“Estoy contento conmigo mismo”

El pehuajense Tomás Aníbal Recarte Tiscornia (92) es Delegado de la Asociación Numismática Argentina y durante más de 60 años cultiva esta disciplina, con la seriedad y responsabilidad que la misma requiere. Es además, calificado cultor de artesanías, artes plásticas y literatura, disciplinas que ha cultivado con encomiable pasión. Hacer referencia a su producción implicaría muchas páginas.

Hoy hacemos hincapié en su labor numismática, a propósito de la conmemoración del 13 de abril. En su domicilio de la calle Del Solar, donde aún trabaja todos los días con la pasión y el amor de siempre, Don Tomás recordó que “Cursaba el cuarto grado en la Escuela Normal y un compañero me invitó a un cumpleaños en su casa. Ese compañero se llamaba Julio Yulit y era el hijo del Gerente del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Entonces me regaló un medallón para el Centenario del Banco. De ahí en adelante, estuve sesenta años coleccionando medallas y monedas”.

Ha logrado conformar una importante colección que atesora con innegable placer. A propósito nos dijo: “Las recolecté conversando con la gente. Algunos tenían unas cosas, otros, otra; y así fui acopiando las medallas”.

UN DOCUMENTO DE GRAN VALOR
Entre otros aportes, Recarte publicó un libro donde documenta en forma gráfica y expone datos sobre todas las medallas que se acuñaron en Pehuajó. En tal sentido, afirma que luego de conformar el acopio de medallas “pude hacer el libro sobre las medallas de Pehuajó y otros elementos numismáticos, históricos y culturales vinculados al tema. De Pehuajó reuní alrededor de 110 medallas”.

Ampliando detalles sobre la ardua y silenciosa tarea, manifestó a Mirá. “En una oportunidad se me ocurrió hacer un catálogo de medallas y entonces siguiendo las normas numismáticas hice el catálogo. Es decir, describí cada una de las medallas, anverso, reverso, de qué metal estaba hecha, dónde se hizo cada una. En fin, una serie de datos correspondientes al uso numismático”.

“Después de hacer eso -añade- me dije que faltaba algo más importante y era ¿por qué se hizo la medalla?, ¿con qué motivo?. Desde ese momento, empecé a reunir antecedentes, de todas las cosas, actos, personas que produjeron cada medalla en su momento, es decir confirmé el dato de la medalla”.

UNA COLECCIÓN IMPECABLE
Observar el material reunido por Recarte es recorrer la historia en sus más diversas manifestaciones. Es notorio su valor, no solo material, sino como testimonio. Están ordenadas por temas, como así también una colección de billetes, algunos de Argentina, sudamericanos y de otros sitios del mundo. Todo fruto de una perseverante tarea de recopilación y de contactos, que se remontan a los tiempos en que Tomás se desempeñaba como empleado del Banco Nación.

Al respecto, recuerda: “Fui durante 18 años empleado del Banco de la Nación. Me desempeñé como Secretario Privado de Gerencia y por esto, tuve contacto con mucha gente. Entonces cuando venían, siempre alguien tenía alguna cosa que me regalaba después de haberlo atendido en el banco”, aportes que enriquecían la colección.

LA NUMISMÁTICA, UN CABLE A TIERRA
“En el Banco se trabaja muchas horas y uno llegaba cansado a su casa”, recuerda nostálgico Don Tomás. “Entonces -acota- lo más correcto era tirar un cable a tierra, hacer algo distinto para salirse de todos los problemas”.

Y si bien el Banco es un recuerdo, la docencia también, Recarte sigue aplicando ese cable a tierra, porque su vocación por la numismática es constante, al tiempo que alterna con otras actividades que ama de igual manera, como escribir, leer o diseñar alguna artesanía para engalanar aún más su casa y sus ámbitos de trabajo donde el asombro y la admiración nos embargan en múltiples detalles.

“Cumplí 92 años a mediados de octubre del año pasado. Hace 75, que me recibí de maestro en la Escuela Normal Mixta de Pehuajó. En fin, estoy contento conmigo mismo”, concluye Tomás con una placentera sonrisa a flor de labios, afirmado sobre el viejo escritorio, testigo de tantos logros del incansable hacedor.

OTRO APORTE TERMINADO
Haciendo un raconto de algunos de sus roles comunitarios, recordamos sus 20 años como tesorero de la Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia y sus doce años como tesorero de la Cooperadora del Colegio Nacional, cuando se hizo el edificio nuevo y luego el gimnasio. Y al retirarnos, pudimos apreciar y ojear rápidamente los originales de su último trabajo literario, pronto a entrar en imprenta. Se trata de dos “homenajes pa´dentranos”, uno dedicado a Avelino Herrero Mayor, educador de destacada actuación en Pehuajó, y el otro al “padre del aula” Domingo Faustino Sarmiento con motivo del bicentenario de su nacimiento, como en sus anteriores producciones tipiado por él mismo en máquina de escribir e ilustrado con dibujos en tinta china.

COMO LO HIZO RAFAEL HERNÁNDEZ
Tomás Recarte, cada vez que publicó un libro, emuló la actitud de Rafael José Hernández, cuando siendo integrante del Honorable Concejo Deliberante, editó “Pehuajó, Nomenclatura de sus calles” e hizo entrega de un ejemplar a todas las escuelas del distrito.

Las obras de Recarte también fueron distribuidas, en forma gratuita, a cada uno de los establecimientos educativos del partido de Pehuajó, una particularidad que lo halaga y que perpetúa la presencia en las aulas de este talentoso maestro, cuyo ejemplo de trabajo y creación es digno de tener en cuenta.


DÍA DE LA NUMISMÁTICA
La numismática es la ciencia auxiliar de la historia que estudia las monedas y la medallas, especialmente las antiguas. El 13 de abril se conmemora el Día de la Numismática Argentina porque es la fecha en que la Asamblea General Constituyente del año 1813 mandó a acuñar las primeras monedas patrias, en reemplazo de las que tenían los símbolos del rey de España.

Numismática proviene de la palabra latina “Numisma” y ésta del griego “Nomisma” derivada de “Nomos” que significa costumbre o convención. Esta ciencia puede dar testimonio inestimable de los intercambios y de la economía de los pueblos, así como de su historia política, geográfica, religiosa, etc.

La siembra dará sus frutos
“Cuando me dijeron que deseaban hacerle una nota a mi abuelo sentí un cosquilleo en alma.

La nota tiene mucho que ver con mi Tatá y con su vida, con su historia, su impronta que nos ha transmitido a lo largo de estos hermosos 91 años que tiene compartido junto a nosotros.

Gracias a él, la Historia está presente en mi vida, la literatura, la poesía, su amor inculcado por el Pago Hernandiano que a ambos nos vio nacer y que nos ve caminar juntos tratando de redescubrirlo para que permanezca latente. Es un abuelo que siempre me ha compartido libros, me ha compartido historias, vivencias, anécdotas, el Pehuajó que le late, su amor por su ciudad, ese que nos los da generosamente día a día; la historia a través de sus medallas, las personas que hicieron de Pehuajó La Perla del Oeste.

En fin, una emoción enorme tener el tesoro de su vida en las nuestras. A “Mirá”, las gracias, las muchas gracias por tomarse el tiempo de grabar sus palabras lentas pero firmes.

Una alegría para mi leerlo en “Mira”. Jorgelina Recarte
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario