Madrugadores en el Jardín de María

La iniciativa comenzó a manifestarse en Pehuajó impulsada por Juan Bautista Álvarez (“Tista”), quién conoció a “los Madrugadores” en Chile, donde residen sus hijos.

Al respecto, Octavio Galarce, redactor jefe de la revista “Vinculo” de Chile, gran protagonista de los Madrugadores, manifiesta: “Entró a mi librería que está junto al santuario acá en Rancagua a comprar un rosario. En la conversación salió el tema de los Madrugadores. Al día siguiente madrugó con nuestra comunidad y de aquí salió encendido y con la misión de fundar una comunidad a su regreso a Pehuajó... Y así lo hizo”.

Inicialmente hubo encuentros en el templo San Anselmo y últimamente los “Madrugadores de Pehuajó” se han reunido en el Oratorio de Schoenstatt, conocido como Jardín de María, bellísimo lugar muy acogedor y apropiado para las madrugadas estivales.

“Nos habían invitado a que madrugáramos allí –dijo Álvarez- y realmente todos nos hemos sentido muy contentos de haber ido a rezar. Durante el Adviento, los viernes a las 8:30 se reza la Santa Misa”.

Agradecemos a la comisión de Schoenstatt por recibirnos, y estén tranquilos, porque hemos rezado ante la Mater y cerramos con la Oración de Consagración y cantando «Maezinha»…

… “Maezinha”, canción querida por Don Joao Pozzobon, santo de la nueva evangelización, iniciador de la Campaña del Rosario de la Virgen Peregrina, misionero hasta la medula, hombre, laico… y en su sentido, madrugador también”, afirma Tista.


MADRUGAR PARA REZAR
Ahondando sobre el tema, se señala: “Una iniciativa sencilla y modesta –madrugar para rezar en el Santuario sábado por medio a las 07.00 hrs.– reúne a varones laicos que quieren asegurar de una manera viril su vinculación heroica al lugar de gracias: el Santuario de la Madre y Reina tres veces Admirable de Schoenstatt. La periodicidad del encuentro parece baja, pero la perseverancia ha traído consecuencias inesperadas para quienes la iniciaron y que ahora muchos perciben como un regalo divino. Con el tiempo, las comunidades de Madrugadores no sólo han crecido y desarrollado en torno a las santuarios de Schoenstatt, sino que también en capillas y parroquias, logrando una inserción diocesana muy importante. De hecho, en estos momentos hay más comunidades parroquiales o diocesanas que aquellas que madrugan en santuarios de Schoenstatt. Es algo exclusivo para hombres, la única mujer presente es la Virgen. Una piedad varonil que atrae cada vez más hombres”.

Fuente: www.schoenstatt.org/es/
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario