Un día le dijo adiós al cigarrillo y empezó a correr

Cambió el cigarrillo por el deporte. No hace mucho tiempo fue víctima de una agresión en la vía pública, que puso en riesgo su vida. Superado el trance, decidió retornar al atletismo, con más fuerza y con el deseo de retribuir corriendo tanta gratitud recibida. Lo entrena su ídolo, el campeón nacional Daniel Castro. Apasionado por lo que hace y consciente de la responsabilidad y sacrificio que representa, Jorge Martín Garriga alimenta el sueño de poder correr en el Mundial de San Pablo. Se emociona y agradece a todos los que se preocuparon por su salud. Anhela, además, que los chicos y los jóvenes practiquen deportes, para que “se alejen de los malos hábitos”.

En 2007 comenzó su actividad atlética y ese mismo año corrió su primera maratón. Ganó en categoría debutantes. Así empezó a dejar de lado su adicción al cigarrillo. “Me interesó este deporte –señala– porque fumaba y mi compañero de trabajo en la Cooperativa Eléctrica, Mario Fasciglione, corría y me insistía en que deje de fumar y que corriera con él. Así fue que empecé a correr y dejé de fumar”.

La actividad del maratonista quizás sea una de las disciplinas deportivas más sacrificadas, y de esto es consciente Garriga: “Este deporte es realmente sacrificado. Demanda gran cantidad de tiempo y esfuerzo físico, el cuidado constante del cuerpo requiere, la privacidad de ciertas cosas como por ejemplo salidas, los asados con los amigos o familia. Y al llegar una carrera el cuidado es el doble”.

¿Te sentís feliz con la actividad?: “Sí, me siento realmente feliz con este deporte. Día a día, los entrenamientos me dan una libertad muy especial. Y un momento de liberación de los problemas cotidianos cuando corro, porque lo único que genera el correr es querer llegar a un punto y volver dejando todo de lado”.

UN TROPEZÓN QUE ESTIMULÓ
El año pasado, Jorge Garriga afrontó un delicado problema de salud, como consecuencia de una agresión que recibió en la vía pública, en uno de los lamentables incidentes que suelen ocurrir los fines de semana. Felizmente, pudo superar las secuelas y se sintió estimulado aún más para hacer deporte.

“El mal trance que tuve por una agresión, me motivó para volver a correr, pensando que en ese momento fue mucha la gente que estuvo mal por mi salud y mi única forma de agradecerles es brindando mis mejores carreras a estas personas”, sostiene Jorge al recordar el triste episodio.

DE LA MANO DE UN GRANDE
La nueva etapa de Garriga en el atletismo tiene otro ingrediente muy estimulante. Entrena con Daniel Castro, “el Mosquito”, calificado atleta argentino con quien había compartido algunas competencias.
“Él fue siempre mi ídolo en el atletismo. Y 15 días después de que yo saliera de terapia, él mismo me invitó a presenciar una carrera en 25 de mayo, su ciudad de residencia. Al terminar esa carrera a la cual me llevaron unos amigos, quiso hablar conmigo y ofrecerse para entrenarme, tarea que antes hacía con Juan Pablo López. Obviamente que acepté más que orgulloso”.

Y la experiencia junto a Castro es más que positiva. “Día a día aprendo mucho de este gran deportista”, señala y acota que “su gran humildad y compañerismo es algo más que destacable. Su pasión por lo que hace y la preocupación de lo que hago o dejo de hacer, mostrando su gran amor por este deporte”.

UN OBJETIVO Y UN CONSEJO
Recuperado ciento por ciento, el maratonista pehuajense se plantea nuevas metas. “En esta etapa mi principal objetivo es ir al mundial de atletismo a desarrollarse en Porto Alegre, Brasil, en el mes de octubre de este año y como diría Maradona, mi sueño es salir campeón”, expresa Jorge, dibujándose en su rostro una sonrisa.

Al hablar de los niños, los jóvenes y el deporte, Garriga considera que “el practicar deportes es lo que aleja a la juventud de los malos hábitos como son las drogas y demás, por eso inculco a los mas pequeños a que corran o hagan cualquier tipo de deportes para una mejor calidad de vida”.

Dejamos a Jorge antes de iniciar uno de sus cotidianos entrenamientos. Compartimos su actitud y sus sueños. Para cerrar, dice: “Déjame agradecer a mi familia, a los médicos y a todas las personas que estuvieron a mi lado cuando pase por ese mal momento y que me motivaron a seguir adelante con más fuerzas por vivir. Trataré de retribuirles su preocupación con mis resultados en el deporte, que es mi pasión. Y agradezco a “Mirá” por brindarme este espacio que es verdaderamente emotivo”.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario