El poder de una sonrisa

Sabías que la sonrisa es la expresión facial más estudiada científicamente?. En su nuevo libro “Lip Service”, la doctora de psicología de Yale University, Marianne LaFrance, se basa en las últimas investigaciones en los campos de la biología, la antropología y la informática, para descifrar distintos aspectos de las sonrisas y su relación con la felicidad.

1. Las personas con grandes sonrisas suelen vivir más tiempo
Un estudio publicado el año pasado analizó 230 fotografías de jugadores de un viejo equipo de béisbol. En este se encontró que en promedio, quienes sonreían siempre vivían 4,9 años más que los que mostraban una sonrisa parcial y 7 años más que aquellos que no exhibían ninguna sonrisa.
Si bien no se puede acreditar que sonreír sea una especie de esperanza de vida larga, las sonrisas dan cuenta de sentimientos positivos, que pueden ser vinculados al bienestar.

2. Las sonrisas ejercen poderes subliminales
Otro estudio demostró que las sonrisas tienen una carga emocional fuerte. A un grupo de sujetos se les mostró caras sonrientes por sólo 4 milésimas de segundo (un destello muy rápido) en medio de otras imágenes. Mientras a otro grupo de individuos se les exhibió el mismo material, pero sin los “flashes” de sonrisas.
El primer equipo le pareció el material mucho más interesante, mientras el otro grupo no lo apreció tanto.

3. La felicidad se contagia
Un artículo en el British Medical Journal demostró que cuando alguien sonríe en medio de un grupo de personas, el sentimiento de felicidad se “contagia” a dos personas más y así sucesivamente.

4. Hay 2 tipos de sonrisas

Existen las sonrisas genuinas y las falsas, las cuales se rigen por dos vías nerviosas separadas. Los científicos especulan que nuestros ancestros evolucionaron los circuitos neurales para forzar sonrisas, pues era evolutivamente ventajoso para ocultar el miedo y la furia.

5. Si quieres detectar a un farsante, mira sus ojos
Cuando alguien sonríe con alegría genuina, el músculo orbicular de los párpados se contrae involuntariamente y se arruga la piel alrededor de los ojos.
La mayoría de las personas no son capaces de mover deliberadamente este músculo, por lo tanto, cuando una persona finge una sonrisa, el orbicular de los párpados probablemente no se mueve.

6. Las sonrisas tienen acentos
Las sonrisas tienen acentos. Cuando se leen las expresiones faciales de las diferentes culturas podemos notar que las sonrisas se focalizan en distintas partes de la cara. Mientras en América se centran en la boca, los japoneses en los ojos.

Fuente: Oprah.com
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario