"La satisfacción y el placer de hacer lo que a uno le gusta"

Albano Cinel (22 años), comenzó su actividad cuando tenía 15 años de edad y desde en enero de 2010 se dedica a la comercialización de chapas de techos y hierros. Es nieto de Tulio Cinel y en su homenaje puso en marcha la herrería, dándole a una especial alegría en sus últimos años de vida. Más tarde cierra el taller e intenta estudiar ciencias económicas, pero evidentemente había un imperativo interior más fuerte que tenía que ver con la iniciativa propia y demostrar que cuando se quiere se puede. Declina los estudios universitarios y retoma la actividad en Pehuajó con el apoyo y comprensión de su familia. Hoy, Albano está satisfecho con los resultados de su emprendimiento, con la respuesta de la gente. Piensa ampliar instalaciones y productos y sueña con fabricar algún producto en serie a nivel industrial. Está convencido que en la vida todo es posible. Que hay que escuchar a la gente con experiencia y trabajar honradamente.

La entrevista comienza con una pregunta casi obligada: ¿Cómo surgió y cómo fueron los inicios? y la respuesta del joven Cinel, es un relato que no tiene desperdicio:

"En 2004, luego de haber sobrevivido la crisis post 2001, mi padre Danilo Cinel, decide ponerle fin a su etapa comercial y cerrar el negocio familiar (dedicado a la venta de aberturas y demás materiales de construcción) para dedicarse a su profesión de ingeniería. Se alquila el local donde funcionara el negocio y queda como deposito el galpón donde Don Tulio Cinel tuvo su herrería varios años atrás.

Viendo al abuelo ya muy enfermo, decido solo por darle una alegría poner en marcha la herrería a la que el le dejo tantos años de trabajo y sacrificio. Esto me llevo dinero, que por orgullo adolescente quise ganarlo por mi cuenta. Asi que le realicé varios trabajos a vecinos, conocidos y hasta me fui a Córdoba al campo de un tío a hacerle la instalación eléctrica nueva en una casa. Recuerdo la sonrisa del abuelo (hombre de pocas palabras) al verme renegar pasando los cables en el taller o intentando hacer funcionar alguna maquina vieja.

En el 2005, ya habiendo sufrido mi familia la pérdida del abuelo, Don Tulio, veo el taller no solo como un lugar donde pasar el tiempo y hacer mis cosas, sino también como un lugar donde comenzar a forjar mi economía y aprovechar los años de secundario que me quedaban y teniendo 15 casi 16 años comienzo a fabricar rejas en serie para una empresa que las comercializaba junto con aberturas. Invertí en maquinaria mas moderna y en hierros.



A principios de 2008 cierro el taller y voy a la Universidad, a la Facultad de Ciencias Económicas, me acuerdo lo entusiasmado que estaba el primer día y lo mal que la pase el segundo día cuando me puse a pensar que iba a estar los próximos 5 años de mi vida encerrado ahí. Asi que me retiré, volví a Pehuajó, les explique la situación a mis padres que me brindaron su apoyo y conformidad para lo que quisiera hacer.

Al otro dia la cortina del taller abierta, para hacer algo mientras me decidía que iba a hacer de mi vida, no sabia si empezar otra vez con las aberturas como fuera el negocio familiar, con otro negocio o a fabricar algo. No sabia que iba a hacer pero sabia que iba a necesitar dinero y capital, asi que me tome el año para eso.

En 2009 mi padre me cede (el dice que me presta), un terreno con una casa abandonada en la Avda. Perón al 570, que él había adquirido hacia muchos años con el fin de alguna vez trasladar el negocio a una zona mas comercial. Es aquí donde funciona actualmente mi emprendimiento.

No fue nada fácil, con Cristian (un compañero de secundario que trabaja conmigo) trasladamos las maquinas a la casa del terreno. Me quede a vivir ahi y empezamos a armar el galpón, y siempre haciendo trabajos de herrería a terceros para solventar los gastos.

Trabajamos asi hasta enero de 2010. Ya terminado el galpón y con cierta cantidad de hierros y chapas en la estantería, inauguramos el negocio dedicado a la comercialización de hierros, chapas e insumos para la industria. Hoy mas preparados y con cierta experiencia lo hemos enfocado en chapas de techo, perfilería y aceros para la construcción.

Si bien, como se desprende de sus expresiones, Albano tenía afinidad con la actividad, fue necesario el aprendizaje que como en toda actividad, que se encara con dedicación y responsabilidad, es permanente.

Y al evaluar los resultados obtenidos, el joven emprendedor, manifiesta:

"La satisfacción de la gente que viene desconcertada al negocio y se va con una solución. La gente que se admira por lo que uno esta emprendiendo y se queda charlando, sobre todo gente mayor, y te cuentan sus experiencias.
La gente que viene directamente a charlar por el echo de compartir ideas y ganas de emprender algo. La gente que se compromete y te da una mano en lo que puede desinteresadamente. La satisfacción y el placer de hacer lo que a uno le gusta".

Le preguntamos si considera posible llevar a cabo un emprendimiento siendo tan joven y nos dijo:

"Yo creo que en cierto punto es mas fácil, no teniendo familia lo único que podes perder son unos años de tu vida y siendo joven tenés tiempo. Y también la gente se admira por la edad y te da una mano, desde financiarte una camioneta sin intereses hasta que un proveedor te de mercadería en consignación para manejarte mas cómodo y así un montón de cosas mas".

En cuanto a los proyectos futuros, manifiesta: "A corto plazo ampliar las instalaciones y la gama de productos. A largo plazo fabricar algún producto en serie a nivel industrial, es un deseo pendiente".

Por último, le pedimo a Albano un mensaje para los jóvenes que de pronto están desorientados y pretenden iniciarse en alguna actividad. Nos dijo: "Que no es tan difícil, solamente hay que trabajar honradamente y nunca alejarse del camino que uno quiere transitar. Que hay que escuchar a la gente con experiencia y aprender todo lo que se pueda de ellas, lo bueno y lo malo".



Y como aspiración, añade: "Un deseo que tengo es que los gobernantes dejen de destrozar la cultura del trabajo que en una época existió y que sus políticas sean para que esta reencarne en nuestra sociedad, que las posibilidades sean para el que quiera trabajar y no para el que se quiere quedar en su casa, que en vez de regalar hagan que uno se lo gane honradamente".
Compartir en Google Plus

1 comentarios:

  1. Muy bueno !!! Es un comentario muy constructivo para la juventud de hoy que esta un poco desorientada y que no tiene un horizonte como referencia hacia el futuro.. Exelente trabajo por parte del Joven.

    ResponderEliminar