Investiga la materia oscura y la aceleración del Universo



Varios son los pehuajenses que están radicados fuera Argentina, y muchos de ellos, desarrollan actividades relevantes. Martín Crocce es uno de ellos. Luego de capacitarse en nuestro país y posteriormente en Estados Unidos, se radicó en Barcelona, España, donde se desempeña como investigador en el Instituto de Ciencias del Espacio. Se aboca al estudio de la evolución del universo y en la actualidad prioriza entender por qué y cómo se acelera el Universo. Impresiones y aseveraciones del talentoso ex convecino. Su incondicional afecto a la familia y su nostalgia por el terruño natal.


Martín reside en Barcelona con su esposa Eli y sus dos hijos: Bruno, de siete años, y Federica, de dos. “Mi esposa es la principal culpable de mis pocos logros, y mis hijos, como todos los hijos, son hermosos”, resalta el pehuajense.

A la distancia, el científico asegura que recuerda su ciudad natal “con mucha nostalgia la mayoría de las veces. Y por lo tanto, con mucha ilusión de volver a estar ahí, aunque sea unos días”. Además, explica que siempre “Argentina resulta muy atractiva, todo el mundo quiere ir allí de viaje”.

En referencia a su formación académica, Crocce cursó estudios primarios y secundarios en nuestra ciudad. Luego se graduó de licenciado en Física en la Universidad de Buenos Aires (UBA: 1995-2001), con una estancia en el Instituto Balseiro, Bariloche (1997/1998). Más adelante, alcanzó el Doctorado en Física en la Universidad de Nueva York (2001-2006) con tesis en el área de Astronomía y Cosmología. Y más tarde, el post-doctorado en el Instituto de Ciencias del Espacio en Barcelona (2006-2011), donde actualmente es investigador Ramón y Cajal (2012-presente).

- ¿Cuándo y por qué surge tu interés por la física y la cosmología?
- Cuando terminé el secundario pensaba en estudiar Ingeniería pero no lograba decidirme entre Ing. Electrónica o Ing. Industrial, y llegado el momento de inscribirme, noté que existía la Física, que parecía un buen compromiso entre las diferentes ingenierías posibles, tenía materias interesantes. Además, pensé que siempre podía cambiar más adelante, cosa que por suerte no fue necesario. La Cosmología vino luego de graduado, cuando me propusieron hacer el doctorado en este tema, que me pareció muy novedoso y atractivo.

- ¿Cómo surge la posibilidad de incursionar en el exterior?
- En ciencia es bastante usual pasar al menos unos años en el exterior haciendo un doctorado o un post-doctorado, para ganar experiencia y conocer gente. Es decir que esa opción siempre estaba muy presente. Al terminar mi licenciatura, un profesor Argentino recién llegado a la Universidad de Nueva York (y que había estudiando en la UBA) me ofreció hacer allí el doctorado. Lo pensamos con mi esposa -mi novia en aquel entonces- y tomamos la decisión de irnos a probar algo nuevo en un lugar más que interesante. Y debo decir que ella fue muy, muy valiente y generosa en aquella decisión.

- Leyendo tu trayectoria es evidente el crecimiento que has experimentado. ¿Cómo se logra?
- En mi caso, con muchas horas de estudio primero, y luego, dedicándole mucho tiempo a los proyectos científicos en que estuve o estoy involucrado. También viajando a presentar mis trabajos en la mayor cantidad de lugares posibles, tratando de conocer gente que son hoy mis colaboradores. En ciencia hay que estar activo constantemente. Esto es un poco estresante y sacrificado, pero por otro lado uno trabaja en lo que le gusta, lo cual motiva a estar activo.

-¿Cómo ubicás tu profesión a nivel internacional?
- La ciencia, en mi opinión, es muy relevante para el desarrollo de la sociedad y tiene impacto a diferentes niveles. En mi caso concreto estudio la evolución del Universo, cómo se creó y cuál es su futuro. Eso es básicamente la Cosmología. Si bien es algo que no tiene un impacto inmediato en nuestro día a día, sí que es un desarrollo de conocimiento de base. Tiene un impacto en la educación. Y también contribuye al desarrollo de tecnología de punta en satélites, telescopios, etc., que luego se traduce en objetos de uso cotidiano.

- En cuanto a los logros alcanzados, ¿cuál podrías destacar o cuál predomina tu preferencia?
- En un sentido puramente académico creo que mi doctorado, por todo el sacrificio que implicó (mío y sobre todo de mi esposa y mi familia). Y porque pude lograr objetivos que contribuyeron al desarrollo de mi campo (aunque fuese un granito de arena).

- Martín, ¿es imprudente pedirte una opinión, un pensamiento, desde tu óptica profesional, sobre el universo hoy?
- Ja, ja... sí, puede ser imprudente, en el sentido que seguramente sería mejor preguntárselo a alguien con más conocimientos. Pero bueno, por lo pronto aquí va mi respuesta. Hace varias décadas que sabemos con gran certeza que el Universo se expande, es decir que las galaxias se alejan unas de otras. Este hecho está muy bien demostrado mediante observaciones astronómicas. Para explicarlo se inventó la Teoría del Big Bang, que postula el origen como una “gran explosión”. Como en cualquier explosión el gas o la energía se “expande” y se “enfría” lo que permite que se vayan formado estrellas, galaxias, etc. El desconcierto llegó a finales de los 90 cuando dos grupos científicos vieron que las galaxias en el Universo no sólo se alejan unas de otras, sino que lo hacen cada vez más rápido, como si existiese una energía que no permite a la explosión inicial atenuarse. A esto se le llamó la aceleración del Universo, y a esa energía extra, la Energía Oscura (porque no tenemos mucha idea de que es, sólo sus propiedades básicas). Hoy estimamos que la Energía Oscura es un 70% de la energía total del Universo. Otro problema es que al observar como las estrellas giran en torno al centro de la galaxia vemos que lo hacen muy rápido, y esto sólo puede explicarse si las galaxias contienen algún tipo de materia que no emite ni interacciona con la luz (dado que no la vemos) pero que ejerce fuerza gravitatoria (dado que hace girar a las estrellas mas rápido de lo normal). A esta materia se la llama Materia Oscura y es casi un 80% (!!!) más abundante que la materia que sí vemos en el Universo (gas, polvo, galaxias, cúmulos). Quién es la Materia Oscura y por qué se acelera el Universo son dos de los más grandes misterios de la Cosmología hoy en día. Son los límites de nuestro conocimiento del Cosmos. Y también de la ciencia en general, por ejemplo, el último premio Nóbel de Física fue para esos dos grupos que midieron por primera vez la aceleración del Universo, en el año 2011.

- ¿Qué actividad y/o proyecto, priorizas en la actualidad?
- Mi prioridad actualmente es tratar de entender por qué y cómo se acelera el Universo, y qué es en realidad la Energía Oscura. Hay muchas formas de atacar este problema (y mucha, mucha gente, trabajando en ello). La que mi grupo y yo trabajamos más asiduamente se basa en el estudio de la distribución de galaxias a lo largo de distancias muy grandes (miles de millones de años luz). Utilizamos telescopios para medir las posiciones en el cielo de las galaxias, y espectrógrafos para saber a qué distancia están. Luego hacemos mapas tridimensionales de las mismas y estudiamos, en forma estadística, cómo se distribuyen en el espacio y a través del tiempo. Esto nos permite entender si hay más o menos Energía Oscura, si la Teoría de la Relatividad de Einstein es correcta, etc. Debo decir que este tipo de observaciones astronómicas se hace mediante grandes colaboraciones internacionales. La interpretación de los resultados si que puede ser dirigida por grupos más reducidos.

- ¿Podrías darnos alguna precisión al respecto de “teoría de la perturbación o perturbación del universo”, temática abordada por vos en tu doctorado?
- Luego del Big-Bang la distribución de materia en el Universo era casi homogénea, había prácticamente la misma cantidad en todos lados. Pero no exactamente. Creemos que existían pequeñas fluctuaciones o perturbaciones. Esto permitió que la fuerza de gravedad no estuviera perfectamente equilibrada, sino que aquellos lugares con mas materia ejercieran mayor atracción gravitatoria sobre sus entornos, y fueran acumulando gas, polvo, materia oscura. Un proceso que culmina con la formación de estrellas y galaxias en esos lugares. Una parte de la teoría que permite pasar de las pequeñas perturbaciones iniciales a las distribución actual (con inmensos vacíos entre una galaxia y otra) se llama Teoría de Perturbaciones, y es en lo que me especialicé durante mi doctorado y post-doctorado. En pocas palabras un modelo teórico que permite estudiar, hasta cierto nivel, la distribución de materia a grandes escalas. E interpretar las observaciones astronómicas.

PING PONG
-¿Un deseo?: “la salud de los que quiero, porque lamentablemente no lo podemos controlar”.
-¿Una frustración?: No haber estado en Argentina en todos estos años que elegimos estar afuera”.
-¿Una alegría?: “Mis hijos, mi familia”
-¿Un rencor?: “Ninguno, he tenido demasiadas oportunidades como para guardar algún rencor”.
-¿Un amor?: “sacando a mis hijos y mi esposa, mi trabajo probablemente”.
-¿Una esperanza?: “poder viajar pronto a Argentina”.
-¿Un amigo?: “Algo importantísimo. Tuve la suerte de tener amigos que me enseñaron mucho”.
-¿Un maestro?: “En el sentido académico, Román , quien dirigió mi doctorado”.
-¿Un ídolo?: “Maradona, aunque se enoje mi madre y se resigne mi hermana”.
-¿Un deporte?: “El básquet cuando era más chico; ahora, el fútbol o andar en bicicleta”.
-¿Pehuajó?: “Muchos recuerdos, muchas risas, momentos imborrables”.
-¿El universo?: “Infinito”.
-¿Martín Crocce?: “Y... no sé, un mundo más, como tantos otros”.

“La vida es un poco eso: ganar algunas cosas, perder otras”

Rosario Vergara y Héctor Crocce, los padres de Martín, nos dejaron sus impresiones:

“Cuando Martín elige la carrera de físico, ya nos dimos cuenta que no podíamos aspirar a que regresara a Pehuajó, pero después de Bs.As. se fueron sucediendo destinos más alejados el Balseiro en Bariloche, el regreso a Bs.As., la finalización de sus estudios, su beca para su doctorado en la Universidad Nueva York, y posteriormente su viaje a Barcelona para continuar sus investigaciones, y fuimos reflexionando sus alejamientos, junto con el deseo que todo padre tiene de tener cerca a sus hijos, deseábamos que él se realizara, que fuera cumpliendo sus objetivos, que si él lo iba logrando y eso le daba felicidad nosotros también estábamos felices, porque de que nos serviría tenerlo a nuestro lado un hijo no feliz, no realizado.

También es bueno decir que afectivamente estamos muy unidos, que la tecnología nos favorece la comunicación. Es posible que nos “perdamos” algunas cosas de la vida de Martín pero muchas otras las ganamos. Martín ha constituido una familia hermosa, una esposa que eligió el amor y lo acompañó en la “aventura” del mundo de la investigación que él emprendía. Después vino Bruno a llenarnos el corazón de cariño, regocijo, alegrías…. La vida nos premiaba con un segundo nieto, Pilar, hija de Carolina. Ella agobiada por la vida de Buenos Aires donde había terminado sus estudios de Contadora Publica, había regresado a Pehuajó, convirtiéndose en nuestro refugio. Y nacía también Federica.

De nuestros dos hijos puedo llenar página como efectivamente lo puede hacer cualquier padre de sus hijos, pero nuestro orgullo, y quizá más que orgullo es sentir que nuestros hijos se han ganado nuestro respeto, que aquellas enseñanzas que fuimos dando con nuestra palabra y con nuestro ejemplo están dando sus frutos. Estamos seguros de haber formado dos personas de bien, responsables, con valores muy bien cimentados, entre tantos hechos que puedo mencionar de ambos es que en todos los años de estudio nunca se quedaron en una materia, no faltaban a clase, y fundamentalmente ambos fueron elegidos mejores compañeros.

Creemos fundamentalmente que esas responsabilidades que se van adquiriendo desde pequeños son las que ya adultos también las ponen en práctica.

No ha sido fácil para nosotros como padres en lo que se refiere a dejar de lado la necesidad de tener cerca a nuestros hijos. A Martín lo extrañamos y mucho, todas los días quisiéramos darle un abrazo, saber si le fue bien en su trabajo, si pudo llegar temprano a dejar los nenes en el cole, si comió, si durmió, quisiéramos malcriar a Bruno y Federica, como lo hacemos con Pilar. Es decir quisiéramos tantas cosas, estamos seguros que ellos también quisieran lo mismo, pero los padres no debemos pensar egoístamente. Ellos han elegido un camino, de mucho sacrificio porque el estar lejos de su país, de su familia, no es bueno para nadie, también ellos se pierden muchas cosas de nuestras vidas, pero no somos los únicos padres que desean hacer cosas con sus hijos y no pueden lograrlo. La vida es un poco eso: ganar algunas cosas, perder otras. También la felicidad es eso, pequeñas gotitas de satisfacciones que se van dando a diario.

En verdad estamos llegando a una etapa de la vida donde mucho debemos reflexionar sobre nuestro accionar, nuestros pensamientos, y poder corregir aquello que no hemos hecho correctamente, pero de lo que no tenemos dudas es el haber logrado dos hijos con profundos valores éticos, a los que amamos y todos los días tratamos de decírselo, porque creemos que no solo hay que sentirlo, también hay que expresarles cuanto los queremos”.

Carolina, que al cierre de esta nota había viajado a visitar a su hermano, al decir de su madre, cuando ve que dos hermanos discuten o pelean, les dice que “no lo hagan, se arrepentirán. Ustedes no saben lo que es tener un hermano lejos, querer abrazarlo y no poder.... Ella extraña mucho la presencia de su hermano, vivieron muchos años solos mientras estudiaban y de pronto ella se vio sola”.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario