Una iglesia histórica

Los orígenes de la Iglesia Anabautista-Menonita se remontan a principio del Siglo XVI. (El término Anabautista expresa haber sido rebautizado por convicción) . Históricamente , es bien conocida la situacion conflictiva que vivía la Iglesia Cristiana en la Edad Media, por los desajustes doctrinales y practicas poco felices existentes. Fue en ese momento cuando quienes sentían necesidad de “volver a las raíces” de la sana interpretación bíblica, iniciaron un movimiento de lucha tendiente a purificar y corregir extravíos. La Iglesia Evangélica Menonita surge en Suiza en l525 cuando un grupo de creyentes sinceros se unen en oración y búsqueda de la dirección divina para recuperar y santificar la doctrina cristiana. Posteriormente, un ex-sacerdote llamado Menno Simons, en Holanda, sirve como conductor y organizador del movimiento y a pesar de las persecuciones a que fueron sometidos,comenzaron a compartir su renovada fe y creencias ( El nombre de Menonitas se deriva del Reformador Holandés Menno Simons). El movimiento se extendió por toda Europa y llegó a América del Norte en busca de libertad para adorar a Dios, de acuerdo a sus conciencias. El desafío de retornar a la pureza primitiva de la Iglesia Cristiana del primer siglo prosperó, e hizo que se promoviera un movimiento evangelizador-misionero mundial que eventualmente llegara a América del Sur y culminara con el establecimiento de la primera Iglesia Menonita en este Continente, en la ciudad de Pehuajó (Bs. As.), en enero de 1919. En la actualidad, la Iglesia Menonita tiene en la Argentina una considerable cantidad de miembros que están presentes, en casi todas las provincias del país. En el orden local y regional la expresión práctica de la congregación se traduce en una combinación efectiva de fe y obras que alcanza a cubrir necesidades espirituales y carencias humanas, con el funcionamiento de un Comedor Dominical, una Ropería para todas las edades, distribución de alimentos y ropas en escuelas, orfanatos, asilos, geriátricos, comedores barriales, bolsa de trabajo, capellanía hospitalaria y la emisión de programas edificantes, a través de la emisora propia FM l07.9 ,en experimentación. Los principios básicos del Sermón del Monte de Jesús son expuestos permanentemente, priorizando el amor a Dios y al prójimo. Creemos que cada creyente debe ser un sacerdote y enfatizamos el pacifismo como norma cristiana de conducta , tal cual lo practicara nuestro Señor Jesucristo.
Compartir en Google Plus

1 comentarios:

  1. Mi abuela Luz del Alba, vivió en el orfanato que abrió esa iglesia... todavía la recuerda con cariño, y le gustaría contactarles...

    ResponderEliminar