Ser bombero voluntario


Eligieron ser bombero, por vocación, por amor al prójimo. Aprobaron la capacitación y formarán parte del cuerpo activo. Juan Pablo Ferraro, Eduardo Alanís, Maximiliano Vacchina y Juan Ortiz, cuatro de los trece aspirantes, relatan por qué quisieron integrarse a Bomberos Voluntarios de Pehuajó. También compartió su testimonio Lorenzo Ponce, que con diecisiete años realizó el curso y se convirtió en el único cadete pehuajense.

Estarán siempre a disposición de la comunidad. Ante cada siniestro, dirán presente. Más que una profesión, es un estilo de vida. Es brindarse al otro. Serán el futuro de Bomberos Voluntarios de Pehuajó. Tras rendir el último examen práctico, esperan la incorporación al cuerpo activo.

La capacitación comenzó en mayo de 2012, con alrededor de cuarenta aspirantes pero por las exigencias del curso sólo llegaron al examen final trece mayores y un menor que será cadete. La formación contó con una parte teórica, con elaboración de trabajos prácticos y evaluaciones parciales. Mientras que en la modalidad práctica, los aspirantes realizaron diversas actividades (rescate vehicular, primeros auxilios, trabajos con mangueras, entre otras) para finalizar con la prueba con fuego.

Los aspirantes que aprobaron la instrucción son Nicolás Mandrino, Mariano Prado, Juan Pablo Ferraro, Eduardo Javier Alanís, Mariano Astudillo, Juan Ortiz, Ezequiel Bauzá, Christian Franco, Maximiliano Vacchina, Marcelo Vacchina, Mario Aguilera, Emanuel Lenain y Pablo Rodríguez. Se suma a la lista Lorenzo Ponce de diecisiete años de edad que también superó la prueba y será cadete de bomberos.

Se desempeñaron como instructores Jorge Sánchez, Daniel Casas y Leandro Viscay. Este último, destacó el resultado de la capacitación en la parte teórica y práctica, conforme a los requisitos que establece el manual de instrucción, e hizo hincapié como criterio prioritario “la formación de la persona, las actitudes de cada uno para cumplir la misión de servicio”, teniendo en cuenta que los conocimiento adquiridos se irán consolidando en las prácticas y acciones que les toque asumir.

¿Por qué bombero?

JUAN PABLO FERRARO:
“Ser bombero es una asignatura que desde hace tiempo tenía pendiente. Por distintas circunstancias no había podido realizar el curso hasta el año pasado. Mi padre fue bombero durante mucho tiempo, hasta el día de su muerte. De chico viví la pasión de él, sin entenderla y hasta en ocasiones enojándome porque se tenía que ausentar en momentos importantes como cumpleaños, navidades, cenas, etc.

Hoy entiendo el por qué de sus ausencias, y las comparto. Ayudar a las personas y a la sociedad, es algo que te alimenta como persona, y que mejor manera que hacerlo como bombero, donde lo hacés realmente por sentimiento, sin banderas ni remuneraciones, sólo por un agradecimiento… La verdad que estoy muy entusiasmado con esta nueva etapa que seguramente marcará un antes y un después en mi vida…”

EDUARDO ALANÍS:
“En mi caso la historia empieza hace 17 años atrás, en ese momento se abría una inscripción a bomberos y me presenté, estuve dos meses en el curso y tuve que abandonar por razones de trabajo y además, en ese momento, tenía a mi hija recién nacida y no la veía casi en todo el día y la única hora que la podía verla era a la noche.

Por esa razón abandoné el curso y empecé a trabajar en una empresa de emergencias médicas, en la cual estuve nueve años trabajando y me encanto poder dar una mano a la gente que estaba en problemas serios. Y bueno después de tantas vueltas, cosas de la vida, un día viendo tele veo que le hacen una nota al jefe de bomberos diciendo que ese día cerraba la inscripción a las cinco de la tarde. La miré a mí señora y le dije: “esta vez lo voy a lograr” y me dijo: “ya te vas a anotar”. Y así fue… hoy a casi un año podemos decir que ya estamos preparados para ser bomberos voluntarios.

Elijo ser bombero voluntario porque en los años que hice emergencias descubrí que no hay mejor cosa mejor para el alma que ayudar a alguien que está en problemas, que corren riesgo su vida, de ahí salió mi vocación. Sé lo que se siente salvar una vida y no importa si te lo agradezcan o no, lo importante es actuar, y si te dicen gracias, es el mejor premio. Hoy por hoy estoy más que orgulloso de empezar a formar parte de Bomberos Voluntarios de Pehuajó”.

MAXIMILIANO VACCHINA:
“Decidí entrar en Bomberos porque siempre me gustó y admire la voluntad que tienen todos, poder ayudar a los demás es una satisfacción muy grande. La verdad que estando dentro de la institución te das cuenta que es mucho más el sacrificio y la voluntad de lo que uno se imagina”.

JUAN ORTIZ:
“Decidí ser bombero por vocación de servicio, no hay nada mejor que ayudar al prójimo, es una satisfacción increíble. Los bomberos voluntarios son formados por personas que hagan de la honradez, la abnegación y del sacrificio un culto”.

LORENZO PONCE:
“Es algo que me llamó mucho la atención. Me gusta ayudar a la gente. Yo hace cinco años que quería hacer el curso y el año pasado se dio, lo hice. Soy el único cadete de bomberos en Pehuajó”.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario