Documentó la vida de Pehuajó durante más de 30 años

Al celebrarse, el 25 de enero, el día del reportero gráfico (en homenaje al fotógrafo de la revista Noticias, José Luis Cabezas, que fuera asesinado el 25 de enero de 1997), nuestro recuerdo y tributo a un pehuajense que durante 34 años en forma interrumpida, documentó la vida de nuestro distrito, en las páginas del diario Noticias y en las colecciones de fotos sociales y comunitarias que formaron parte de su actividad comercial.

Nos referimos a Jorge Salanitro, quien falleciera tempranamente, dando continuidad a la actividad, su esposa Norma Tejera y su hijo Luis, éste último abocado también al rol de reportero gráfico.

Jorge y Norma, en el año 1971, se hicieron cargo de la casa de fotografía de Antonio Tejera, que marcó una significativa época en el rubro. Estaba instalada en la esquina de Alem y Alsina, luego se ubicó en un local aledaño sobre Alem y actualmente persiste a pocos metros, en Alsina 380.

La labor del recordado Jorge Salanitro fue notoria, no solo por la permanencia de más de tres décadas en el oficio, sino por la responsabilidad y el apego puesto de manifiesto para con una profesión que no sabe de horarios, ni feriados. Requiere de esfuerzos y sacrificios muy especiales. Más aún en aquellos tiempos, cuando la producción fotográfica implicaba un trabajo de laboratorio, donde entraba en juego la habilidad y la creatividad. Actualmente, la fotografía digital y los medios tecnológicos agilizan la tarea y de pronto todos pueden sentirse reporteros gráficos.

Por ello, la recordación y la valoración de la labor cumplida por Salanitro al registrar en imágenes la vida pehuajense, en sus distintas manifestaciones, porque el reportero gráfico o el fotógrafo del diario, tenía que estar en todas. La importancia que reviste la permanencia de “Foto Tejera”, una marca dentro del rubro, a través de su esposa e hijo, siguiendo la huella abierta por Don Domingo Tejera alrededor del año 1958.

Como sucede en todas las expresiones ligadas al arte, sus impulsores ya no están, pero sus obras aseguran su constante presencia como testimonio de lo realizado y para conocimiento de las nuevas generaciones.

La actividad desplegada por Jorge Salanitro y la obra documental concebida, son un claro ejemplo de ello.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario