Y pasó el 11 del 11 del 11

Y al mismo tiempo no pasó nada o tal vez pasó y no nos dimos cuenta. Cada uno a su manera vivió ese particular día que nos marcó el calendario 2011 pronto a terminar.
Y seguro que hubo de todo un poco. Fantasías, resentimientos, pesimismos, miedos, rabias, críticas, envidias, prisa, ansiedad.

Cada uno a su manera, pero la mayoría fue una linda chance para la reflexión por encima de creencias, presagios y predicciones. Si bien, en cualquier lugar y momento podemos fortalecer nuestro interior, el 11/11/11 fue un motivo especial para renovar la energía espiritual.

Y en muchos lugares de la ciudad algo se hizo por esa renovación de energía emocional, mental, física y espiritual en pro de una vida más consciente, equilibrada, despierta y alegre que contribuya a un cambio personal y global.

En la secuencia que acompaña este comentario, con la intención de perpetuar el “11 del 11 del 11”, vemos a personal de la Cooperativa Eléctrica de la ciudad, que hizo un alto en sus tareas, a las 11 horas, y en el parque exteriorizó su sentir.

Un granito de arena más por un mañana lleno de paz y armonía. Como decía “Don Ata”, la arena es un puñadito pero hay montañas de arena... Bienvenido entonces, ese modesto granito.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario