domingo Crudele y su esposa Eva Pacheco. Ambos jubilados, utilizan el tiempo libre en una huerta orgánica que además incrementa sus ingresos mensuales. Lo conciben como un hobby porque no se ajustan a horarios. Están felices y exhiben los logros como una terapia al alcance de todos y adecuada para superar trances o traumas.



Mañana del Día de la Independencia. Clima inestable, pero el sol se alió a nuestra visita a la huerta orgánica del matrimonio conformado por Domingo Crudele (58) y Eva Pacheco (61), ex bancario y ex docente, respectivamente, que encontraron a través de este emprendimiento un medio de subsistencia y lo que consideran más importante una placentera manera de ocupar el tiempo en la llamada tercera edad.

El emprendimiento se formó en el predio de calle Eduarda Mansilla 268, casi Andrade, hoy zona de creciente pujanza en la ciudad. Los inicios se remontan al año 1991 pero se incentivó a partir del 2002.

“Mi esposo –dice Eva- trabajaba en el banco y era un trabajo muy estresante, y entonces empezó como una terapia. Antes de ir al banco capaz que se levantaba a las seis de la mañana para regar, para acomodar todo. Nosotros habíamos comprado el terreno de acá de la esquina, teníamos toda la esquina de huerta y flores. Cuando el banco cerró, que él se retiró, empezamos con mayor cantidad de plantines”.

Además de todo lo inherente a la huerta orgánica, cultivan plantines de temporada. “Nosotros ahora hacemos plantines para los viveros de acá”, una dato que permite reflejar la dimensión del emprendimientos.

Otros títulos de la entrevista:

- UNA TAREA SIN HORARIOS NI EXIGENCIAS
- FRUTILLAS, UN ATRACTIVO MUY ESPECIAL
- OPCIÓN PARA TENER EN CUENTA

Si querés leer la nota completa, pedí tu ejemplar a mirapehuajo@yahoo.com.ar o mandanos un mensaje privado en nuestro Facebook: facebook.com/mirapehuajo
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario