Marta Bonora, siempre presente

La 16º Feria del Libro “Martín Fierro”, realizada este mes con significativos y variados aportes que concitaron el interés de numeroso público, fue un justo y merecido tributo a Marta Bonora, fallecida el año pasado. La importante muestra, que la tuvo como impulsora y protagonista en sus orígenes desde el grupo literario “Acuarela” fue un claro exponente de expresiones literarias y artísticas.

A modo de adhesión al evento y de homenaje a Marta, compartimos impresiones de algunos pehuajenses, que cultivaron su amistad:

“Recuerdo a Marta como una gran luchadora. Pienso que gracias a su tesón, hoy podemos disfrutar todos los pehuajenses de la Feria del Libro. Los comienzos fueron duros... pero ella siguió igual. Fue una artista multifacética y gran luchadora”, Martín Leopoldo Díaz, pianista internacional.

“Marta es un permanente reflejo de que en la vida hay que unir la pasión a la inclinación natural que todos llevamos en forma innata. Cuando encontramos el camino hay que continuarlo con todo el ímpetu del espíritu hasta que podamos sentirnos plenos con ello. Es lo que ella hizo y pudo entonces apropiarse de las herramientas necesarias para llevar adelante su obra. La sentimos, la extrañamos, la recordamos, pero sabemos que se fue conforme con su vida”, Esteban Fauret, escritor y ex presidente del Círculo de Escritores.

“Marta Bonora, una trabajadora incansable por la cultura. Sabido es que incursionó en distintos aspecto de la misma, literatura, canto, teatro, etc. en cada uno de ellos dejó su impronta. Sin duda, un personaje querible e inolvidable”, Humberto Raúl Coria, profesor, escritor.

“Siempre me consuela el pensamiento de que cuando hay producción artística, la muerte es solo física. La señora Marta Bonora fue una productora incansable de hechos artísticos, dejó música grabada, poesía en sus libros, y seguramente videos o audios de sus narraciones, que a mí personalmente era lo que más me atraía de su andar por el arte. “Atreverse” sería un termino que define su búsqueda sin recreos”, Graciela Arrúa, cantante pehuajense.

“Realmente conocí a la señora Marta Bonora en muchos aspectos de su vida, como vecina de un barrio, como docente y como colega en la pasión por la escritura, una misma persona con mucho espíritu para sobrellevar infortunios y disfrutar también de sus logros. Excelente narradora y sin duda hacedora de un camino que vislumbró y que se puede y debe continuarse como la Feria del libro pehuajense”, Isabel Daibes, vicepresidente del Círculo de Escritores Pehuajenses.

“Para mí Marta fue un puntal extraordinario en mi corto y humilde expresar en el canto. Unos pocos días antes de partir, creo que tres, fui a su casa y nos reímos un rato, donde ella solo escuchaba mis cuentos y también le canté un tango. Nunca olvidaré sus palabras a mi oído cuando la despedida ya que ella sabía que era nuestra última vez. Me dijo así: “Te deseo una vida buena y que el oficio de vivir no sea solo los latidos del corazón, sino una pirámide de soles para tu espíritu”. Siempre digo que ella irradiaba luz porque la tenía propia. Desde que falleció, en todas mis presentaciones todos los tangos se los dedico públicamente. Que Dios la tenga a su lado. Gran persona, se llevó todo mi cariño y mi respeto”, Adriana Óngaro, cantante pehuajense.

“La conocí a Marta con muchas ganas de hacer cosas, de trabajar. Como cuando fundó en 1995 el “Grupo Literario Acuarela”. Después eso le resultó poco, y siguió con la Feria del Libro, de quien fue su máximo exponente. Siempre quería hacer cosas. No solamente era escritora, sino que también era cantora, bailarina y estudió periodismo. Era muy dinámica. Como escritora nos dejó sus lindas poesías. Hacia todo muy bien, era una excelente oradora”, Lucinda Piona, escritora pehuajense. Conceptos pronunciados en la inauguración de la Feria 2012.

“Marta, yo sé que no te fuiste porque siempre estarás presente: en un encuentro cultural, en uno de os tantos trabajos tuyos, al escuchar un poesía, una canción, al hojear un libro, al pasar por un lugar, esos de los tantos que frecuentaste.
La persona se puede ir. Depende de su siembra si su presencia perdura o no. La siembra que realizaste fue muy fructífera, y por eso estarás siempre con nosotros”. Mabel García de la Uz, secretaria Círculo Pehuajense de Escritores.

Sueños en vuelo
(poema póstumo de Marta Bonora)

Vuelan los sueños como pájaros liberados
de tan soñados.
Atropellados hienden el aire y la carne
por ser vividos.
En este momento aciago que se acomoda
se multiplica… tan retorcido
Al reverso del miedo va la esperanza
que me invade y me habita no se si alcanza
y mientras… sueño
sueño sueños soñados
precipitados y locos alborotados.
Sueño una luna sin sol que me enceguezca
que me deje partir toda enlunada
sueño un poeta loco para mi guerra
que de guerras calladas y no soñadas
yo sé tan poco.
Sueño canciones innominadas
y puertas que se abren y las ventanas
y el mar turquesa y bello insujetable.
Al reverso de sueños hay realidades
que como espejos rotos hieren el aire
ya no me importa sí que me importa
junto con la marea sueño y sonrío
con ese gesto loco del que no sabe.
La vida tan eterna, sabia y sinuosa
se encargará –celosa- de lo que sea
yo seguiré soñando que mi cuerpo es de sueño
no de otra cosa.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario