Oscar Castell: “El dibujo es mi compañero de toda la vida”

Nació en Tres Lomas, pero al año sus padres se trasladaron a Pehuajó. La educación primaria y secundaria la recibió en territorio pehuajense. Luego estudió ingeniería en La Plata. Si bien se destacó en actividades deportivas, desde niño se manifestó su apego al dibujo y la pintura. Afirma que es su vida. Lo vive y lo siente las 24 horas del día. Se considera autodidacta y sus obras han participado en salones y numerosas muestras, trascendiendo al exterior. Cuando faltaban horas para cumplir 81 años recorrimos con Oscar Castell las ocho positivas décadas de su vida.



Un ámbito confortable y hogareño, donde pasó la mayor parte de su vida. Hoy, en soledad (hace dos años falleció su esposa) pasa las horas con natural nostalgia pero con inocultable placer. Su mesa de trabajo en el comedor tiene todo. En ese ámbito nada queda librado al azar. Las cajas de pintura, una notebook, un atril de mesa, una radio, un televisor, los cuadernillos de bocetos y pequeños dibujos, un florero colmado con las flores que cultiva en su casa, en el jardín que dejó como legado de belleza y naturaleza su siempre amada esposa.

“Cuando llegué a Pehuajó cuando tenía un año. Hice la escuela primaria en la Normal. Cuando empecé recién habían puesto primero inferior y superior. Los tres primeros años de secundaria los hice en la Normal, y cuarto y quinto en el Nacional”.

Oscar recuerda sus primeros años en la ciudad, y enseguida destaca su partida a la capital provincial. En La Plata recibió su formación universitaria. “No había arquitectura, había ingeniería, y como me gustaban mucho las matemáticas seguí ingeniería. El responsable de mi gusto por las matemáticas fue el profesor Julián Issa, que sabía mucho. El que no le gustaba la matemática estaba frito. Gracias a él que me motivó tanto seguí ingeniería. Enseñaba tan bien que en los cursos preparatorios para entrar a ingeniería no tenía necesidad de concurrir, nos había enseñado todo”.

Claro que siempre los adeptos a la matemática fueron los menos. “Estaba totalmente loco, no ahora estoy más loco que antes…”, acota el ahora octogenario ingeniero, y sostiene que “la ingeniería es mi vida también. Todo se hace en función ‘de’, y uno no se puede despegar, en cualquier cosa que uno ve encuentra una relación con la ingeniería y en esta época tecnológica permanentemente”.

Otros títulos del encuentro de Mirá con Oscar Castell: CONVIVIR CON EL DIBUJO - ESE INQUIETO CHICO NUNCA PARÓ - EL DESEO DE MAMÁ Y LA LUCHA CON EL VIOLIN - UNA DEBILIDAD: EL INCANSABLE DESEO DE DIBUJAR - DESCUBRIR UN MUNDO NUEVO - LOS VIAJES POR EL MUNDO - EL DIBUJO HUMORÍSTICO - EL RECUERDO DE JORGE ADAM.

Si querés leer la nota completa, pedí tu ejemplar a mirapehuajo@yahoo.com.ar o mandanos un mensaje privado en nuestro Facebook: facebook.com/mirapehuajo
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario