¡Qué bueno sería!

Escribe Pastor Raúl García - Iglesia Evangélica Menonita

Navidad está ya en el aire. Qué interesante sería si pudiéramos soñar con la posibilidad de derivarla del Shopping Center hacia el pesebre...

Qué bueno sería que en lugar de tanta profusión de presentes, de comidas exquisitas e importantes, tuviéramos tiempo para hacernos presentes junto a los hambrientos, a los necesitados y los excluidos.

Qué bueno sería que dejemos de convertirnos en lo que no somos: cambiar las nueces y las castañas por frutos tropicales, las falsas nieves por el verano tórrido que nos llevará un menú de frutas tropicales y si por ahí sobrara algún Papa Noel, que apareciera en bermudas y sandalias

Qué bueno que sería que en vez de juguetes de violencia y perturbadores pudiéramos detenernos para pedir bendiciones y gracias abriendo nuestros corazones para destinar a los pobres todo lo superfluo, que llena los armarios.

Qué bueno que sería poder desenchufamos de toda la parafernalia electrónica y recogidos en soledad, pudiéramos hacer un viaje al interior de nuestro espíritu allí donde habita Aquel que da fundamento a nuestra verdadera identidad. Quizá entregados a la meditación podríamos cerrar los ojos para poder ver mejor.

Qué bueno que sería que, alejando los pudores, las familias tuvieran un momento de oración, leyendo el texto bíblico y agradeciendo a Dios por el don de la vida y la salvación.

Qué bueno que sería que las mesas de Navidad estuviesen cubiertas de afecto, sepultadas las iras, envidias, amarguras y ambiciones desmedidas para que nuestro corazón fuera acogedor como el sencillo pesebre de Belén.

Qué bueno que sería que al igual que los magos, diéramos un voto de confianza a la Estrella de Belén para que ella conduzca a nuestro mundo confundido hacia días mejores.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario