Jorge Sánchez : “No me voy a poder ir más”



Hace catorce años rindió el examen y se convirtió en bombero voluntario. El cuartel es su segunda casa. Desde 2007, es Segundo Jefe del Cuerpo Activo de Pehuajó. Jorge Valentín Sánchez tiene 56 años, está casado y es padre de cinco hijos. Comparte sus sensaciones, explica por qué eligió la actividad y agradece el apoyo de la sociedad.

Las inundaciones y otras difíciles realidades por la que atravesó la ciudad en décadas pasadas despertaron su interés por ser bombero. Sánchez explica que estas “distintas situaciones que nos tocó vivir hicieron aparecer un poco al bombero que todos llevamos en nuestro interior y esto, junto a mi intención de ser bombero postergada años atrás, y el relacionarme con alguno de los chicos que estaban ya en bomberos, me alentaron. Así me acerqué a la institución y creo que no me voy a poder ir más”.

Jorge Sánchez ingresó como aspirante a bombero en 1998. Al año siguiente, y tras la probación de la capacitación, se incorporó al Cuerpo Activo. Los diversos cursos realizados le permitieron ascender de categoría hasta llegar, en 2006, a la jerarquía de Oficial de Dotación. En 2007 fue designado con el cargo de Segundo Jefe de Cuerpo por el Consejo Directivo de la Asociación, puesto en el que permanece hasta la actualidad.

Los horarios y actividades del bombero tienen sus particularidades. Jorge asegura que “la función es muy absorbente” por lo que en los primeros tiempos fue difícil la adaptación de la familia con su trabajo. Pero afirma que “con el correr del tiempo se hicieron todos un poco bomberos y al día de hoy puedo decir que se sienten un poco orgullosos por mi función bomberil acompañándome en todo lo que pueden”.

El bombero transita por momentos agradables por el deber cumplido pero se enfrenta ante situaciones dolorosas. ¿Cómo se templa el espíritu para asumir una tragedia? Al respecto, Jorge Sánchez manifiesta: “ante las situaciones difíciles que nos toca vivir en nuestra actividad solamente los años de experiencia, el charlarlo con nuestros compañeros y a veces, noches sin dormir por los hechos vividos, hacen que nuestro espíritu se vaya templando, aunque esto no alcance ya que siempre habrá algo nuevo que nos golpee y conmueva”.

Con respecto a la comunidad pehuajense, Sánchez expresa “que a los Bomberos se nos reconoce, agradece y hasta enaltece nuestro trabajo y hay momentos que nos parece que son exagerados tantos elogios, que por supuesto agradecemos, y mucho, tanto afecto hacia nosotros”.

Los años de servicio y el haber concurrido a muchísimos siniestros dejaron infinitos recuerdos en su memoria. “Las situaciones que no se olvidan son aquellas vidas que aun poniendo todo no lográs salvarlas dejándote un recuerdo grabado en tu interior que en parte es atenuado por aquellos que se acercan y te agradecen por la mano que les diste”, concluye Jorge.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario