El árbol de la tolerancia

Sobran siglos de sufrimientos
y laberintos de conceptos
llagas en las palmas,
venas que sangran,
aire duro y ceguera
reinician albas de cenizas y yugo.

Tolerancia. No es sólo una palabra

Es sembrar con cuidado
una cepa nueva de jazmín jubiloso.

Es calentar nuestras manos
en la única hoguera de las madrugadas.

Es cobijar una paloma tibia
plateada por una estrella.

Inaugurar otro tiempo,
desafiar el viento
que aviva mentes estrechas,
recrear a la luz de las palabras
un árbol de raíz milagrosa
con ramas preñadas de distintas hojas
que se elevan al cielo . . .

un tiempo que nos encuentre
como bandadas de pájaros
en un mismo vuelo.

Marita Ragozza de Mandrini
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario